Madness Live!

Review: DEE SNIDER – “For The Love of Metal” (Napalm Records – 2018)

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » Review: DEE SNIDER – “For The Love of Metal” (Napalm Records – 2018)

Dee Snider publicaba a finales del mes de julio “For The Love of Metal” de la mano de Napalm Records. Sin duda alguna uno de los mejores álbumes de Heavy Metal de este 2018 (por lo menos para el que escribe).

Al hablar de Dee Snider a uno se le viene a la mente (como no puede ser de otra manera) el sonido Twisted Sister, pero trataremos de abstraernos y centrarnos en el trabajo en solitario del cantante neoyorquino.

For The Love of Metal” nada tiene que ver con sus trabajos anteriores en solitario. Este es un trabajo potente, lleno de vida y energía. El doble bombo en el inicio de “Lies Are a Business”, primer corte del álbum, te engancha irremediablemente. Los riffs van directos, sin dudas, ¿queréis calor?, pues ahí va eso, parece decirnos Snider y los suyos. No sé si las críticas hacia su anterior álbum “We Are the Ones” tienen algo que ver, pero en este trabajo Dee saca su voz más potente. Se convierte en animal rabioso que golpea incesantemente a su presa, sin piedad, deseando el olor de la sangre.

Snider ha evolucionado. Su vertiente más heavy traída a un sonido más actual, es un paso que no muchos han sabido dar. Si sus anteriores trabajos en solitario han sido un experimento “fallido”, esta reinvención de sí mismo es todo un acierto.

Tomorrow’s No Concern” segundo corte, nos mantiene “vivos”. Tras una entrada donde el bajo toma el protagonismo, las guitarras cabalgan incesantes y Dee nos vuelve a mostrar su lado más endiablado. “I Am The Hurricane” te lleva irremediablemente a épocas anteriores, pero eso sí, con un sonido muy actualizado, mucho más moderno y potente. “American Made” es quizás la apuesta más “comercial” del disco. Pegadizo tema que fue presentado como primer video-single del álbum, donde Dee nos muestra su faceta más americanizada. Orgullo patrio que lo llaman algunos.

Roll Over You”, tema muy heavy metal que nos recuerdan a su anterior banda. Quizás la parte de los coros es la que más nos hace recordar otras épocas. Este tema, con guitarras potentes desde el inicio va cayendo poco a poco hasta convertirse en un tema menos pesado, quizás preparándonos para la descarga de “I’m Ready”. Quizás uno de los peores temas del disco en el vocal, pero que se ve altamente compensado por el juego de las guitarras durante solo.

Running Mazes”, un tema de corte oscuro que vuelve a dar ritmo al álbum. Potencia y ritmos machacones para dar rienda suelta a la locura en un tema donde Dee lucha por escapar de la muerte. Muy de la onda “Mask”, siguiente corte, donde las guitarras se tornan duras y rocosas. “Become The Storm” nos devuelve a la vieja escuela. Los coros de corte suave acompañan a un tema que fue presentado como segundo video-single del álbum. Su ritmo te engancha irremediablemente a una letra que invita a luchar por seguir adelante. Como bien canta Dee, “La lluvia no es nada que temer cuando te conviertes en tormenta”. “The Hardest Way” quizás es el corte más difícil de digerir. Si bien la base no se escapa en demasía al resto de temas, el juego de voces con Howard Jones (Light The Torch), desluce el tema y no es muy acertado.

Dead Hearts (Love thy Enemy)” es sin duda alguna una de las joyas del disco. Al comienzo melódico con un dulce sabor ancestral, acompaña la voz de Alyssa White-Gluz (Arch Enemy), quien, fuera de su terreno habitual, nos regala una deliciosa melodía desde las entrañas de una mujer dolida. Con la entrada de Dee el tema se vuelve más pesado y duro. La interpretación a dúo se vuelve épica, llena de sentimiento. Una balada a medio tiempo llena de matices por saborear con una interpretación exquisita por ambos cantantes. Con “For The Love Of Metal” cerramos el disco como lo comenzamos. Potencia con declaración de intenciones. Otro tema directo, con una voz muy potente y riffs a la carrera que nos llena de energía. Dee dice que lo hace por amor al metal y no nos cabe la menor duda.

Y así transcurre un disco muy bueno, lleno de calidad y mala leche, en el que de la mano de Jamey Jasta (quien produjo el disco y convenció al propio Dee para llevarlo a cabo) y para el cual  contaron con la colaboración de Mark Morton (Lamb Of God) a la guitarra, Joel Grind (Toxic Holocaust) guitarra y coros, Nick Bellmore (Toxic Holocaust) a la batería y Charlie Bellmore (Kingdom Of Sorrow) al bajo, Dee Snider vuelve de una manera brillante para hacer lo que mejor sabe, puro Heavy Metal.

De lo mejor que haya salido al mercado en 2018 y sin duda alguna uno de los mejores discos de su amplia y extensa carrera.

DEE SNIDER pagina oficial.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.