Madness Live!

CRONICA OBUS + REGRESSION SALA SALAMANDRA L’HOSPITALET (BARCELONA) 1-11-14

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » CRONICA OBUS + REGRESSION SALA SALAMANDRA L’HOSPITALET (BARCELONA) 1-11-14

CRONICA OBUS + REGRESSION  SALA SALAMANDRA  L’HOSPITALET (BARCELONA) 1-11-14

Había ganas en Barcelona de volver a escuchar, íntegramente, este gran disco de Obús, y eso se notaba pues en el local se reunían dos generaciones de Metalheads, los seguidores de la banda allá por los ochenta y los hijos de los mismos que tienen el gusto de disfrutarlos ahora, 30 años después, en plena forma.
 

REGRESSION

A las 21:25 hizo acto de presencia en el escenario Regression, una banda catalana con ya bastante experiencia a sus espaldas y ganas de demostrarnos la potencia y calidad de sus trabajos Revolución, editado en 2009, Santa decadencia realizado en 2011 y su último EP en 2013, "Estrellas del rock"
 
 
Su puesta en escena comenzó con la potente Mil sirenas, sorprendiéndonos con una limpia, tranquila y potente voz al más puro estilo Hard Rock. No fue una salida espectacular pero sí interesante ya que esta banda hace buena música aunque algunos, como yo, no los conocíamos  y nos dejaron  el presagio de una buena continuación. Los de Barcelona siguieron con el tema Un día como hoy, que viene como el anillo al dedo para las  rockeras guitarras de Toni Sánchez y Pablo González. Los temas fueron siempre expuestos con mucha energía y el grupo irradiaba ganas, lo demostraron con Sin final un tema con ritmos al más puro estilo rock and roll que José Ignacio Uría clavó como hizo durante toda su actuación. Luego llegaron Territorio animal y Revolución, este último con ritmos cañeros, riffs melódicos y un gran acompañamiento al bajo por parte de David Pérez, el cual hizo el resto.
 
 
Luego vino Av. Del deseo, ya con una marcha más, el grupo se veía sonriente, confiado y con ganas de dar caña y nos dieron un gran Sigo vivo que invitaba a hacer headbanging. La banda se movía de aquí para allá con comodidad, en especial el cantante, Pedro Guijarro, que nos sorprendió gratamente debido a la gran voz que mantuvo la misma intensidad de principio a final del concierto; con el siguiente tema dejó clara su confianza, calzándose los cuernos típicos de AC/DC y bajando a pista para cantar una versión de la mítica de Highway to hell. Bien interpretada aunque la gente estaba más pendiente de las evoluciones del cantante, que interactuaba con cualquiera que pillara en su camino y quisiera un poco de juega, deteniéndose especialmente cerca de un chaval en silla de ruedas con quien cantaba a duo y también con algunos más que se agolparon en primera fila. Después del gran Hit hubo un momento de pausa, con tarta de aniversario incluida, para un colega de la banda, Eugeni.  Su actuación concluyó con un intenso Estrellas del rock y foto de grupo con público de fondo. 
 Sin tiempo para más, y después de una hora de descarga de buen Heavy Metal se retiraron para dejar paso a los verdaderos protagonistas de la noche.
 
 

OBUS

Escasos veinte minutos después de la descarga de Regression, que nos dejó a todos con ganas de más, irrumpió en el escenario la banda de Metal por excelencia de España. Con los primeros acordes de Corre Mamón tomaron posiciones a la espera de la llegada del cantante Fortu, como siempre, el último en salir, con parsimonia, movimientos relajados y espasmos sensuales (para variar). Hay que decir que el sonido era impecable, tanto en definición como en brillo y compenetración instrumentos / voces.  
Todo comenzó con Corre mamón, con la metalera Jackson de Paco Laguna rasgando esa 6ª cuerda con su característico sonido. 
 
 
Lo siguiente que vino fue Más que un Dios y Necesito más sonando incluso mejor que en disco de estudio, con un Fernando Montesinos muy enchufado, al bajo, jugando con él, arriba y abajo, vuelta por aquí vuelta por allá, todo un artista, como para negárselo con esos brazacos. Y ahora ya el público entró en calor, Fortu se movía más, y ya comenzaba a tirar los trastos a alguna que otra chica de primera fila como el gran frotman que es, sabe perfectamente cómo ganarse al público. 
 
Siguieron con un corte de su primer disco "Preparate", "Pesadilla Nuclear" , siguiendo con otro del disco del ’85 Pega con fuerza: "Te visitará la muerte". Con Fortu haciendo un crucifijo, como es habitual. En este momento ya apreciábamos como resbalaba el sudor por la calva de Carlos Mirat, el batería, que se estaba empleando a fondo, haciendo girar sus baquetas, lanzándolas al aire antes de aporrear la caja y nos hacía partícipes de su entusiasmo y energía. Un Carlos que no cesó de dar caña a los toms en este tema, tirando del grupo de más a mejor, insaciable. Lo siguiente que vino es Que te jodan a un ritmo muy bailable, según parecía considerar Fortu, que aprovechaba para ir tirando peinetas al público, que se las devolvía encantado.  "Esta ronda la paga Obús" fue lo siguiente, un temazo que hacía subir la temperatura porque iba a llegar su mítico Dinero dinero coreado de principio a fin.
 
 
La banda ya estaba a tope y la gente más activa que en toda la noche. Fortu chocaba puño con un niño en primera fila, alzado a hombros de su padre, aprendiendo ya a edad temprana como se las gastan los buenos Rockeros. Solo lo hago en mi moto fue lo siguiente de su bestial track list, puro metal que se sabían más bien mayores que jóvenes, ya que era otro tema mítico del ’81.  Antes de hacer un descanso, ya con al público ganado, la gente bailando, saltando (los pocos que habían en la parte de delante) y sonriendo, vino un Prepárate increíble con todo el público coreando al unísono Prepárate, va a estallar el Obús y Paco haciendo los perfectos armónicos emergentes de su Jackson. 
Por si era poco lo que Obús nos estaba dando hasta el momento, llegaba lo que todo el mundo estaba esperando, después de una pausa con mesa y sillas los protagonistas de la noche dieron un poco de conversación al público, contando anécdotas varias, algún que otro cante de Fernando (No os imagináis como canta) y como no, cerveza y cigarrillo, presentando el verdadero motivo de esta gira: La interpretación íntegra (excepto el instrumental FM) del disco El que más. 
 
Esta se inició con Viviré, un tema con gran proyección en escenario, y que animó mucho al público en general con su sencillo y rockero estribillo igual que el título. Seguimos con el tremendo Deprisa deprisa, algo que hay que disfrutar en directo una vez en la vida sí o sí, mucho palm mutting por parte de la guitarra y un ritmo sencillo hacen que la canción sea una de las que más encendió la sala Salamandra 1 de Barcelona. Con un Fortu pletórico cuando sonó “Autopista” disfrutamos más aún, y más viendo como hacía su show con movimientos y gestos obscenos típicos de cada concierto.  Los esperados “El que más” y “la raya” vinieron a continuación, con una gran expectación, y sin decaer en intensidad en absoluto. Las piruetas de Fortu, como siempre se repitieron y sus campechanas sentadas al borde del escenario hacían del concierto algo muy próximo al público, algo impensable en una sala de más capacidad. 
 
 
La interpretación íntegra de El que más seguía con los cuatro cortes que faltaban por interpretar, Alguien, Da igual, “Juego sucio”, para mi el mejor tema compuesto por Obús  y un aclamado por toda la sala Vamos muy bien, que fue el que mejor me sonó de toda la noche y que daba el broche de oro a una noche espectacular,  aunque algo influye que Fortu, botella de Four Roses en mano, comenzara a repartir alegría en boca del que la abriese a pie de escenario.
 
Terminando ya la descarga, lo último que nos dio la banda fue  Siente el Rock and roll, tema nuevo e inédito del 2014, muy rollo AC / DC, en mi opinión demasiado, con el que finalizaron su actuación.
En general vimos un gran concierto, donde Obús salió desde un principio con ganas y en el que los cuatro componentes de la banda se vieron enchufados y con carisma como siempre, con un track list perfectamente escogido y compensado para las dos partes del concierto y no defraudar al público que sabe lo que viene a ver
Obús es una banda que nunca decepciona y, en el ambiente cálido de una sala como es la Salamandra de Barcelona, se sienten a gusto y envuelven al público como solo ellos saben hacer. En definitiva un concierto excelente.
 
 
 
Texto: Jonathan Iglesias/Quim Brugada.
Fotos: Jonathan Iglesias.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.