Madness Live!

OPINIÓN: Conciertos en streaming, pros y contras

Inicio » Noticias de Rock y Metal » OPINIÓN: Conciertos en streaming, pros y contras

Wolcensmen-StreamingEl año 2020 está siendo muy, muy especial. Algo lo ha cambiado todo, ha puesto nuestra normalidad patas arriba y está claro que no se trata de un problema individual, sino global, de un mundo que ya se ha reducido tanto, que todo lo compartimos y nada queda al margen del sistema globalizado; por supuesto, la música es una de esas cosas.

Cuando los estragos de la pandemia comenzaron a mostrar sus efectos se hizo necesario el cese de la actividad y obligatorio el confinamiento, a un nivel más o menos crudo según el país; lo que estaba claro es que los eventos colectivos iban a ser cancelados o pospuestos y para la música eso ha sido un verdadero mazazo, aún más cuando la epidemia ha irrumpido en la temporada primavera/verano, la temporada alta para conciertos y festivales, además de las giras ya programadas.

Si nos centramos en nuestra especialidad dentro de la música, el metal; el golpe ha sido muy duro pues las bandas digamos que principalmente viven de los shows en directo, giras y festivales, además del merchandising y muchas de ellas están enfocadas a un público no multitudinario, como pasa con otros artistas del mundo pseudo-musical/espectáculo más o menos hortera que circula por ahí moviendo masas sin ninguna razón lógica aparente.

Muchas de las bandas han aprovechado la ocasión o han sabido aprovecharla para lanzar shows en streaming como manera de seguir en contacto con sus fans y continuar con su actividad musical al margen de lo que son estudios de grabación, producciones, etc. Esta idea se ha extendido incluso a algunos festivales, que han llevado a cabo su peculiar versión de un festival a través de las redes sociales u otras plataformas para no cesar la actividad y conectar con fans y aficionados a pesar de las circunstancias adversas.

Como ejemplo, hemos disfrutado de un directo en streaming a cargo de Wolcensmen cuando el Inferno Festival (Noruega, principalmente Black Metal) se canceló; JP Leppäluoto nos regaló también una joyita rememorando los tiempo de Charon; e igual han hecho otros como Insomnium, Wolfheart, Tarja o Isolation Festival como ejemplo. Los canales más frecuentes para estos eventos han sido las redes sociales en abierto, fundamentalmente Facebook e Instagram, o bien otras plataformas cuando las bandas han cobrado una entrada por asistir al concierto virtual.

Tarja-Streaming

Yo veo aquí dos temas principales a tener en cuenta: uno, hasta qué punto el público aceptará el cobro de tickets por asistir a un evento en streaming; dos, en qué medida la música se va a virtualizar y qué dimensión alcanzará esa virtualización.

Empezando por el tema de los conciertos en streaming con entrada, la verdad es que en un primer momento puede parecer una idea poco aceptable dado que estamos cambiando un directo, con lo que de experiencia vívida supone, por ver una actuación en nuestro dispositivo electrónico. Sin embargo, debemos tener en cuenta que esas bandas están realizando un trabajo, quiero decir, la música es su vida y, cuando digo esto, me refiero tanto a la vertiente artística y emocional como a la profesional y un músico profesional debe cobrar para poder continuar ese trabajo. Ni mucho menos vamos a equiparar un streaming a un directo real, por eso, las entradas que se están cobrando rondan entre unos ocho y diez euros, un precio razonable para el tipo de evento al que vamos a asistir.

Por otro lado, en estos momentos, el comprar una entrada para un concierto virtual no supone tan solo el mero espectáculo en sí, sino la ayuda que podemos ofrecer a estas bandas cuando todos sus conciertos, giras y participaciones en festivales se han cancelado o pospuesto; lo que supone una pérdida enorme para ellos. Otra cosa será cuando se normalice la situación, aunque veremos a ver cuándo pasa eso y en qué circunstancias y supongo que entonces estos streamings seguirán con determinados objetivos: presentar un álbum, celebrar un aniversario, un homenaje, en formato íntimo y como algo especial.

Y, por acabar con este apartado, no nos engañemos, qué son 10 euros invertidos en una experiencia musical de una banda que nos gusta y que seguimos, que compone música y escribe letras, que se lo curra vaya, mientras el grueso del público se gasta un potosí en camisetas de equipos de fútbol y merchandising vario a precio de oro; y en fin, que cada uno juzgue el trabajo que lleva y el valor que le vamos a dar a trabajar y a posturear.

En segundo lugar, respecto a en qué medida la música se va a virtualizar, pues evidentemente no sabemos pero lo que sí es seguro es que  se va a quedar, de una manera u otra que ya veremos, o en las opciones que he analizado antes, pero se queda.

Yo sinceramente pienso que jamás podrá sustituir a un directo porque la música es para vivirla con todos los sentidos y es un compendio de experiencias que no solo se queda en lo musical; para mí la música es el vivo. Ahora, no siempre un concierto o un festival es asequible en diversas dimensiones: laboralmente, económicamente, asuntos familiares…Y ahí en donde pueden entrar estos streamings. No todos tenemos la facilidad de viajar, por ejemplo, y la verdad es que es interesante ver a una banda en un pequeño directo en streaming, cómo se desenvuelven y cómo suenan, además de que hay momentos en los que se agradece sin tener que trasladarse con todo lo que conlleva de parafernalia paralela (pido días, dejo a los niños con los abuelos, pillo un hotel,…).

Ha habido experiencias muy interesantes en esto de los streamings, por ejemplo, la banda noruega Shining con un concierto el pasado seis de junio con motivo del aniversario de su álbum “Blackjazz”; y ojo a la ubicación: en una central eléctrica que fue tomada por el ejército nazi tras la ocupación de Noruega durante la Segunda Guerra Mundial.

El tema está servido y de actualidad, solo nos queda disfrutar porque lo que está claro es que sea como sea, habrá que disfrutarlo y, por eso, os dejo una recomendación: concierto de la banda Ensiferum para celebrar el lanzamiento de su nuevo álbum, “Thalassic”, que tendrá lugar el 10 de julio. Os animo a asistir y a apoyar a estos grupos en un momento difícil para ellos, como lo está siendo para muchos otros en todo el mundo.

Más info:
Ensiferum anuncia un directo para celebrar el lanzamiento de «Thalassic».
Crónica: Wolcensmen – Inferno Festival Norway.

 

2 comentarios

  1. Coincido con Victoria JR. Desde hace algunos años los grupos de metal siguen adelante gracias a los conciertos, así que si queremos seguir disfrutando de ellos en el futuro, tenemos que apoyarlos en estos momentos tan difíciles manteniendo sus ingresos como podamos (merchandising, streamings, …).
    Por cierto, estupendo artículo!

    • Gracias!! Es un tema que se va quedar con nosotros y es bueno discutirlo.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.