Madness Live!

Review: HELEVORN – “Aamamata” (BadMoodMan/Solitude Productions, 2019)

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » Review: HELEVORN – “Aamamata” (BadMoodMan/Solitude Productions, 2019)

Poco podía pensar hace unos días, cuando me pidieron que comentara el último disco de los mallorquines HELEVORN, que me acabaría gustando tanto un disco de doom. El cuarto trabajo de HELEVORN es magnífico. Me faltan adjetivos para expresar todo lo que provoca su escucha. Es un mar de sensaciones que van desde la rabia a la melancolía, desde el legado cultural mallorquín hasta la sensibilidad de la poesía catalana. Y todo a través de un hilo conductor que es el mar en general y el Mediterráneo en particular.

En él se nota la experiencia compositiva y personal de los músicos, así como su madurez intelectual y cultural. Porque, si se analiza un poco el disco y se dejan de lado todos los tópicos del género, Aamamata es un poema sinfónico disfrazado de doom metal. Leed atentamente las letras y lo podréis comprobar.

La historia de HELEVORN se remonta a veinte años atrás. Formados en 1999, han publicado una demo: “Prelude” (2001) y  4 álbums:  “Fragments” (2005)  “Forthcoming Displeasures” (2010), “Compassion Forlorn” (2014) y “Aamamata” (2019). Además han participado en festivales como el • Full Metal Holidays/ Wacken (2018); • Gothoom Open Air Festival w/Rotting Christ, Slovakia; (2016); Madrid is the Dark Fest IV – w/Samael, Ahab… (2016). Han girado con Saturnus, Drakonian, entre otros y  en estos momentos preparan su gira por Canadá para mayo.

La banda está formada por Josep Brunet – Voz; Samuel Morales – Guitarra; Guillem Morey – Bajo; Sandro Vizcaino – Guitarra; Enrique Sierra – Teclados y Xavi Gil – Batería.

Aamamata ha sido producido y mezclado por Miguel Angel Riutort. Masterizado por Jens Bogren (Opeth, Katatonia, Paradise Lost, Kreator, Soilwork, etc.) El diseño de la portada corre a cargo de Gonzalo Æneas.

Pero pasemos a analizar el disco: con una duración de 57 minutos, contiene 9 canciones de diferentes estilos. Están ordenados de tan manera que se pasa de temas más rápidos y agresivos como “A Sail to Sanity“, “Blackened Waves“o “Forgotten Fields” a otros más melódicos y atmosféricos como “Goodbye Hope“; “Aurora“, “Nostrum Mare” o “La Sibil.la“.

El título del disco hace referencia a un canto fúnebre protagonizado por dos mujeres que se lamentan, propio de las islas del Pacífico Sur. Este tema enlaza con el diseño de la portada que tiene como protagonista a la Sibila (personaje de la mitología griega y romana capaz de predecir el futuro). Así el grupo aúna la tradicional mediterránea y la del Pacífico como expresión de todos los mares.

El álbum se abre con “A Sail To Sanity” guitarras potentes y un ritmo lento y pesado que se mantendrá durante todo el tema.  Voces agresivas junto a momentos líricos, los primeros teclados creando ambientes, melodías líricas en segundo plano que llenan todos los espacios sonoros. Elegido como segundo vídeo, es una de las piezas clave del disco.

“Goodbye, Hope” nos lleva desde sus primeros compases acústicos (voz y guitarra) hasta la llegada de la batería y el cambio en la voz –de melódica a épica y de aquí a pura rabia gutural “It’s over…”. Durante toda la pieza se van alternando los momentos melancólicos y los agresivos, en un continuo vaivén.

“Blackened Waves” ha sido elegido para su primer vídeo y no le faltan méritos para ello. El trabajo vocal es admirable, cavernoso, más gótico que doom, vuelve a llenarnos de sensaciones. Si habíamos escuchado el trabajo de los teclados llenando con sus melodías todos los silencios, aquí se hace más evidente. No sé si el término “comercialidad” se puede aplicar a un grupo como HELEVORN, pero este tema me parece muy asequible para amantes de otros tipos de músicas menos contundentes.

“Aurora” es la primera sorpresa con la que me he encontrado al escuchar el disco. Si hasta ahora las canciones me parecían geniales, muy bien elaboradas y con una calidad excelente, la introducción de voces femeninas e instrumentos tradicionales (el buzuki y el baglama turcos) me ha atrapado, así como la letra, esa historia de un náufrago que dirige su canto desesperado a Aurora. Juegos a dos voces y rabia dirigida al destino.

“Forgotten Fields” se inicia con un ritmo más rápido, quizá el tema más acelerado del disco y la omnipresencia de los ambientes creados por el teclado. Me han parecido muy interesantes las distintas voces y el trabajo de la batería.

“Nostrum mare” es mi gran favorita. Un canto al mar Mediterráneo como puente de unión entre sus habitantes. Voces en diferentes idiomas que comparten el mismo mar (griego, francés, árabe…) dan paso a una canción cantada en catalán basada en un poema del poeta Miquel Martí i Pol que ya le había puesto musica el cantautor catalán Lluis Llach. Tema más gótico que doom, emociona por su mensaje.

“Once Upon a War” vuelve a contar con una labor vocal admirable, a veces melódica otras cavernosa y agresiva, Josep realiza un trabajo excepcional. El trabajo de las guitarras se convierte en este tema en otro de los puntos claves.

“The Path to Puya” nos ofrece una extensa introducción sinfónica que se rompe con la rabia de las voces. Dividido en dos partes, cuenta con la presencia de voces femeninas para hablarnos del camino hacia Puya, mito Toraya (de la isla indonesia de Sulawesi -Celebes-), en el momento del juicio final.

Y la última gran sorpresa del disco es la versión del “Cant de la Sibil.la”, un canto pagano que se sigue cantando desde la edad media y que HELEVORN han rescatado. En TNT Radio Rock conocíamos la magnífica versión del músico catalán Jordi Savall, pero al escucharla en este disco, nos hemos llevamos una grata sorpresa.

Magnífico disco, muy recomendable para todos los amantes del género y con muchas historias ocultas en su interior. ¡Disfrutadlo!

Para más información sobre HELEVORN podéis pinchar aquíaquí y aquí.

 

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.