Madness Live!

Crónica: WACKEN 2015. Día 1 (30/07/15)

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: WACKEN 2015. Día 1 (30/07/15)

¿UN FIN DE SEMANA PASADO POR AGUA? ¡NO IMPORTA SI ESTÁS EN WACKEN!

Aunque llegamos al lugar el miércoles con la idea de ser testigos de los conciertos programados para la ocasión, entre los que se encontraban los de New Model Army, Uli Jon Roth y Europe, además de bandas participantes en la Metal Battle, las consecuencias climatológicas nos impidieron hacerlo. Nuestro avión llegaba con retraso, el autobús que nos tenía que recoger para llevarnos a las puertas del recinto no podía llegar debido al gran atasco, luego la lluvia, el barro…Nadie pensaba que pudiéramos tener una reedición de aquel Wacken 2012, que durante tres días tuvo nuestros pies surfeando entre los lodos a varios centímetros del suelo. De hecho la organización se procuró de lanzar avisos previos para que la gente no viniera con sus vehículos porque no se podía acceder al lugar, así que ante un día indeseado, sólo quedaba descansar y empezar a disfrutar de lo que nos ofrecía el lugar al día siguiente.

JUEVES 30 JULIO

Madrugamos para los primeros grupos en el W.E.T.stage, ya que seguro nos encontraríamos con propuestas interesantes en la Mettla Blattle, que posteriormente tendría a los siguientes nombres como ganadores: Vesperia de Canada , Wakkwayes de Israel, Blaakyum del Líbano, Metaprism del Reino Unido y Savage Machine de Dinamarca. Aun así no hay que perder de vista a DON GATTO, una banda de hardcore procedente de Hungría, que sonando como los grandes de la escuela neoyorquina entretuvieron a la gente a base de saltos y de pasearse entre el púbico, incluso pasando al ring central que estaba preparado para los shows de Wrestling.

Es de justicia hablar de la banda finlandesa SHIRAZ LANE, quienes con su hard rock de corte clásico se enfundaron a propios y extraños que fueron a ver qué tal se les daba el entorno de Wacken. Formados en Helsinki en el año 2011, mostraron ser herederos del sonido glam con un sonido de guitarras de doble filo protagonizadas por Jani Laine y Miki Kalske, ritmos enérgicos facturados por el batería Ana Willman y el bajista Joel Hiljanen y melodías altas cantadas por el vocalista Hannes Kett.

DREAM SPIRIT fueron una sorpresa dando ese toque totalmente oriental, con todo el folclore posible, mezclando raíces y metal. La banda de Pequín mostró su música con pasión acercándonos a la antigua cultura china. Voz sonora y clara del cantante principal con sonidos de guitarra tradicionales para el heavy metal gracias a sonoros riffs. Melodías inspiradas en el folclore chino y letras tan artísticas como poéticas. Para no perderles la vista, pues aunque sólo tengan ahora un solo disco en la calle, seguro en el futuro nos darán más motivos para seguirlos.

El pistoletazo oficial del jueves como es habitual tendría lugar bajo la fiesta inicial obligada para sentirse en familia con la apertura de la banda que tiene montada la organización bajo el nombre de SKYLINE, y que junto a otros viejos metaleros sobre el escenario fueron recordando viejos himnos imperecederos del festival. Buen comienzo con algunos de los clásicos que no nos pillarían de sorpresa por parte de los protagonistas y mucha animación, algo que siempre emociona a los noveles que desvirgan sus ilusiones en un evento como este, pero no nos engañemos, también a los más curtidos que año tras año asistimos.

Con la llegada del carismático y querido U.D.O. llegaba la originalidad de ver transformadas sus canciones metaleras, los temas compuestos en solitario y también los clásicos de Accept “Metal Heart” y “Princess Of The Dawn” hacia el final. Fue como tener delante cantando a un crooner sonando de forma sinfónica pues le acompañaba la banda del ejercito. Las dos primeras canciones corrieron a cargo de esta orquesta, todos ellos vestidos de militares, como si aquello fuera una base militar. Sonaron sublimes, pero en otra onda rara tal vez para quien buscara lo de siempre en “Animal House”, “Heart of Gold”, “Independence Day” o “Man and Machine”. Fue una apuesta ideal, distinta y para repetir. Nunca antes le habíamos visto en esta situación.

Enérgicos y vitales fueron los alemanes IN EXTREMO, otro de los espectáculos brillantes del día en las formas y en los tiempos. Su fusión de gaitas con rock es muy querido aquí., también por su excelente puesta en escena. En algunos momentos parece que tanta gente para hacer sus performance pueden hacerlos incontrolados, es parte de su magia. Estos viejos conocidos que descubriera en vivo ya hace bastantes años siguen embelesando con su música, pero es cierto que en ocasiones como ésta, brillan de manera distinta sobre el escenario, gracias a las sombras y a las luces que en precisos momentos sólo pueden darse con la caída de la tarde o ya entrada la noche, poniéndole un importante punto visual al momento.

ROB ZOMBIE vino a darlo todo en su primera visita a Wacken, aunque a veces había algunos parones notables entre temas el público lo entendió en todo momento. El cowboy del terror de serie B se contorsionó y bailo jugando con fuego lo necesario, porque simplemente ciñéndose a sus clásicos ya lo tiene todo hecho. La compañía instrumental soberbia, con solo de batería de Ginger Fish y primera línea de fuego también cedida para alguien tan importante como el guitarrista John 5. Recordaron también celebridades sonoras de James Brown, Ramones y Metallica, haciendo como no, algún tema de White Zombie, entre ellos hacia el cierre de show con “Thunder Kiss´ 65” que haría al público dar por aprobado el examen.

De estrenos venían también este año COMBICHRIST a Wacken, siguiendo la estela industrial de Rob Zombie, siendo ésta su primera edición, mostrándonos su inquietante muro sonoro que hacía saltar chispas. La formación noruega fue fundada  en 2003 por el cantante Andy LaPlegua quien destaca sobre el escenario, pero siempre bien respaldado por la ejecución de sus compañeros. Impecables esos contrastes instrumentales con la electrónica y sus vocales acciones que muestran claramente porque son una banda representativa dentro de la escena de la música electrónica metalera y alternativa a nivel mundial. El secreto de su  sonido está en los diferentes matices.

Para Savatage & Trans-Siberian Orchestra había que estar preparado, porque creo que nadie se esperaba un show tan monumental, algo único que iba a tener paralelamente en los dos escenarios contiguos funcionando durante dos horas y cuarto en el Black Stage y el True Metal Stage, Por primera vez juntos y tocando en esos dos escenarios a la vez. Empezó la proyección de un vídeo con las primeras notas de “Gutter Ballet” ofrecidas por las teclas del piano de Jon Oliva, he inmediatamente teníamos frente a nosotros junto a Jon Oliva, a All Pitrelli, Johnny Lee Middleton, Chris Caffery y Jeff Plate aparentemente emocionados y juntos trece años después. Sonaron “24 Hrs. Ago”, “Edge of Thorns”, con la aparición de Zak Stevens, y después en “Jesus Saves” Jon Oliva recogería el testigo vocal. Tras tocar “Hall of the Mountain King” le llegaba el turno a la Trans-Siberian Orchestra. Zak y Caffery aparecían de repente en el otro escenario junto a la TSO para darle continuidad a esta fiesta que parecía como una pantalla doble, de esas partidas que tienen algunos viejos videojuegos. La actuación de TSO consistió en una mezcla de temas propios mezcladas con otras versiones, teniendo un montón de coros de voces femeninas y masculinas, destacando la aparición de Jeff Scott Soto. Show impresionante, sobre todo cuando cogieron ritmo ambos al mismo tiempo con esos péndulos laterales a cada esquina del escenario. Dudo que vuelva a revivir algo tan impactante como esto en un futuro.

Texto/fotos: Raúl García y Oscar Torres

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.