Madness Live!
Sherpa-Declaracion

OPINIÓN: ¿Deberían los músicos mostrar sus ideas políticas públicamente o no?

Inicio » Noticias de Rock y Metal » OPINIÓN: ¿Deberían los músicos mostrar sus ideas políticas públicamente o no?

Últimamente en este país se ha generado una tremenda y muy mediática polémica, gracias a unas declaraciones del bajista y cantante de Los Barones, José Luís Campuzano “Sherpa”; donde muestra, sin tapujos, sus ideas derechistas, ultra derechistas a veces, incluyendo algo de racismo en el menú para hacerlo más atractivo a las masas.

Y no es la primera vez que Sherpa se mete en berenjenales de este tipo. Tiene una larga tradición de polémicas de todo tipo, ya sea contra sus ex compañeros de Barón Rojo o directamente con polémicas manifestaciones políticas, pero este artículo pretende ir más allá.

Se pretende hacer un análisis, desde la humilde opinión del que suscribe; sin tratar de sentar cátedra, simplemente expresarse libremente y generar algo de debate sobre el particular.

Y es que este tema no es propiedad exclusiva de Sherpa, hay muchos ejemplos de músicos que han expresado y expresan sus ideas políticas sin ningún rubor y voy a poner algunos ejemplos internacionales muy explícitos:

Una banda norteamericana, absolutamente desconocida para el público metalero europeo, y me atrevería a decir que también para mucho del norteamericano; irrumpió en la escena nacional durante el mes de Octubre de 2017. Se trata de A Sound of Thunder, que hicieron una versión del himno catalán “Els Segadors” y se posicionaron claramente al lado del independentismo. Resultado: una extensa gira por Catalunya incluyendo dos buenas salas como Razzmatazz y Zero, y un montón de garitos de mala muerte por toda la geografía catalana. Esta gira fue seguida de otra al año siguiente por los mismos sitios y nunca más se supo de la banda.  Al final resultó que se abrieron de par en par las puertas de Catalunya pero se cerraron, quizás para siempre, las puertas de los promotores y el público español.

El cantante de Pantera, Phil Anselmo, saltó a la palestra también en su momento por hacer gestos abiertamente nazis y consignas en favor del “White Power”. Le generaron bastantes problemas hasta el extremo de tener que hacer una disculpa pública y apartarse durante un tiempo de los escenarios (para desintoxicarse del alcohol, según dijo).

Otro, quizás el más mediático y explícito caso, es el de Ted Nugent, alineado sin ningún pudor con la ultraderecha más pura de Estados Unidos, votante activo del partido repúblicano. Del Tea Party por supuesto, que en los últimos años ha convertido sus conciertos en mítines políticos llenos de patriotismo, barras y estrellas (alguno de ellos inmortalizado en un disco en directo) que le han cerrado, en gran medida, las puertas de las salas europeas y españolas. ¿Quién recuerda la última gira por España de Nugent?

Estos ejemplos, hay muchos más que podríamos citar, nos llevan a una reflexión:

¿Deberían los músicos ocultar sus tendencias políticas para no perjudicar sus carreras profesionales?

Pese a que el movimiento metalero es mayoritariamente de izquierdas y tiende, sobre todo en España, a criminalizar y denostar las ideas derechistas en general y de los músicos en particular; sacralizando a la vez las ideas izquierdistas. A nadie se le critica por mostrar tendencias libertarias, anarquistas o pseudo comunistas, al contrario, se les iza a los altares, como el caso de Cesar Strowberry o Valtonic. No estoy para nada de acuerdo con sus condenas judiciales, absolutamente injustas a mi modo de ver, pero ¿os imagináis que las condenas hubieran sido por lo contrario a lo que fueron?

Todos montamos en cólera por la cancelación de conciertos de S.A. por parte de ayuntamientos y Comunidades Autónomas gobernadas por el PP; en pro de la libertad de expresión coartada, y también estoy de acuerdo, pero ¿alguien se lamentará de la cancelación de un concierto de Los Barones defendiendo la libertad de expresión de su bajista “Sherpa”? Creo que no y no solo no habrá lamentos sino que habrá aplausos por aislar a “este fascista” e impedirle tocar.

En mi opinión, tendríamos que ser todos lo suficientemente adultos como para separar las tendencias políticas de un músico y su obra artística. Prácticamente todos los que he citado tienen un legado artístico inmenso y de gran calidad. Son leyendas de la música en mayor o menor medida y esto no tendría que verse afectado por sus ideas políticas.

Si los de izquierdas tienen que gozar de su libertad de expresión, no veo porque no tendrían que poder hacerlo los de derechas. Para el caso es lo mismo, siempre que no se use la violencia o se incite a las masas a ello. Que cada uno piense lo que quiera, se exprese libremente como quiera y que componga e interprete la música que quiera. Yo seguiré calificando a los músicos por su obra artística y no por sus tendencias políticas, sean las que sean, y seguiré escuchando la música que me guste, provenga de la fuente que provenga.

Quizás si fuéramos más tolerantes en general, este país funcionaria mucho mejor en todos los aspectos. Quien no quiera acudir a conciertos de ciertos músicos por sus ideas políticas está en su derecho, esto es libertad de actuación y quien quiera ir y disfrutar de su músico obviando todo lo demás, también está en su derecho en ejercicio de su libertad.

Señores, disfrutemos de la música en general y del Metal en particular; dejémonos de otras historias. Que cada uno haga lo que quiera y piense lo que quiera, sin dañar a nadie, evidentemente y disfrutemos de su arte sin criticarlos ni apalearlos por sus declaraciones públicas.

Esto, en mi opinión, es LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

3 comentarios

  1. El autor de este artículo es de las personas más hipócritas e intolerantes que he conocido en esta clase de medios, y en consecuencia, una persona sin criterio ni rigor para aportar estas palabras.

    • Es su opinión, respetable como cualquier otra, pero el autor de este artículo no se esconde bajo seudonimos ni oculta su identidad para comentar como hace usted.
      Saludos.

  2. Yo opino que cada artista puede tener sus ideas políticas y sean de izquierdas o de derechas hay que saber respetarlas, pero claro, sin llegar a ciertos extremos… Porque a ver, hay que ser tolerante, pero tampoco tolerar lo intolerable como por ejemplo ser un racista o apoyar el fascismo. Así que yo por mi parte del señor Sherpa a día de hoy no quiero saber nada, y con el "a día de hoy" me refiero que seguiré escuchando los discos pero no seguiré su trayectoria actual y por lo tanto no iré a sus conciertos con Los Barones ni de él en solitario y tampoco lo que saque ahora

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.