Madness Live!
Viva Belgrado

Entrevista a Cándido Gálvez (Viva Belgrado)

Inicio » Entrevistas a bandas de Música Rock y Metal » Entrevista a Cándido Gálvez (Viva Belgrado)

El pasado 30 de abril, los Viva Belgrado sacaron su tercer álbum de estudio ‘Bellavista‘. Hasta la fecha, está siendo un gran éxito de ventas y contando con el apoyo en estos momentos tan duros. Sacado a través de Aloud Music, casi cuatro años de aquél maravilloso ‘Ulises‘, ahora hemos tenido la oportunidad de charlar buen rato con el cantante y guitarrista de la banda, Cándido Gálvez.

Tracklist:

01. Una Soga
02. Bellavista
03. Cerecita Blues
04. Más Triste Que Shinji Ikari
05. Un Collar
06. Ikebukuro Sunshine
07. Vicios
08. Shibari Emocional
09. Amapolita Blues
10. Lindavista
11. ¿Qué Hay Detrás de la Ventana?

ENTREVISTA (Germán Ferrer y Alejandro Díaz)

Muchas gracias Cándido por tu tiempo y gracias por este disco que es una maravilla. Empezamos por el principio. 4 años desde ‘Ulises’ que parece un mundo, ¿cómo ha sido la vida de la banda durante todo este tiempo?

¡Han pasado muchas cosas! Al principio, con la salida de ‘Ulises’ giramos un montón. Fue una gira muy intensa, porque veníamos enganchados con la última etapa del ‘Flores, Carne’ y estuvimos girando muchísimo. También hicimos promo con ‘Ulises’ después. En 2018 tuvimos un paroncillo, que después de tanto tiempo girando y tantos planes grabando unos singles por en medio, necesitábamos parar un poco. Yo me fui a Japón unos meses, Ángel empezó su empresa y fue más bien en 2019 cuando lo retomamos, empezamos a hacer el disco nuevo y ya hasta aquí.

¿Y eso que te fuiste a Japón?

Me mola mucho Japón, la verdad. He ido unas cuantas veces y siempre he ido haciendo workaway. Siempre he ido a un hostal en Nakano, un barrio de Tokio, y básicamente hacía camas y cosas así a cambio de alojamiento con comida. Facilita las cosas porque Tokio y Japón general, es bastante caro. Como ya tengo bastantes amigos y contactos, gente del sello y de bandas, siempre lo disfruto mogollón e intentando irme otra vez.

Muchas bandas han pospuestos fechas de discos y obviamente, de giras. Vosotros teníais cerradas bastantes giras por Japón, España, Latinomaerica creo, Europa…, pero con vosotros tengo la sensación de que con ‘Bellavista’ habéis tenido mucho reconocimiento mediático. El álbum se está vendiendo bastante bien (al igual que la edición del ‘Flores, Carne’). ¿Cómo valoras este apoyo al disco de ‘Bellavista’ tras casi siete meses?

En un principio no tuvimos muy claro qué hacer, si posponerlo o no. Yo sí que tuve algunas dudas, más que posponerlo a largo plazo, de hacerlo un poco. Cuando empezamos a sacar los singles de este disco fue cuando la pandemia empezaba, nos confinaron y la verdad que no sabíamos si era el momento adecuado porque se me hacía raro ponerlo en el punto de mira cuando estábamos todos pensando en otras cosas más importantes en la cabeza. Se decidió sacarlo así entre todos junto con el sello, y a Aloud le parecía buena idea. Las ventas en general han salido bastante bien. Por ejemplo, los discos de Bad Bunny y J Balvin también salieron en el confinamiento con una decisión de manera muy consciente y fueron muy bien. De hecho, se está diciendo de ser los discos del año y con muchas escuchas. Nosotros, evidentemente, estamos fuera de ese circuito y tampoco lo hacemos con esas expectativas. De manera accidental sí que ha salido bastante bien. Hubo una avalancha de streams que no esperábamos y nos colamos en la lista de los más escuchados de España. En general bastante bien. Como era una situación de la que no teníamos referencia ni qué iba a pasar…

La edición del ‘Flores, Carne’ salió en vinilo y se agotó en minutos.

¡Fue bastante heavy eso! Es verdad que es un disco que siempre se agota rápido. Hemos ido haciendo ediciones más grandes como esta de 500 pero es verdad que tenemos que volver a hacerlas ya otra vez.

Sacando el tema del ‘Flores, Carne’, en un principio cuando ibais a hacer post-rock más screamo, desde ese momento, ¿quién te da la inspiración?

Con 16-17 años empecé con grupos como Berri Txarrak, Rise Against y grupos así. Me compraba mucho la RockZone y ahí ya fui descubriendo bastante grupo como Lisabö que son como de mis grupos favoritos, Nothing, Biffy Clyro… Estudié en Granada la carrera y conocí a un chico poniendo anuncios para hacer un grupo, y un chaval buscada con referencias a Standstill con cosas así. Él era Sergio, de un grupo que acabó llamándose La Parade, y me enseño a Daïtro. A raíz de aquí, ya fui descubriendo todo el rollo más true/do it yourself como Sed Non Satiata o Raein. Fue cuando le mandé a Pedro, cuando teníamos una banda más folk rollo Bon Iver, cuando era el momento que todo esto estaba de moda, le pasé Daïtro y le molaron mucho. Con todas esas cosas que manejábamos en ese momento con Toundra, Pelican, Sed Non Satiata…, empezamos a ver qué salía con intención de copiarles jajaja.

Te tengo que decir que cuando escuché por primera vez el álbum cuando salió, me venían a la mente la mezcla de bandas como Berri Txarrak y La Dispute aunque La Dispute está presente desde el “Flores, Carne”. Obviamente hay diferencias, pero ¿cómo definirías este nuevo paso de la banda a nivel melódico?

Una de las primeras canciones que hicimos precisamente fue “Bellavista” precisamente. Recuerdo que cuando estábamos maquetándola por 2018 creo, Pedro me dijo que era La Dispute, con Cala Vento y Daïtro. La verdad es que sí que tiene un poco de eso, se mantienen las raíces del post-hardcore y las raíz más progresiva, pero quizás con un rollo más accesible, un poquito melódico. Pero como dices, Berri Txarrak siempre ha sido una de mis bandas favoritas y al final siempre acaban saliendo. Nos lo han dicho bastante lo de Berri Txarrak con este disco.

Hay partes de guitarra que son muy clavadas a Berri y luego de La Dispute con la parte más intimista.

La Dispute son una de mis bandas favoritas y a nivel vocal he bebido muchísimo.

¿Cómo ha afectado la incorporación de Álvaro a la composición? ¿Estaba ya parte del material hecho de nuevo disco? ¿Ha aportado muchas ideas? ¿Cómo ha sido el proceso de adaptación?

Cuando llegó Álvaro creo que sólo teníamos un tema que era “Ikebukuro Sunshine” y lo demás lo fuimos haciendo con él. Es verdad que nosotros trabajamos mucho en casa. Solemos hacer una maqueta más o menos cerrada en casa y en el local se trabaja y cada uno cambia su parte. El proceso ha sido el mismo tanto con Álvaro Moreno como con Álvaro Mérida.

Hemos ido viendo a lo largo de estos tres discos que las letras han pasado de ser tan metafóricas a ser mucho más directas y sinceras. Sobre todo, en ’Bellavista’ supongo que por comodidad y porque empatizan más con los oyentes y eso siempre cala más. ¿Qué influencias has tenido a la hora de componer las letras? ¿C. Tangana es una de ellas no?

Sí, del ‘Love’s’ le he quitado varias frases, jajaja. No sabría decir una influencia en concreto. A mí me molan mucho los letristas que son autobiográficos y en ese sentido La Dispute como habla abiertamente sobre movidas relacionadas con la música, la banda, la gira… Jesse Lacey de Brand New también gusta bastante. Es muy de exponerse y airear las penas por así decirlo. Al final, en este rollo, el rap es muy así. Poner en el centro la figura del rapero y contar tus cosas, muy autobiográfico. Me apetecía hacer eso porque, por un lado, era algo diferente y también para que me entendieran. No sé si es hartazgo, pero quería que el mensaje fuera más claro y menos interpretable.

Las partes directamente que coges de C Tangana y tener tan presente un disco que te ha influido tanto, al final como que te sale solo o ya lo sabías que estabas cogiendo frases.

Si, totalmente. Al final, en el mundo académico se le llama intertextualidad. A mí, algo que me gusta mucho cuando hay referencias entre la discografía la banda y entre canciones, lo enriquece un montón para el que sea capaz de pillar todas las referencias. Me parece que es como crear una capa del significado y le da valor a la canción.

Hace un par de meses salieron muchas letras de Bunbury que eran cogidas de un lado y de otro. Le echaron la culpa de no incluir las referencias en los créditos.

No creo que sea sólo Bunbury. Eso lo hacen muchos letristas. El problema es cuando lo intentas pasar por material tuyo. Evidentemente, es algo que se hace mucho y se seguirá haciendo.

Viendo lo de C Tangana, ¿qué opinas del trap? Para mí, no hay punto medio. O es muy bueno o es muy malo.

Creo que es como todo cuando se pone de moda. Creo que hay gente haciendo cosas muy interesantes, y luego hay mucha morralla. Tampoco me corresponde a mí sentar cátedra sobre lo que mola o no. Yo disfruto un montón. También es verdad que el rollo del trap ha llegado a su límite y se empieza a fusionar.

Personalmente, he sido siempre del ‘Flores, Carne’ y aunque ‘Ulises’ también engancha, pero no ha sido con ‘Bellavista’, después de haberlo escuchado muchísimas veces, cuando creo que es el disco más difícil, complejo y duro (aunque suene menos agresivo), más duro en letras y melodía. Aquí sí podéis decir eso dicen muchos grupos de “en este disco encontráis muchas influencias”.

Si, opino lo mismo. Al final el ‘Flores, Carne’ fue la consecución de nuestras maquetas ni llevábamos tanto tiempo tocando para tener las cosas más claras. Aquí se nota mucho más la experiencia y el intentar superarte a ti mismo. Creo que con el tiempo he mejorado y estoy más satisfecho con mis letras. Supongo que también tiene que ver porque nos hemos dado más tiempo para hacerlo. Antes era más ir a la fecha de grabar con lo que teníamos, y ahora tuvimos una intentona de grabar y lo cancelamos. Nos dimos un año más. Hemos mostrado muchas más influencias y eso se nota mucho. La paleta de colores es más amplia y hace más interesante el conjunto.

Si es que habéis metido una guitarra acústica, la parte flamenca, la parte más Kate Tempest… Pero entrando en las canciones, en “Cerecita Blues” dices que “pienso dejarlo a menudo pero nunca lo haré”. ¿Cómo de dura es la vida en una banda en un mundo underground que se patea el mundo, noches duras, viajes jodidos y esa parte sucia no sale a la luz?

Totalmente. Es un poco el monólogo interno que tienes siempre sobre si lo dejas o no, que si esto no da dinero… Al final, un grupo de cuatro personas, aunque seamos amigos y nos llevemos muy bien, cada uno tiene sus movidas y neurosis, ponernos de acuerdo, el timing… Es muchísimo trabajo y siempre llega el punto en el que te preguntas si todo ese esfuerzo merece la pena. Al final sí la merece. Me flipa esto. Si no tocara con Viva Belgrado, lo haría con otra banda. Me encanta grabar, componer, salir de gira… Es lo que hago.

Nosotros llevamos toda la vida apoyando la escena underground y sabemos eso que dices desde este lado esto. Ves que es mucho curro y mucho esfuerzo para conseguir poco y luego ves a otros medios que hablan de las bandas de siempre y tienen una repercusión inmensa en comparación.

Al final, los que hacemos esto, lo hacemos por la pasión y el placer.

Nos vamos a “Mas triste que Shinji Ikari”. Que le jodan a los que nos les guste, pero para mí es una maravilla. Además, te metes en serio con este tema como si de un rapero se tratase con ese ritmo que puede ser perfectamente a una base de Kate Tempest, el sonido del rapero mexicano Bocafloja por ejemplo.

Lo hicimos un poco por probar y dar la nota jajaja. Fue la última canción que hicimos, porque ya teníamos el disco hecho y el tracklist ordenado, y nos faltaba un tema que hiciera de bisagra como en el ‘Ulises’ pasaba con “Por la mañana, temprano” pero no queríamos repetir la misma fórmula. Pedro hizo algo así con el teclado y la letra fue como un juego a lo tonto. Se lo pasé a Pedro pensando que iba a decir que no, pero le moló jajaja. Trabajamos así. Le envío cosas no muy claras a Pedro y él ve si mola o no, y viceversa. Lo hicimos muy improvisado e inconsciente. Cuando llegó el momento de sacar single, lo vimos claro.

A tocar los cojones.

¡Claro! Era perfecta por si tuviéramos la posibilidad de meternos en alguna playlist o Spotify en ese tema. Nunca hemos sido de darle importancia a esas cosas, pero finalmente, te encuentras con las herramientas y decides usarlas. Con ‘Ulises’ no sacamos singles y casi se puso por sorpresa. Con éste hacemos lo contrario y si podemos sacar más singles pues mejor y todo planearlo. Todo dentro de unos límites sin llevarlo a otro tipo de márketing. El video fue bastante bien. A nivel audiovisual quedó bastante bonito. Sandra Ramiro, Pablo Alzaga y Loïc se lo curraron mucho y para nosotros era algo muy nuevo. Pensaba que la gente iba a hatear demasiado pero no, en los comentarios muchas gente a favor y una cosa que nos hizo ilusión fue la respuesta de otras bandas apoyándonos. Entiendo que la gente que nos sigue por el rollo más screamo le pueda chirriar porque es un gran cambio. Pero bueno, todos construimos una identidad como banda y giras tan raro, entiendo que chirríe pero nos la suda jajajaja.

¿Sueles leer lo que ponen en los comentarios y foros?

Lo hacía mucho y últimamente no tanto. No sé si al estar parado hay menos contenido, pero sí, en general me gusta ver qué ponen en los foros. De vez en cuando en Twitter también pero últimamente muy desconectado.

Pero tampoco ha sido un giro tan brusco. En ‘Ulises’ ya lo hicisteis con “Apaga la llum”. Habéis cambiado siempre un poco cambiando con el estilo. Me gusta que el músico tenga el talante hacer lo que le gusta.

Me alegro de que se entienda así. Nosotros tampoco vivimos de esto y no nos gusta quedarnos con las ganas de hacer otras cosas. Si nos equivocamos, pues en el siguiente disco haremos otra cosa.

Con “¿Qué hay detrás de la ventana?” tengo mi momento más nostálgico. Yo crecí escuchando a Los Planetas y todo el indie de los 90, el bueno, y este cierre del disco me suena a Los Planetas y Standstill en más de la mitad del tema. También a los franceses Alcest y la parte más shoegaeze. Es otra vuelta de tuerca al sonido de ‘Bellavista’ y quizás el futuro del sonido de la banda…

Nos lo han preguntado muchas veces tío. No sabemos por dónde iremos. Vamos haciendo y con las piezas que tenemos, armamos el puzle. Lo de Standstill sí, porque me encanta mucho como canta Enric Montefusco y lo de Los Planetas también era ese el rollo. Las referencias que más manejábamos era Nothing. En el tema de voz, la idea era aportar algo más al disco. Que no fuera todo hablar o gritar.

Por lo que me dejó caer el otro día Mau Barba de Aloud Music, habrá alguna minisorpresa de material de Viva Belgrado. La cosa está ya grabada… ¿cómo va?

Hicimos un par de temas con Karlos Osinaga, que es el guitarrista de Lisabö, que tiene su estudio en Bonberenea donde hemos tocado muchas veces y siempre que íbamos, siempre acabamos diciendo que cuando hacíamos algo juntos. Ahora, como hemos estado parado, hemos hecho algunos temas nuevos. Como llevamos con Santi 3 discos y un par de singles, pues nos apetecía ver como otro productor puede interpretar nuestras canciones. Se está mezclando y no sabemos cómo saldrá. Este año ya no saldrá jajaja.

No suelo hacer esto en las entrevistas porque los músicos internacionales sobre todo van a lo típico, pero siempre que me encuentro con gente como tú que me da que sois muy abiertos de mente en estilos y bandas, ¿nos podrías explicar brevemente bandas clave en tu madurez como músico?

Son las evidentes jajajaja.

¡No me digas Metallica que me voy!

Jajajaja. Con Viva Belgrado son las evidentes. Berri Txarrak, Lisabö, La Dispute, Touché Amoré, At the Drive-in, Fugazi que son para mí la mejor banda de la historia.

¿Qué te pareció lo último de Touché Amoré?

Pues no lo he escuchado mucho. Le he dado unas cuantas vueltas, me ha molado pero no me ha flipado. Lo que más me ha gustado ha sido la producción. Me gusta mucho los arreglos que han hecho, la producción de Ross Robinson. Es un buen disco pero le escucho varias cosas que ya les he escuchado antes. Sí que hay algunos temas que son algo diferentes, uno con un rollo más sureño en “A Broadcast”. Tengo pendiente quemarlo un poco más. No sé si os pasa, pero cuando me gusta mucho una banda y saca un disco nuevo, me cuesta pillarle el rollo y le doy un tiempo. Me ha pasado siempre con La Dispute. Con el primer disco me encantaron y cuando sacaron ‘Wildlife’ no lo entendí. Con el tiempo, lo fui pillando y es una obra maestra. Me pasó lo mismo con el ‘Rooms of the House’ que no me acabó de cuadrar y hasta hace poco, me parece su mejor disco. Con ‘Panorama’ igual. Me parecía una ida de olla, muy densa y experimental, y ahora en los últimos meses me gusta mucho.

– ¿Las intenciones para la gira del Bellavista era seguir el ritmo de ‘Ulises’ o se ibais a tomar la banda de una manera más profesional o tomarlo más como hobby?

En principio, este año lo habíamos planteado con un ritmo muy intenso sin parar e íbamos a estar poco tiempo en casa. Pero claro, se ha ido todo a la mierda y ya no sé cuándo podemos retomarlo ni cómo. He aprovechado y he vuelto a la universidad.

Sois conocidos en el panorama estatal por ser uno de los grupos de la escena que más viaja y sale fuera a tocar. Giras largas e intensas por multitud de países, ¿podrías contarnos como es la planificación y el proceso? ¿Qué es lo más importante para llevar de gira?

Hace tiempo que no salimos jajajaja. De hecho lo pensaba el otro día, y la última gira larga que hicimos fue en 2017. Hicimos una minigira por Alemania, 10 días por México, Colombia, Costa Rica… Mira que tengo ganas porque es casi lo que más me gusta. Normalmente, como nos movemos en un circuito do it yourself, todo es entre colegas. Yo empecé porque Jose de Walking Still Honest tenía unos contactos y nos ayudó a montar algunos conciertos. Con esos contactos fuimos haciéndonos amigos y básicamente, montar la gira era, coger el Google Maps, hacer una ruta e ir preguntando a la gente. Era un curro que me molaba pero muy loco. No sé cuántos mails y mensajes de Facebook he enviado. Al final, el 80% no te responden, pero porque quizás no lo ven, no montan bolos o no saben quién eres. Lo hemos hecho tantas veces, que tenemos un circuito de colegas y centro sociales que mantenemos una buena relación y montar una gira europea es bastante sencillo. Sobre cosas que llevar…

Una toalla.

Con el tiempo hemos descubierto que cuantas menos cosas lleves, mejor. Al principio, que si una GameBoy, un par de libros… y no lo usas. Si no lo usas, lo acabas perdiendo o encima del salpicadero. ¡Toallas es lo más importante! Muchas veces te tienes que duchar en gasolineras y sin toallas, te tienes que coger ropa sucia que no es lo más guay. Navajas suizas es lo que sí nos ha salvado en bastantes cosas.

En el aspecto del merchandising, lo tenéis todo vendido, ¿vais a sacar algo nuevo?

Si. De hecho tenemos una remesa que estamos pendientes de ponerlo en la tienda. Queremos cambiar a BigCartel pero estamos pendientes de papeleo y cosas legales. Ahí estamos esperando un poco a eso, el merchan está hecho y espero que en un par de semanas esté.

Viendo el futuro más negro imposible, tenéis el AMFest la primera semana de Diciembre y luego a la semana siguiente el Madrid Brillante. ¿Qué crees que pasará?

No quiero estar negativo, pero viendo como está el panorama, lo del AMFest no lo sé. Lo de Madrid sí tiene pinta de que se va a mantener. La sensación que se da es esa, de que en Madrid va mejor la cosa pero si nos han cancelado ya unos cuantos. La situación es que está empeorando por días jajajaja.

Pues muchas gracias por el ‘Bellavista’ y gracias por el tiempo.

Muchas gracias a vosotros y yo encantado siempre de hablar de cosas de música y del grupo.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.