Madness Live!

Crónica: MASTODON + KVELERTAK + MUTOID MAN – La Riviera (Madrid) – 16/2/19

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: MASTODON + KVELERTAK + MUTOID MAN – La Riviera (Madrid) – 16/2/19

Los pros y los contras de los festivales de música son numerosos y para hablar horas de ellos. En este caso, el más importante para hablar de lo que sucedió el sábado en Madrid. Se trata de la calidad de una banda tocando en una de las mejores salas del país con un sonido exclusivo para la banda en cuestión, y compararlo con el sonido de la misma banda en un festival de masas con sus tiempos y sus horarios estresantes. Siempre es de mandamiento que si quieres ver a una banda en su plenitud, tienes que verles en una sala.

Se nos presentaba una noche perfecta con un trío de buen metal, del sucio, del crudo y del que te hace dejarlo todo. Mutoid Man, Kvelertak y Mastodon era el menú de la cena y no hay restaurante en el mundo que hubiera cocinado mejor la pasada noche. Con el sold out colgado desde hace semanas, Madness Live! nos traía esta gira en las dos grandes ciudades del país. El éxito de entradas era el esperado con casi el pleno entre las dos fechas y el éxito en el aspecto musical fue más allá del esperado. Mutoid Man ganan mucho en directo respecto al disco, Kvelertak han dado una vuelta más a su imagen y ahora son (más si cabe) puro nervio sobre el escenario, y Mastodon juegan otra liga.

El final de la tarde empezaban a sonar unos Mutoid Man desde Estados Unidos y un servidor no fue con la mayor ilusión a verles ya que sus dos álbumes no me habían despertado mucho interés. Fue entra a la sala y empezar a sonar la banda. Con su último disco, “War Moans” desde hace un par de años en la calle, aquello sonó como si hubieran dado un giro al botón de potencia y fue un impacto en la cara con unas ganas de dejarte el cuello. El público estaba a caballo entre dejar sus cosas en el guardarropas, merchandising y pedirse la primera cervezas. Ésto hizo que pudieras ver a los americanos sin excesivos problemas y quizás faltara más apoyo delante del escenario acorde a lo que dejaron sonar como “Melt Your Down“, “Kiss of Death” o la recta final con Wreck and Survive” y “Brigdeburner“. Mutoid Mand aprovechó la oportunidad para hacer por ejemplo, que a mí, me dieran ganas de volver a verles en otra ocasión y es una pena que con un agotado, no hubiera mucha gente disfrutando a la banda.

Tras unos cuantos minutos de cambio y preparando todo para lo que venía, la gente ya iba posicionándose para ver el estallido de los noruegos. Un setlist basado en sus tres trabajos y a modo de repaso, la banda empezó con el griterío del público ya metido en el bolsillo con dos temas del “Meir“, su segundo trabajo. “Åpenbaring” y “Bruane Brenn” hicieron sacar las primeras conclusiones de lo que estaba por venir: La banda tiene otro toque con Ivar Nikolaisen a la voz y que Kvelertak pueden llenarte salas como La Riviera en unos pocos años como cabeza de cartel.

Durante la decena de temas que sonaron, la banda tiene un aspecto más punk, más rebelde y más enérgico. Fue un gozo la casi hora que duró el show de Kvelertak y nos dejó sudando como si de una maratón se tratara. “Fossegrim“, “Evig Vandrar” y “Mjød” dieron continuidad a un tifón descomunal donde tocaron sus mejores temas tanto del primer trabajo homónimo, “Meiry la última obra magistral,Nattesferd“. La banda está muy en forma, a pesar de un cambio tan importante como es su voz tras la salida de Erlend.

Los continuos saltos al público por parte de Ivar, Vidar Landa a la guitarra y el mítico Bjarte Lund Rolland al final del show después de los últimos compases en “Kvelertak“. El final fue el típico en los conciertos de la banda con “Berserkr” y la homónima con bandera al vuelo. Un concierto perfecto con una grandísima interacción entre público-banda, que dejan el nivel muy alto y con la pretensión de dar un puñetazo en la mesa con el futuro más próximo. Esta banda lleva años ganándose escalones de respeto en el mundo de la música y ahora más que nunca, esperamos su cuarto álbum ya mismo.

Llegaba el momento con el nombre el mayúsculas. Mastodon es una banda apetitosa y con un peso enorme encima de la mesa. Una banda con una historia crucial en la música contemporánea.  Lleno hasta la palmera de La Riviera y con una ovación tremenda sonó “Iron Tusk“. Sin descanso le siguieron dos temas del “Remission” que casi mucha gente no esperaría como “March of the Fire Ants” y “Mother Puncher“. En los primeros 15 minutos ya se supo que aquello iba a ser una apoteosis demencial de placer.

El cuarteto salió a arrollar con un imperial Brann Dailor a las baquetas. Es un músico de otro planeta. Obligatorio de ver alguna vez en tu vida. Troy Sanders estuvo en todo momento muy dinámico e impecable a la voz. Quizás el más estático fue Brent Hinds pero algo muy habitual y Bill Kelliher consiguió que los que estuvimos frente a él, nos diera auténtico lujo verle manejar las seis cuerdas como el que bebe agua haciendo deporte. Todo con la apariencia natural.

Toe to Toes“, “I Am Ahab“, “Megalodon” y “Ghost of Kareliason uno de los ejemplos a un setlist casi perfecto. Si eres seguidor de la banda, te llevaste una gran sorpresa ya que las dos decenas de temas que disfrutamos, todos los discos tuvieron presencia y fue una maravilla dar un viaje por toda su trayectoria ayudado por un sonido impecable. Sin más peso que su música y unas pantallas pequeñas de fondo, todo fue directo y para degustar. La recta final fue una apoteosis. “Aqua Dementia“, “Spectrelight“, “Crack the Skye” y un telón a la cima con “Blood and Thunder“. Las caras de todas las personas, la fuga rápida hasta abarrotar su merchandising, los comentarios de lo que se vio, las ganas de por fin, certificar que Mastodon está a un nivel inmejorable…, todo fue redondo y una de las mejores noches en sala que he podido ver en mi vida.

Texto: Alejandro Díaz
Fotos: Rubén García

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.