Noche De Metalcore, Death Metal y Hardcore En El Inferno Sur De Sevilla

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Noche De Metalcore, Death Metal y Hardcore En El Inferno Sur De Sevilla

Desde mi punto de vista, una crónica de conciertos no debe limitarse solo y exclusivamente a la puesta en escena y actuación de los grupos, también se deben de analizar otra serie de factores. Esa serie de factores son los asistentes que en los primeros grupos que, apenas conocen sea porque dan su primer concierto ese día (que se daba el caso con dos de ellos) o porque directamente nunca han oído hablar de ellos, porque van a ver a sus amigos, etc. Pero la curiosidad es ver que con los primeros grupos la capacidad no llegaba al tercio de los asistentes pero cuando empezaron a tocar los grupos de “más relevancia” la sala estaba a reventar. Está bastante claro que en Sevilla se sigue dando el caso de “si no es un grupo tributo a…” o “es un grupo que viene a tocar a la Sala Custom o la Sala Fanatic” (las salas más reconocidas de la provincia) las salas apenas se llenan y esas personas quieren conciertos de grupos de la talla de Metallica, Iron Maiden, etc. y no apoyan antes la escena local, sea con grupos con más o menos relevancia en el “mundillo” de la música.

Nuclear Antichrist dando su dosis de Death Metal

Bueno, fuera de la introducción con tintes críticos vamos a lo que también interesa: como fue el evento. Para comenzar la tarde/noche de música, comenzaron Nuclear Antichrist con su mezcla entre death, thrash y grindcore. Pero lo que llegó a resultar chocante para algunos de los asistentes era que apenas eran chavales de entre 18 y 20 años de edad que estaban soltando una oscuridad y una brutalidad digna de grupos de la talla de Avulsed o Cannibal Corpse y encima siendo su primer concierto. Comenzaron con una intro que fue acompañada por “Ultrarapid Death” dándole una soberana torta a los tímpanos de los asistentes. Pidiendo que hubiera movimiento todo el rato, llegando incluso a crear dos walls of death, continuaron con el tema “Nuclear Legions” para seguir manteniendo calido el ambiente. Luego llegó, según palabras de Toni (bajista del grupo), ese momento sería para los más “clasicones” y descargaron un cover de “Black Metal” de los míticos Venom. Tras esta versión siguieron descargando sus temas de cosecha propia, soltando las bombas de “In Death We Trust” y “Killing Spree” por parte de los cinco miembros. Para ya cerrar su concierto, volvieron a pedirle un poco de movimiento con una versión de “Crystal Mountain” de los míticos Death, pero que fue cortada por la mitad porque venía seguida de la cañera versión de “Raining Blood” de Slayer. Desde luego fue un concierto que dejó buen sabor de boca.

Physis con su dosis de Metalcore progresivo en acción

Tras estos, llegaron también los locales Physis con su dosis de metalcore progresivo que venían estrenando su nuevo trabajo Squared Sequence. Su concierto empezó con la intro “DNA” que rompió con “Danaus Plexipplus” que desde el minuto uno estaban pidiendo cuernos en alto y moshpits al público. Los asistentes a su concierto seguían disfrutando de su actuación que continuaba con los temas de su nuevo trabajo “Pandemy” y “Vanilla Kush“. Tras agradecer todo lo que se había preparado para ese día por parte de la promotora, los grupos y los que decidieron quedarse para disfrutar de su actuación, los sevillanos continuaron con su metalcore con “False Flag” y “Uncontrolled Plage” para finalmente cerrar con el tema que da nombre a su disco, “Squared Sentence“. Ofrecieron un show realmente bueno pero que, por desgracia, no se reflejó en el número de asistentes en la sala.

Dugo en acción en su debut en la Sala X

Los terceros en tocar fueron Dugo, que al igual que Nuclear Antichrist, también debutaban sobre un escenario con su metal alternativo y presentando su EP Dugo. Lo que primero se le vino a los ojos de los asistentes era que había dos cantantes a diferencia de lo típico de que solo haya uno, que además era una mezcla entre un cantante melódico y otro con voz rapeada, lo que pudo recordar un poco a la época de los inicios de Linkin Park. Comenzaron “Llegaré Yo” seguida de “Sin Aire” que empezó a calentar a la gente que se concentraba a lo largo de la sala. El grupo continuaba descargando esa mezcla sobre el escenario con las canciones “Dispara” y “Dosiero” que hacía que los asistentes continuaran agitando los cuellos al son de los acordes de la guitarra y del bajo junto con el ritmo de la batería y las voces que los acompañaban. Dugo seguía dando caña sin querer parar con las canciones “Arabigometal” e “Historia“. Ya su actuación llegaba a su fin con las canciones “Punki“, “Tiras A Matar” cerrando con “Desistiré” y con la foto “finish” con el público de fondo y con caras de total felicidad en cada uno de los miembros tanto por haber dado un concierto realmente bueno correspondido con la actitud del público asistentes.

Onomasy poniendo de nuevo el toque de Death Metal

De nuevo volvía el Death Metal a sonar en la sala de la mano de Onomasy que venían con su disco Ashes And Dust, comenzando con “The Maze Of Unhappines” que provocó que, con la sala casi llena, el público comenzara o bien hacer moshpits o bien encontrar cabezas moviéndose al ritmo de la descarga de los de El Ejido. Desde luego no tenían intención de que el ambiente dejara de ser bruto y leñero que fue seguido por las canciones “I Am y Digging Up The Moon“. Comenzaron a sucederse los walls of death, los moshpits continuaban en la Sala X con “Advantage Of The Disadvantage“. El único momento en el que se podría decir que se relajó el ambiente fue cuando el grupo hizo gala de la educación al pedir el aplauso para la organización, para los demás grupos asistentes y para el propio público como hicieron todos los grupos de la noche. Los almerienses cerraban su concierto de la misma manera que con la que realizaron el concierto, con esos sonidos que sonaban como un mazazo uno tras otro con “Ashes And Dust“, “The Jailer Of The Lives” y “The Heritage Of The Loyal” siendo correspondido por un público que pedía otro tema más por el concierto tan bueno que habían ofrecido.

Intro de Ebola DP jugando con las sombras

Llegaba el turno de la última banda local que tocaba ese día, Ebola DP. Con una puesta de inicio del concierto con una gran sábana blanca cubriendo la totalidad del escenario, los sevillanos comenzaron con su habitual ración de metal extremo con muchos toques de reivindicación que comenzaron con las canciones “Virus“, “Tu Camino” y “13“. La puesta en escena del grupo, el sonido demoledor y la sala con todo el público dentro era la combinación perfecta para una gran fiesta aparte de ser un gran concierto que siguió con la canción “Falsa Necesidad“, “Rencor” (canción en la que colabora el cantante de los más que famosos Narco, Vikingo MD, pero que esa noche no pudo acompañarles) y “Recuerdos“.

Ebola DP haciendo de las suyas poniendo al público patas arriba

Ebola DP seguía ofreciendo un show que tenía a todo el público en las palmas de las manos de los cinco miembros, en lo que su cantante, Ruso, también daba ese discurso de respeto y elogio a la organización, público y grupos que los acompañaban, pero esa tranquilidad se evaporó en un breve momento porque continuaron con los temas Es “Ocasión“, “Postrate” y “Ultimo Round“. El grupo se marchó del escenario (cosa que hizo creer a varios asistentes que habían terminado y abandonaron la sala) para cerrar su excelente actuación con su último tema y más que conocido, “Machete“.

 

Brothers Till We Die en un mini momento de aire entre canción y canción

Llegaba el momento de que subieran los cabezas de cartel, Brohters Till We Die, pero muchos de los asistentes estaban con caras de preocupación porque el tiempo era muy justo e hizo pensar que pudiera pasar como en el concierto de Onslaught también en Sevilla que cortaron el sonido a los británicos después del tercer tema porque también había una fiesta de diferente temática y el concierto tenía que haber terminado a una hora que era la pactada. Pero aun así, pudieron ofrecer su show al completo pero con un plus de velocidad para que les diera tiempo a tocar todos los temas ante el público sevillano. Tras la intro del grupo, comenzaron directamente con “The Fine Line Between Death And Immortality” seguida de “Hand To Hand” creando, al igual que con los grupos anteriores, la gente o bien estuviera dentro del moshpit o haciendo el headbanging a ritmo de los breakdowns de los madrileños. Con una breve pausa para presentarse y dar las gracias a todo lo que era el Inferno Sur. El grupo de hardcore continuó siendo fieles a su estilo, tanto de música como de pedir el movimiento del público con “Facta Non Verba“, “Batsu” y “Back In The Game“. El grupo tuvo pocas intervenciones entre las canciones por el problema de tiempo que tenían muy a su pesar, por ello continuaron con las canciones “Cain Et Abel” y “Delusional Parasitosis“, aunque al menos sí lograron conseguir ese movimiento por parte de los que quedaban con fuerzas que seguían demostrándolo con “Deconstruction“, “Agony Loves Me” cerrando con “Real Eyes Realize Real Lies“. Desde luego fue un grandísimo concierto de los cabezas de cartel que, aunque no pudieron demostrarlo mucho sobre las tablas, si demostraron durante todo el concierto con el público que, aparte de encima del escenario, son también son muy grandes fuera de él.

Déjanos tu comentario