Madness Live!

WACKEN OPEN AIR 2017: SÁBADO (5/08/17)

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » WACKEN OPEN AIR 2017: SÁBADO (5/08/17)

El día empezaba soleado y nos dio una tregua final disfrutando de este último tramo de la edición para poder disfrutar más si cabe del último día. Ahab son especialistas en hacer que los sonidos graves que producen sus instrumentos te golpeen en el pecho como si estuvieran manipulando tu persona. La extensión en algunas de sus piezas, con sus diversos y ambientados cambios de ritmo, son las principales armas que utilizan estos alemanes para moldear tu cuerpo con esos sonidos de baja frecuencia. Acabamos de entrar de lleno a los conciertos del sábado, último día por lo tanto, y aquí uno ya queda medio hipnotizado a medida que los pases instrumentales van encajando con la voz gutural de Daniel Droste, dando la impresión de que el vocalista se siente más seguro en esta historia doom, que en la anterior aventura pasada en Midnattsol, más orientada hacia lo gótico y sinfónico, y que dejaría en 2011 para centrarse en esta historia iniciada años antes, y en paralelo a aquella banda protagonizada por Carmen Elise Espænes, hermana de Liv Kristine.

Comenzamos con Twilight Force bajo las carpas del W.E.T Stage, donde los suecos nos despertaron al son del power metal de su último trabajo “Heroes of Mighty Magic”. Con el comandante Chrileon a la voz dándonos un gran resumen de lo que es su corta discografía dejándonos medio repertorio de su útlimo trabajo y otra mitad final con pistas del “Tales of Ancient Prophecies”. La banda tuvo una gran batalla que afrontar ya que es difícil tocar a una hora temprana en la última jornada. Aun así, el público reaccionó favorablemente y durante la más de media hora fue un barrido sin descanso con un gran ambiente y conexión banda-fans. “Riders of the Dawn”, “Gates of Glory” junto con el single de su ultimo álbum, “Powerwind”, podemos dar un bien alto como nota a Twilight Force en las circunstancias que nos presentaron. Una banda con gran futuro y gran espectáculo.

Primera visita del día al Harder Stage con una cita nostálgica. Max & Igor Cavalera en su retorno al álbum “Roots” como anunciaron en su gira. Si bien no lo tocaron plenamente todos los temas, quizás por tema de tiempo, la banda tocó casi todos en su orden original pero se nota el paso del tiempo de unas dos décadas por las canciones. Aquél disco marcó una época y por los hermanos también ha pasado el tiempo. Aunque a la nostalgia le viene bien de vez en cuando estos actos, los homenajes cuando la calidad de los que hicieron la obra ha disminuido, no es igual. La sensación que te queda una vez terminado el homenaje es que era evitable. Sin embargo, el homenaje que hicieron a Lemmy con el mítico “Ace of Spades” fue bestial y los nostálgicos dimos el extra que no tuvimos ocasión durante la hora anterior. Habría que preguntarse a partir de qué momento, unos músicos tan legendarios como los Cavalera pueden defender en directo los motivos de llegar a ser leyendas,

Heaven Shall Burn volvían al festival donde tanto se les respeta, aludiendo a su sonido siempre tan compacto, y entre sus momentos lucidos de comunicación de Marcus Bischoff con el público, destacado fue cuando dijo no entender por qué después de tantos años en un festival como Wacken sigue siendo tan necesario usar botas de agua katiuska, para a continuación lanzar un par de ellas al público. Sus extravagantes circle pits, esta vez fueron más allá de lo habitual, cuando consiguió que centenares de personas rodearan el perímetro de la torre de sonido, sobre un firme muy embarrado. Para el final, además de guardarse un corte tan decisivo en los últimos tiempos, como lo es “Godiva”, matizaron su energía con la versión del tema “Black Tears” de Edge Of Sanity, proyecto extinto, capitaneado por el sueco Dan Swan, que ya incluiría la banda alemana en su disco de 2008 titulado “Iconoclast”.

Orange Goblin fueron de las pocas apuestas stoner rock programadas para esta edición, a la hora de programar nuevos enfoques musicales, y no estaría mal que siguieran con esa apertura de mente, porque este año han conseguido generar nuevas e interesantes expectativas en la zona de las carpas. Tal vez por esa innovación de apertura la gente estaba expectante por ver por primera vez en este festival a estos londinenses. Como de costumbre, su cantante Ben Ward se pasó durante la decena de canciones ejecutadas, buena parte del tiempo con sus dotes de interpretación, aunque más bien podríamos decir, que se dejaba llevar por esos impulsos de gesticulación continua, que ni aporta ni quita al principal motivo de su éxito, el de cantar como lo hace, y de forma acorde a los enérgicos riffs y contundente mazazos sobre la batería, aunque a veces pasados por momentos más ralentizados. De lo mejorcito del día.

Los finlandeses Imsomnium en esta ocasión venían dando cuenta de su último trabajo de estudio titulado “Winter´s Gate”, un único tema de cuarenta minutos estructurado en siete partes, teniendo como eje principal en su concepto el mundo vikingo. Es elemental que estaban en un sitio idóneo para hacer disfrutar a lo grande con esta manera tan particular de mostrarse en escena. No es que fuera un concierto exclusivo para la ocasión, pues lo están haciendo tal cual en gira por Europa. Las partes cambiantes en su música con ese death metal melódico muy bien interpretado en las correspondientes pulsaciones de velocidad, sonaban con notable pulcritud. Vamos, que si te conocías ya las fases sonoras a interpretar, aquí lo chulo era verles las caras al tiempo que lo iban haciendo. Fue enérgico, con demasiada pasión y con un ambiente acorde al momento. Niilo está en un nivel increíble junto con Ville y ambos Markus.

A la hora de la merienda teníamos un bocadillo más que apetecible, tanto que nos pilló con el codillo entre los dientes yendo dirección al show de Alice Cooper. Llegamos en modo épico sonando de fondo “No More Mr. Nice Guy” e intentando abrirnos paso entre el grandísimo número de personas que había expectantes a lo que el Mr. Cooper tenía bajo la manga. Tener la sensación de haber pasado todo demasiado rápido dicen los expertos que es que has disfrutado del momento. Así fue. La dupla Garric-Strauss es demasiado buena y es imposible que caigan la adrenalina estando ellos dos arriba del escenario. El espectáculo estando Alice Cooper es innegable. El teatro en la música es demasiado apreciado y un no parar de cadenas, torturas, navajas, sangre por aquí, baúles por allá, sadismo y guillotina.

Poison” vino después de un increíble solo de Nita Strauss.Only Women Bleed”, clásicos nostálgicos como “I’m Eighteen”, “School’s Out” con la incursión del otro mito de los británicos Pink FloydAnother Brick in the Wall” fueron la mecha final del espectáculo. Aún habría una cosa más para hacer más redonda la tarde. Un músico de la talla de Cooper sacó el corazón y dejó su show a un lado para hacer un homenaje ya visto anteriormente con los Cavalera pero, en este caso, un “Ace of Spades” a la voz del guitarrista Chuck Garric. Forma fenomenal de acabar la merienda con una sonrisa de gusto por disfrutar de una gran hora y poco de rock junto a miles de personas.

Amon Amarth llenaba la explanada principal que correspondía al escenario Faster para imponer una vez más su fuerza, la que les guarda con la protección de los dioses nórdicos, que continuamente invocan en semejante espectáculo. Contando con sus mejores decorados para la ocasión, consiguieron que para mi fuera uno de los conciertos más incómodos, al encontrarme en mitad de todo el pifostio, sin posibilidad de avanzar hacia ningún sitio, mientras continuamente sorteaba cuerpos que se iban pasando entre las manos por encima de mi cabeza, en dirección hacia el escenario. La fiebre vikinga que estaba teniendo lugar, no obstante no tenía parangón. El encanto de estos suecos tiene en su cantante Johan Hegg un buen recurso para canalizar las numerosas cosas que suceden durante esta fiesta, mientras se dan lugar sobre las tablas torneos entre luchadores, espectáculos de fuego y la aparición de otros figurantes, destacando entre todos a la banda sobre ese enorme Drakkar en el escenario. Amén de ese encuentro con una criatura hinchable que tuvo lugar tras la correspondiente invocación. Para quienes ya hemos visto más o menos representado en otras ocasiones este espectáculo, la sorpresa saltaba al escenario cuando apareció una diosa de carne y hueso, Doro Pesch, que interpreto el tema “A Dream That Cannot Be”, tal cual hace en el disco “Jomsviking”. Esto ocurría hacia el final. Después vendrían dos toques maestros más antes de despedirse, “Guardians Of Asgaard” y “Twilight Of The Thunder God”.

Una cena rápida y de vuelta a disfrutar de los conciertos. Tocaba ver a Katatonia en una etapa en la que la banda se sacó de la manga un gran trabajo. “The Fall of Hearts”. Era una actuación con la que llegaba con muchas ganas y encima muy emocionado por lo anterior con A. Cooper. El calentamiento era ideal y la banda lo hundió en pocos minutos. Muy fríos, con poca comunicación, un público pendiente del móvil y con aspecto más cansado de costumbre por lo que todos estos ingredientes fueron dinamitando la ilusión previa. El repertorio empezó con “Last Song Before the Fade” de su útlimo álbum junto con “Serein” y “Old Heart Falls”. En estos instantes me sentí contrariado porque no era lo que sonaba en el disco. Con una cantidad de público considerable, en un festival como Wacken y con un final de gira a la vista, tenía la idea previa de que todo sonaría más que rodado y perfecto, pero más frío que de costumbre.

El momento quizás más mediáticamente deseado por todos los asistentes a esta edición. Nos habían vendido previamente que Avantasia confirmó este concierto como un concierto especial y casi único. Con dos horas reservadas para Tobias Sammet y compañía, la noche pintaría demasiado perfecta. Hay que comentar que la gira previa de Sammet ha sido un éxito rotundo y eso puede permitir llegar a un Wacken para rematar la faena en un nivel sobresaliente. Rodeado de invitados como Bob Catley, Eric Martin, Herbie Langhans, Amanda Somerville, Geoff Tate y el enorme Jorn Lande, el transcurso del concierto fue notable y llevadero. No fue lo esperado ni algo demasiado especial que lo visto en la gira pero es innegable que Tobias es un frontman de los pies a la cabeza. Un principio un tanto dubitativo hasta que llegó “Twisted Mind”. Más adelante, el público se conquistó con la dupla “Avantasia” y “Shelter from the Rain”. Un atrezzo que podría ponerse en una ópera, un lleno total hasta la bandera y una banda además de Sammet entregada, hizo que un concierto normal fuese realmente bueno y eso tiene mérito. Toca comentar un poco el excesivo afán de Sammet por la gente que estaba pendiente de ver a Kreator en vez de estar delante de los focos de Avantasia. Una vez es gracioso, cuatro, deplorable.

Kreator iba a despedir el Faster stage con un largo concierto. El hecho de ser cabecera de este festival respecto a otros como Hellfest, le iba a posibilitar tocar un par de temas más sin salirse de un guión bien aprendido durante esta gira, que se basa en el reciclaje del set list, y en cambiar la decoración del escenario, que por cierto magnificaba a espaldas de la banda todo lo que acontecía en escena gracias a la magnitud del encuedre. Mille Petrozza en sus conciertos de noche siempre luce sobre la oscuridad, algo que no termina de suceder cuando actúa por el día. Entiéndaseme, los elementos decorativos juegan su baza. La interpretación y charlas que preparan el tema que viene a continuación no es que se base en un amplio catalogo de recursos nuevos cuando se trata de presentar viejos clásicos. Se agradeció que se centrara ampliamente en su último trabajo “Gods Of Violence”, para hacer la cosa algo más llevadera hacia los habituales, “Satan Is Real”, “Gods Of Violence”, “People Of The Lie”, “Fallen Brothers” o “Hail To The Hordes” fueron buenos representantes de actualidad. Para el final “Violent Revolution” y “Pleasure To Kill”, con el resultado esperado. Contundencia despertando esa locura que viene generando durante tantos años siendo el cantante y guitarra el núcleo de todas las miradas.

El W:E:T: stage lo clausuraba la banda de New Jersey Fit For An Autopsy. Metalcore con ramalazos técnicos de death de nuevo cuño que podían recordarte a Suicide Silence o Gojira en sus rasgos más intensos, con unas sólidas capas vocales tendentes hacia la melodía y en contraste con las partes más guturales, ambas moduladas por Joe Badolato, quien forma parte de esta aventura desde 2015. Se centraron principalmente en su trabajo más reciente, editado este año bajo el nombre de “The Great Collapse”, pues hicieron cuatro de los ocho temas que integra. Una sólida banda a tener en cuenta, sabiendo lo saturado que está el mercado. En Wacken encontraban una buena plataforma para intentar llegar a un público más que razonable.

El Wacken tocaba a su fin pero encima con el broche español. Los patriotas Lords of Black tenían el honor de echar la persiona del Wacken 2017 a las 2 de la mañana. Es un honor un tanto difícil ya que mucha gente tenía que volver a la tienda de campaña para coger el autobús dirección al aeropuerto a mitad de la noche por lo que tras Avantasia y Kreator, la cantidad de público fue decayendo exponencialmente. Frente a la luz de Lords of Black estuvimos casi el 80% de habla hispana. Era una fiesta española y latina de los que pudimos saborear el auténtico estado de forma que tienen Tony, Dani, Andy y Ronnie. Sonaron de lujo, un Ronnie Romero sobresaliente, la comunidad público y grupo era total y es una pena que tanta gente se perdiese aquel torrencial. Empezaron con “Merciless” donde Ronnie no paraba de moverse, animar a público y compañeros. “Everything You’re not” sonó como un rayo tanto un nuevo Dani Criado y Andy son una base perfecta para que Tony se luzca a las seis cuerdas. Fue una increíble manera de dar carpertazo al capítulo Wacken 2017 con sabor hispano con una jornada final a la altura de lo que esperamos cuando nos dirigimos al norte de Alemania para perdernos unos cuantos días en el mar de rock y metal. ¡Nos vemos en el 2018!

Texto y fotos: Raúl García “Mister Virus” y Alejandro Díaz

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.