Madness Live!

Opinión: ¿es la música metal un género eurocéntrico?

Inicio » Noticias de Rock y Metal » Opinión: ¿es la música metal un género eurocéntrico?

En diciembre de 2018 hablábamos de The Hu por primera vez en TNT Radio Rock y la verdad es que la evolución de esta banda desde entonces me dio mucho que pensar, ¿por qué? A lo largo de 2019 seguimos muy de cerca el camino que hacía poco habían iniciado los mongoles con tan solo un par de temas con sus respectivos vídeos (“Yuve Yuve Yu” y “Wolf Totem”), viendo cómo sus seguidores aumentaban y con ellos su popularidad. El lanzamiento de su álbum debut, “The Gereg” fue un verdadero éxito, con críticas excelentes a nivel internacional, pero la verdadera sorpresa fue su gira por Europa y Norteamérica, con casi todos sus conciertos agotados.

Y entonces pienso, ¿cómo una banda de procedencia tan lejana y de marcados aires folk mongoles ha podido arrasar de esta manera entre la audiencia occidental? ¿Está verdaderamente receptivo el público a nuevas bandas de lejano origen y músicas, por así decirlo, exóticas? ¿O se trata más bien de un plan de marketing que ha occidentalizado la música asiática para entrar en el mercado europeo?

Y por eso hoy quiero exponer y compartir mi opinión con vosotros sobre un tema bastante espinoso si partimos desde el punto de vista occidental, o quizás más concretamente eurocentrista, que ha dominado este planeta desde planteamientos religiosos y raciales hasta la imposición de la cultura occidental sobre otras que no se valoraron en su magnitud o simplemente se menospreciaron desde el punto de vista blanquicéntrico, considerándolas bárbaras o salvajes. ¿Marcó esta perspectiva el mundo de la música y, en concreto, el metal? ¿Sigue siendo así o estamos viviendo una apertura realmente importante hacia otras culturas?

En primer lugar, voy a aclarar desde donde partimos. Cuando hablo de eurocentrismo, podríamos considerarlo occidentalismo o dominio de la cultura occidental (Europa Occidental y Norteamérica) para ser más claros. Como europeos y herederos históricamente hablando de un vasto imperio, esa es nuestra visión del mundo, nuestro punto de partida natural y nuestro rasero para medir todo lo que nos rodea, incluida la música.

Uno de los argumentos a los que nos podemos agarrar para defender el europeísmo en el metal podría ser el origen, el lugar de nacimiento, como pasa con otros temas; pero bueno, tiene origen en Europa, ¿y? Es entendible que se asuma en otros lugares del planeta, se adapte, o se introduzcan elementos originales de cada lugar, se llama intercambio cultural y enriquecimiento artístico, nadie creo que tenga la exclusiva de hacer música metal.

Por otro lado, es cierto que diferentes zonas de Europa han desarrollado un género o subgénero dentro del metal en base a su cultura ancestral, su folclore, tradiciones o pasado histórico. Un ejemplo muy claro es el Viking Metal, cuyas raíces y localización geográficas están muy claras; es evidente que al público le supone una unión natural encontrar a una banda escandinava que toca Viking, es obvio, pero quizás algo demasiado sencillo. Eso no quita que determinada banda tenga afición por el mundo nórdico y desarrolle su expresión artística a través de ese mundo, señores y señoras, no solo los herederos de los vikingos o las regiones nórdicas pueden dedicarse a eso.

Hablando de Escandinavia, vayámonos al Black Metal. Algo en Noruega despertó u originó este género; está claro que sus características vienen explicadas por un entorno, un clima, una cierta base cultural precedente, porque todo eso inspira expresiones artísticas únicas, como únicos son los lugares donde se forjan y las personas que las llevan a cabo. Pero una vez nacido, el metal es libre, como cualquier obra de arte en la que el artista ha plasmado una visión pero una vez expuesta al público, sus interpretaciones son infinitas.

Entonces, mirando por aquí y por allá, me encuentro bandas muy interesantes en la estela de The Hu como Hanggai y Nine Treasures; el primero, un grupo procedente de Mongolia interior (China) que fusiona la música mongol ancestral con rock progresivo, incorporando además poemas y textos tradicionales cantados en mongol y mandarín; el segundo, de la misma procedencia, incorpora la música tradicional de Mongolia con un heavy más contundente. Entonces, todo este folk me lleva a Myrath, banda más conocida, de origen tunecino y que incorpora elementos musicales orientales al metal de base. En esta línea folk hay también bandas del Lejano Oriente como Japanese Folk Metal (Japón).

Y en este punto, evidentemente estamos llegando todos a la misma conclusión: la vía más fácil y clara de acceder al metal desde zonas no occidentales es a través de un gran agujero negro llamado Folk, porque ahí parece que cabe todo lo que parece exótico, lejano, distinto, nativo, tribal, tradicional, mongol, chino, tunecino, finlandés, The Hu, Ensiferum y miles de cosas más. Claro, es entendible, es lógico que una banda introduzca los elementos que le han acompañado en su recorrido vital, que le han rodeado y, en definitiva, han formado parte de su bagaje personal. Es más fácil o natural hacer Black Metal desde Noruega que desde el Norte de África, ¿o no?

Es normal que cada región desarrolle su propia expresión musical con elementos de su cultura, pero no quita que la vía para abrir el metal tenga que pasar por ahí, por el elemento exótico (exótico visto desde aquí, claro) sino trabajando directamente géneros puros o neutrales en cuanto a influencias folk, como hicieron en su momento bandas ya consagradas como Sepultura y Angra.

En esa línea hay bandas en América Latina, como Crisálida (Chile), que si bien en sus letras sí hay un elemento propio, en la composición musical no lo es tanto; Hiddenland (Ecuador); Hate Field (Egipto); Breed Of Burden (Marruecos); Kryptos (India); Natthammer (Perú); Noción (Puerto Rico)… que no han apostado por el camino del folk sino por sumergirse directamente en un género u otro del metal. Sí es cierto que parece una mayor asimilación o acogida más bien del metal en Asia y Norte de África, que en África subsahariana, donde las bandas registradas como grupo de metal son poco numerosas.

Como conclusión, me gustaría hacer hincapié en que nadie tiene la exclusividad de nada, al margen de orígenes o procedencias; la expresión artística es y debe ser libre, tampoco debe imponerse o menospreciarse, al fin y al cabo el intercambio cultural enriquece pero… ¿hemos abierto nuestro mundo a otras culturas o las hemos absorbido de manera sibilina, obligando a las bandas a adaptarse al mercado occidental?

2 comentarios

  1. El metal es una manifestación artística, y como tal, se enriquece con aportaciones de diferentes culturas, así que bienvenidas sean!
    Otra cosa es poder decir cuando esas aportaciones puedan seguir etiquetandose como metal, o se trata de un género con entidad propia.

    • Así es Good Warrior, me alegra que coincidamos en que todas estas manifestaciones enriquecen, lo demás es cuestión de opinión personal.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.