Madness Live!

Review: SERIOUS BLACK: “Suite 226” – AFM Records – 2020

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » Review: SERIOUS BLACK: “Suite 226” – AFM Records – 2020

Serious-Black-Suite-226Serious Black empezó como un proyecto de Roland Grapow que tenía que funcionar paralelamente a su banda principal, Masterplan. Cinco años después, y sin Roland Grapow, que dejó la banda poco después de grabar el primer disco, Serious Black se ha convertido, por derecho propio, en una de las bandas de referencia del Power Metal más melódico en Europa.

Con el fuerte liderazgo de su cantante, Urban Breed, y su bajista, Mario Lochert, enlazando un cambio de formación tras otro, sobre todo a la guitarra, que les duran menos que un cantante en manos de Gus G. y con cuatro discos en el mercado, ya son quizás la banda más importante en Europa en su estilo.

Y esto, probablemente, se nota en este “Suite 226”, cuarta obra de los suecos que estamos analizando aquí. Han pasado tres años desde la publicación de su último disco, “Magic”, lo que hacía prever una obra más madura y trabajada y, efectivamente, la tenemos. Un estilo más maduro, más consolidado si cabe, que sus tres obras anteriores, pero lejos de la frescura y espontaneidad que maravillaban, sobre todo en aquel “Mirrorworld” de 2016, a mi entender, su mejor obra hasta la fecha.

“Suite 226” tiene buenas canciones, muy buenas, su inicio es fulgurante con “Let it go” y “When the stars are Right”, pero después quizás pierde algo de fuelle con las tres siguientes canciones para recuperarlo, eso sí con “Heaven Shall Burn” aunque lo que sigue ya no es tan convincente. Destaca también el uso de la electrónica en el inicio de “We Still Stand Tall” que les hace explorar caminos no iniciados hasta este momento.

Lo que sí han conseguido con estos cuatro discos  es un estilo perfectamente reconocible desde el primer momento. Los oyes y sabes que son ellos. Han hecho un buen disco, impecable estilística y compositivamente pero, como yo he dicho, quizás un peldaño por debajo que sus otros tres álbumes, pero es que el listón lo habían dejado muy alto y era difícil igualarlo.

En definitiva un buen disco, que se escucha bien, se hace ameno y agradable al oído y que gustará a los fans de la banda pues tiene todos los elementos que los han hecho grandes, pero sin llegar al nivel de sus otros tres discos. Ahora tocará disfrutarlos en directo, cuando la maldita pandemia lo permita, y esperar a la edición de su quinto trabajo que, seguro, convencerá a propios y extraños.

 

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.