Madness Live!

Crónica: U.D.O – (Sala Mon, Madrid – 20/01/19)

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: U.D.O – (Sala Mon, Madrid – 20/01/19)

U.D.O. comenzaba su gira mundial “Steelfactory” en Madrid el pasado 20 de enero, y hasta allí nos acercamos.

Bien sabe quién se dedica a esto de las aventuras y desventuras que tienen los desplazamientos a lo largo y ancho del territorio nacional. Pues si la intención era llegar para ver a los teloneros, Dead City Ruins y Red Partizan, la realidad se convirtió en una odisea para llegar a la capital del reino a tiempo. Pero la suerte es caprichosa y entramos por la puerta para ver a U.D.O., motivo principal del desplazamiento.

Varias eran las inquietudes que hacían de esta cita algo ineludible. La presentación de su último trabajo “Steelfactory” como piedra angular de la gira, dejando a un lado todo lo que tuviera que ver con Accept. La incorporación a finales de año del guitarrista Dee Dammers y del bajista Tilen Hudrap e incluso la propia salud de Udo Dirkschneider, maltrecho de su rodilla izquierda.

La rejuvenecida banda fue saliendo poco a poco al escenario con puntualidad alemana para comenzar el espectáculo con “Tongue Ripper”. Potente tema para comenzar un concierto de buena manera y donde Udo es quien de desplegar toda su potencia. Los problemas del cantante eran evidentes. Centrado en el escenario y sin movimiento, es de agradecer que no se marcara un Axel Rose y no le pusieran un trono en medio de las tablas.

El sonido durante todo el show fue brutal y la ejecución de los temas magistral, como pudimos ver en “Make The move”, segundo tema de la noche y de “Steelfactory”, que vino a demostrar lo bueno y potente que es este álbum.

24/7”, “Mastercutor” y “A cry of a nation” los siguientes en sonar para lucimiento de la banda, y para el propio Udo, quien sigue manteniendo su chorro de voz intacto.

Con el potente “Metal Machine” los presentes se vinieron arriba. Este tema en directo coge mucha más fuerza de la que desprende en el disco, y te lleva irremediablemente a acompañar, puño en alto, cada uno de los estribillos.

A esta altura U.D.O. ya había convencido a los presentes y la maquina no paraba de golpear. “Independence Day” tema que abría el álbum “Solid” del 97, vino a recordarnos sus primeros pasos post Accept. Un tema muy coreado por el público a ritmo de bombo.

Con “In the Heat of the Night” volvimos a “Steelfactor”. Este pausado tema, que consigue moverte sin perder la posición, es un regalo para los sentidos. Tanto los riffs como el solo fueron un escándalo por su magistral interpretación.

Vendetta” quizás el tema más Aceppt de todos, y “Rising High” devolvieron el calor a la sala, antes de dejar a Dee Dammers solo en escenario para regalarnos un solo muy trabajado, lleno de armonía y destreza.

In The Darkness” devolvió a la banda al escenario para hacernos volar a los 80, y de seguido, casi sin darnos cuenta, hacernos posar con la dulce y suave balada “I give as good as i get”.

Hungry and Angry” y “Heart of Gold” nos preparaban para el final de la noche que comenzó con “One Heart One Soul”, para el que escribe uno de los mejores temas de su último trabajo. Potente, directo y con un derroche musical brillante. Este tema en directo es una obra maestra llena de matices que habla por sí solo de la capacidad compositiva de la banda.

U.D.O. se retira para volver a los pocos minutos con los bises que culminarían la noche. “Holy” y “Animal House” desatan la tormenta en una sala totalmente entregada. “Man and Machine”, se convirtió en danza guerrera con los redobles de la batería y el riff principal tan marcado durante todo el tema.

They Want war” se convirtió en el himno definitivo, en el que la multitud respondió coreando cuernos en alto toda la canción. Un gran tema para un final a la altura de lo vivido en Madrid esa noche.

U.D.O. arraso una noche más en Madrid. Aunque la sala no estaba llena, los que hasta allí se acercaron pudieron disfrutar de una banda rejuvenecida, donde Dee Dammers y Tilen Hudrap demostraron el porqué de su incorporación. Sven Dirkschneider batería e hijo de Udo, deja claro una vez más que si está en la banda no es por ser hijo de quien es. Su fuerza y destreza con las baquetas nos muestra a un batería de gran calidad.  Andrey Smirnov y su maestría sobre las seis cuerdas comparten con Udo la mayoría de las miradas de la noche. Y que vamos a decir de Udo, inmenso en lo suyo. Quizás no sea el mejor vocalista del mundo, pero crea un aura sobre el escenario que solo los grandes consiguen.

Sin duda, esta gira que dio comienzo en España de la mano de Madness Live, será de las que se recuerden con cariño. Si para algunos que la banda no tocara ningún himno de Accept fue un error, para mí el acierto radica en que si no quieres que nada distraiga la puesta en escena de un álbum tan bueno como “Steelfactory” debes prescindir de ello. Vivir del pasado le puede valer a algunos, pero U.D.O. da un paso al frente y nos muestra que aún le queda mucho por dar.

Temas

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.