Crónica AZKENA ROCK FESTIVAL 2012 (sábado 16 junio) - TNT Radio Rock

Crónica AZKENA ROCK FESTIVAL 2012 (sábado 16 junio)

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica AZKENA ROCK FESTIVAL 2012 (sábado 16 junio)

Pasa con todos los festivales lo mismo, en algún momento hay que enfilar su final y este día amanecía con ese temple que a tu pesar te invitaba a ello. Nosotros empezamos esa escalonada marcha hacia su término viendo a LYNYRD SKYNYRD solapando otras propuestas en el escenario más pequeños, pero justificado, porque ver a Gary Rossington, el último de los integrantes originales junto a la viva memoria del fallecido Ronnie Van Zant gracias a su hermano Jonhny Van Zant y el resto de la tropa sureña rememorar viejos clásicos con un estilo un tanto más endurecido a lo que eran en sus comienzos era un punto de no perderse, de hecho la banda por la que más interés tenía puesto este día, el más flojo para mis menesteres en cuanto a presencia artística, que no por ello descarto el resto del plantel. Son muchas las ocasiones que han tenido ocasión de desfilar con sus directos los de Jacksonville, pero por mis oídos, así que verles rememorar todo ese espectro confederado con sabor a bourbon e imagen de la vieja guardia sureña era un punto, como lo fue tararear con ellos cortes de la talla de “Workin For MCA”, “Whats Your Name” o hacia el final“Sweet Home Alabama” y “Free Bird”. Una lástima que no tuvieran más tiempo programado. Fue Memorable.

Con MY MORNING JACKET tocaba el sabor a Kentucky. Escuché ciertas críticas por el recinto tildando a la banda de sobrante en un festival como este. ¿Pero esta edición no ha sido una de las más ambiguas, musicalmente hablando? En cualquier caso yo sí entendí su propuesta experimental de tornos psicodélico, que seguro que por sus pausados momentos en la interpretación a más de uno les dejaron confusos, pero vaya, es que es la banda que yo por lo menos esperaba encontrarme. Tuvieron un sonido con una personalidad fundamental para haberse ganado a pulso el favor de la crítica años atrás sabiéndoles que les gusta maquinar sonidos usando las estructuras musicales de las fuentes clásicas del rock. Por algo estaban allí programados, para el deleite de muchos y las pataletas de unos pocos. Así es, rock con carisma, no deja indiferente a nadie y confusos a unos cuantos.

HANK 3 era como algo ideal para esta jornada. Todo el mundo estaba feliz y bailaba en la carpa como si de una atracción se tratara lo que allí estaba aconteciendo, y es que no dejaba de serlo en cierto modo. Country de vieja escuela a falta de establos lleno de cuatreros, pero en una primera fase del concierto, porque luego fue como si apareciera la Bruja del cuento de Blancanieves y le diera una manzana envenenada al nieto e hijo, respectivamente, de las leyendas Hank Williams y Hank Williams Jr, pues ellos eran los responsables de que aquello se convirtiera en algo revolucionario y oscuro, cambiando la temática musical, haciendo olvidar los bailes para pensar en fuego de mortero. Fue como si a un bipolar le pega un subidón de metal y lo manifiesta con música black metal. A eso le llamo yo country alternativo.

THE DARKNESS es un grupazo en directo que impresiona por la adrenalina que te hacen expulsar viendo como a la par ellos lo hacen, por su agilidad y las poses que se marca su cantante y por esa conexión tan peculiar que tienen desde que comienza uno de sus shows, hasta el punto que además de saltitos muy finos sobre el escenario, le vimos cabalgar a hombros entre el público. Cuando los vi el pasado año, acababan de arrancar la gira y aún estaban pillando la forma, aunque casi ni se les notaba sus tiempos de ausencia después de haber dejado pasar tanto tiempo, pero vaya, aquí me parecía que estaban en su salsa más que nunca. Si alguna vez escuchaste decir de Justin canta como uno de los Bee Gees, bien cerca tenía el escenario homenaje a Robin Gibb. Tampoco entonces había disco en la calle, aún a la espera de “Hot Cakes”, aunque nos fue metiendo en vereda de lo que será editado, como siempre no fallaron los imprescindibles “Black Shuck”, “Growing on Me”, “Get your Hands Of My Woman” o “Love On The Rocks With No Ice”.

Y cuando todo parecía que emocionalmente terminaba con The Darkness, la sorpresa final tenía como nombre TRIGGERFINGER, un trío de hard rock de aires macarras y chulescos que con un estilazo sublime giraban como si de una jam session te transportaban en un viaje de rock clásico hacia toques de blues o paseos stoner. Yo quedé boquiabierto y no era por el sueño, aún quedaba esperar al sol para que nos acompañara de vuelta a Madrid en un viaje que nos dejaba muy satisfechos y pensativos de cara a la próxima edición. Seguro que volverá a merecer la pena.

Texto y foto Lynyrd Skynyrd: Raúl García

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.