Madness Live!

Crónica: HAKEN + VOLA + BENT KNEE – Im Wizemann (Stuttgart) – 6/3/19

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: HAKEN + VOLA + BENT KNEE – Im Wizemann (Stuttgart) – 6/3/19

Lo que se pudo vivir la pasada noche del miércoles en Stuttgart fue una gozada progresiva. Distintas formas de manejar el género y a su vez, tener la calidad para hacerlo en directo. El menú de la noche eran los americanos Bent Knee, los daneses VOLA y todo horneado con la elegancia de unos superdotados Haken.

El primer plato fueron unos auténticos desconocidos por mí hasta hace un mes aproximadamente. Desde Boston nos llegaban un sexteto que a la primera escucha te impacta. Bent Knee son la dulzura del progresivo, con la mezcla de elementos art rock, detalles pop y por momentos, actitud de querer dejar huella en esta gira europea. Venían con su cuarto disco, “Land Animal” dispuestos a abrir una brecha para poder entrar dentro del circuito europeo que fugazmente visitaron anteriormente.

Es cierto que cuando una banda desconocida por la mayoría del público asistente, conlleva a que no haya cierto movimiento y apoyo por parte de los asistentes, pero todo fueron minutos de bocas abiertas para estallar en aplausos más que notables al final de cada canción. “Leak Water” y “Being Human” fueron ejemplos de que algo sí que podría reconocerse, pero como dijeron en la entrevista que TNT Radio Rock hizo horas antes, tocarían dos temas de su nuevo trabajo que está por llegar. Durante algo más de media hora, la banda concluyó con la perfección hecha single de su último trabajo. “Holy Ghost” sonó a alegría y las caras reflejaron el trabajo bien hecho por parte de los de Boston. Sólo espero verles próximamente por aquí otra vez ya que, en el viejo continente, Bent Knee sí tiene hueco y merecidamente.

Cerrando el primer capítulo de la noche y tras un breve descanso, VOLA harían aparición. Casi 40 minutos de potente repertorio. Con “Inmazes” empezaron su camino en la música pero con “Applause of a Distant Crowd” se han hecho un espacio en varios de los festivales y giras europeas. Los de Copenhague son puro nervio en el escenario y los primeros fallos técnicos no hicieron mermar el setlist. Cuando la voz de Asger llegó a sonar en la sala de manera decente, la banda se encaminó a fulminar “Starburn” que para los seguidores de la banda, fue uno de los motivos por los que sorprendieron hace unos cuatro años.

Ruby Pool”, “Owls” o “Alien Shivers” prosiguieron la misa voliense con una dosis de progresivo con la rabia del metal más endemoniado. Nicolai al bajo es puro nervio y transmite perfectamente lo que la banda exige: que el público se vuelve al máximo con ellos como un concierto de punk se tratara. La recta final del concierto fue para el single de su primer álbum en el que maquillaron una actuación en el que los primeros problemas de sonido y quizás la frialdad de un público deseando que llegara Haken, hizo que todo el empeño de los daneses no se viera por momentos correspondido. Eso sí, “Stray the Skies” fue tremenda y para mí, hicieron un concierto muy bueno.

Ahora sí, el momento para el cabeza de cartel de esta gira llegaba. Los continuos movimientos para pillar hueco lo más cerca posible fue incrementando. Ross, Richard, Diego, Raymond, Conner y Charles iban a pisar el escenario al ritmo de Rossini con la mítica marcha de caballería de William Tell. Cabe anunciar que, en esta gira, la banda está consiguiendo agotar varias fechas y recibiendo unas críticas muy positivas por lo que la expectación era muy alta. Quizás sea la gira y el año para que Haken confirmen que son una de las bandas más importantes del género.

Volcados de lleno en la promoción de su último disco “Vector”, la mayoría de lo que pudimos ver y escuchar fue de este LP. Todo funcionó perfectamente por tres motivos esenciales: Repertorio basado en un magistral trabajo, fin de concierto por lo más alto con dos clásicos y un estado de forma envidiable. Casi sin descanso y a todo ritmo, la banda se enfiló para su primera parte del show con “The Good Doctor” y “Puzzle Box”. La primera toma de contacto de la noche con Haken fue por todo lo alto. Muchos fans, casi lleno de la sala Im Wizemann de la ciudad alemana, hizo que en ningún momento bajara la intensidad y euforia de los asistentes y es que hasta coreaban los múltiples ritmos que lideraron Charlie y Richard a las guitarras con un soberbio Raymond a la batería. Bestial. El estado de forma de la banda hace que hasta los pequeños movimientos de los músicos desataran la euforia como si un toque de la cadera de Jagger se tratara.

Ross Jennings lideró, como líder visible de la banda en directo, una actuación de hora y media absolutamente bárbara. Ayudado por momentos por la aparición de Diego a la primera línea del escenario, cada momento se vivió con alta euforia. “1985” y “The Architect” fueron una delicia, ésta última, absolutamente épica con un final alargado para llegar al último bis de la banda. El postre de la noche lo puso el himno de la banda que grabaron en “Restoration”. “Crystallised” quitó dureza a la noche y puso el broche cerrando el círculo del día con los ritmos más suaves que tiene el tema. Empezamos el día por el progresivo delicado de Bent Knee y se acabó con la delicadeza que contiene el corte de la banda londinense.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.