Crónica WACKEN 2011 (jueves 4 agosto)

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica WACKEN 2011 (jueves 4 agosto)

El jueves como habitual fiesta inicial es obligado sentirse en familia con la apertura de la banda que tiene montada la organización bajo el nombre de SKYLINE, y que junto a los viejos metaleros Doro y Udo sobre el escenario este año el nuevo himno del festival corría a cargo de Grave Digger. Buen comienzo con algunos de los clásicos que no nos pillarían de sorpresa por parte de los protagonistas y mucha animación, algo que siempre emociona a los noveles que desvirgan sus ilusiones en un evento como este, pero no nos engañemos, también a los más curtidos que año tras año asistimos. Tras aquello me pasaría por el W.E.T. Stage para visionar a una de las bandas más destacadas del concurso de la metal Battle, los holandeses X-TINTION, con una cantante al frente que para que me entendáis mejor sobre la línea sonora que llevaban, os diré que bastante similar a la de Arch Enemy. Por lo tanto su cantante asemejaba esa crudeza vocal que tiene Angela Gossow, incluso en vestimentas y movimientos sobre el escenario, pero claro está, si digo que destacaban, no era por falta de originalidad, ya que en su música había algo más que los despuntaba. No fueron los ganadores finales, ya que ese privilegio le correspondería a los thrashers israelitas HAMMERCULT pero de todo lo que vi allí si os puedo decir que lo podían haber sido. Quiero hacer un pequeño alto en este punto para recordad que durante un montón de horas el W.E.T. Stage estuvo programando siempre de forma paralela al resto de escenarios un buen número de bandas que por desgracia para muchas coincidían con la actuación de nombres de peso en el resto de escenarios, lo cual les mermaba la posibilidad de tener la presencia de público y por tanto de darse a conocer ante público y ante medios de prensa que de manera abundante acuden aquí desde todo el mundo, pues no olvidemos que Wacken es una de las referencias más importantes ya no solamente en Europa. En cualquier caso mencionaros que sobre ese escenario también contamos como representantes españoles, los murcianos EXQUISITE PUS, y por devoción con el pueblo hispano y además destacando sus composiciones, decir que también estuvieron invitadas dos bandas notorias para tener muy en cuenta por su tralla y sus devaneos progresivos, los chicos de El Salvador VIRGINIA CLEMM, y los costarricenses PNEUMA.

Volviendo a la noche del comienzo, la noche que golpeaba con fuerza a la luna… HELLOWEEN se preguntaban aquello de “Are You Metal?” con problemas iniciales de sonido que desmereció su presencia, una anécdota que marcaría el ritmo del show en donde algunos clásicos eran coreados por la gente con la alegría que sabe transmitir esta banda cuando se pone a ello. Por eso continuamente su bajista Markus Grosskof no dejó de hacer gracietas a las cámaras, así como en continuas ocasiones Andi Deris sacaría su lado más cómico, a quien muy fino con la voz no lo vi. El cantante azuzó al público para que se sintiera involucrado con ellos, un ejemplo fue cuando recordó por el micrófono lo importante que habían sido para la banda cada una de las partes del “Keeper Of The Seven Keys” y a continuación comenzar una medley. Aunque sin duda si hubo un momento en el que se metieron al público en el bolsillo fue cuando interpretaron el tema “Future World”. No se fueron sin mostrar su enorme calabaza antes de terminar con “I Want Out”.

A continuación BLIND GUARDIAN me llevarían sorpresivamente a volcar las esperanzas que tenía puestos en ellos. Siempre fue una banda que me encantó desde sus comienzos, pero he de reconocer que hace mucho tiempo no tocaban la campana de mis emociones dado el carácter más mimoso que venían llevando en sus directos. Pues aquí la cosa fue distinta ya que fue un concierto sobredimensionado con grandilocuencias sonoras a pesar de no llevar ningún tipo de montaje si exceptuamos las llamativas bengalas y la pirotecnia, petardazos incluidos, que hacia el final del show con “Mirror Mirror” tenían lugar. Me dio la sensación de encontrar a un Hansi Kürsch bastante cambiado, desde luego en la imagen lo estaba. No faltaron dos de sus temas más recientes a destacar “Sacred Worlds” y “Tanelorn (Into the Void)” y poder ver al tiempo por las pantallas esos violines que imitaban su sonido orquestado de forma enérgica era un aliciente que supieron programar junto a un set list dotado de más fuerza para el directo, aunque también hubo momentos en los que el público participaba con su propia voz. Conciertazo en donde no olvidaron los temas “Imaginations From The Other Side” y “Valhalla”.

El gran momento de la jornada llegaba con el puntazo que me suponía ver de nuevo a OZZY OSBOURNE, y eso que había mediado poco tiempo desde que actuara en HellFest. Si en Francia me encantó en Alemania aún se superó, y posiblemente eso ocurrió porque Ozzy se ciñó al guión de cantar sin dejar que se le fuera demasiado la pinza delante del micrófono. Aunque pueda haber cierto paralelismo en sus shows televisivos con la provocación de sus directos, la música que le cubre cada tono de su voz debiera estar siempre por encima de sus gracias, y ojo, que las tuvo, le vimos poner de espuma hasta arriba a los más cercanos del escenario y hacer que nos comiéramos un “calvo” cuando se bajó los pantalones y decidió seguir cantando con el cinto del pantalón desabrochado. Ozzy allí estaba, mitad muñeca chochona mitad hecho un Pepe (teniendo en cuenta las capas de maquillaje que llevaba encima). Fue un concierto enérgico desde su comienzo que iba ganando en intensidad con cualquier tipo de detalle sonoro, amen de los teclados anunciando la introducción de “Mr. Crowley” siguiendo a continuación “War Pigs” y “Bark Of The Moon”. Pues imaginaros clásico tras clásico en una apoteosis que nos hubiera encantado que no terminara. Tuvo palabras de cariño y recuerdo cuando mencionó a Randy Rhoads y Zakk Wilde antes de que sonara “Shot In The Dark” para después Gus G. hacerse un solo de guitarra constatando su presencia. Pero no se quedaron atrás las presencias de bajo y sobre todo de la batería. Antes de marchar con “Crazy Train” Ozzy refrescaría echando unos cubos de agua al personal para que despejaran y quedaran listos para el bis, que quedaría enmarcado con “Mama, I’m Coming Home” y “Paranoid”. Brutal noche.

Texto: Raúl García
Foto Skyline: Antonio Abellán

Déjanos tu comentario