Madness Live!

Review: STEVE PURCELL – «Ample’tudes» (Autoproducido)

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » Review: STEVE PURCELL – «Ample’tudes» (Autoproducido)

A principios de abril se publicaba el primer álbum en solitario de Steve Purcell, guitarrista americano de largo recorrido pero hasta ahora sin ningún disco propio en el mercado. «Ample’tudes» es un disco tranquilo con muchos temas instrumentales en el que se explora un amplio abanico de sonidos producidos con la guitarra. Siempre desde el más puro rock, blues y country americano.

Steve-PurcellComo intérprete, Steve se ha mantenido ocupado con la Ron Keel Band liderada por Ron Keel (Steeler, KEEL, Black Sabbath). Interprete bien conocido, ha colaborado con infinidad de artista como Paul Stanley (Kiss), Jack Blades (Night Ranger), Don Dokken (Dokken), Stephen Pearcy (Ratt), Kip Winger (Winger), Mark Slaughter (Slaughter), Dave Ellefson (Megadeth) , entre otros.

Durante años, Steve Purcell ha colaborado también como músico de sesión y de apoyo en los conciertos en Nashville, girando también con muchos artistas de country y rock importantes e independientes.

Ample’tudes está compuesto por 10 temas de lo más variado donde se mezclan las guitarras más afiladas con los momentos acústicos más relajantes. El disco se abre con «Hammer Down», tema instrumental rápido que recuerda a los temas veloces de Satriani. «Rattklesnake Road» es un precioso tema que recuerda aquellos grupos instrumentales como The Ventures, casi rozando el «surf» más tranquilo. Inmediatamente viene a la mente el sonido de  los «westerns» y  las bandas sonoras de Morricone.

«Angel in Hell» es el primer tema cantado del disco y tema elegido como adelanto, muy sugerente: la eterna la historia de vivir en la carretera y ser un ser diferente al resto.  En «Retro radio», el título lo dice todo, no es exactamente una canción sinó que es un corte que recuerda el sonido que hacía el dial cuando pasabas de una emisora a otra en las antiguas radios. Un recorrido de poco más de un minuto que da paso a «Mouse in the House», otro tema instrumental donde se mezclan los ritmos country y blues para llegar a la preciosa balada country  «Trouble with love», esta vez sí cantada. «Bit’s and Pieces’s» es el regalo jazz del disco, con esos aplausos finales que te transportan a cualquier pequeño club.

La influencia del blues más rabioso se da cita en «Messin’ with the Kid», los oídos nos pueden llevar hasta sonidos cercanos a Gary Moore. Después de escuchar la voz de Ron Keel que le pide a Steve que toque la guitarra, aparece «Skippin’ Lickin'(aka: the Lick)»  una demostración de virtuosismo con la guitarra como único protagonista. Y para el final otra sentimental balada «Don’t say goodbye».

Grata sorpresa este disco, con un buen hacer tanto a la guitarra como a la voz. Entra fácilmente a la primera y se hace adictivo. No aburre ni con interminables solos ni un único estilo. Se le puede criticar de breve, – poco más de media hora- pero totalmente recomendable a los amantes de las guitarras si se buscan descubrir nuevos horizontes.

SOCIAL MEDIA:

FaceBook: Clicar Aquí​​​
YouTube: ​Click Aquí
LinkedIn: ​Clicar Aquí ​​​
SoundCloud: ​Clicar Aquí

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.