Madness Live!

Crónica TRANSATLANTIC sala la riviera.

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica TRANSATLANTIC sala la riviera.

Ya había ganas de tener de nuevo entre nosotros a este super-grupo. Transatlantic, capitaneados por Mike Portnoy (batería),Neal Morse (teclados, voz, guitarra), Pete Trewavas (bajo, voz) y Roine Stolt (guitarra, voz) volvían por España después de casi cuatro años desde su última gira, cuando presentaban “The Whirldwind”, uno de sus trabajos más exitosos. 

La hora prevista para la apertura de las puertas era a las 7 de la tarde, por un lado podemos pensar que es bastante pronto, teniendo en cuenta que Transatlantic iba sin telonero y la hora de comienzo era para las 8. Pero cuando te dicen que la duración prevista es de 2 horas y 40 minutos, ya no extraña tanto.
La cita era en La Riviera, posiblemente el mejor lugar para poder escuchar a una banda de este calibre sin llegar a las grandes capacidades como el Palacio de Deportes.

Una vez dentro de la sala, se podía apreciar que los laterales de la parte de arriba de la sala estaba cerrada con lonas dejando solo la pista y la zona frontal del piso superior, (tapado en parte por las dichosas palmeras).
Obedeciendo a los minutos de retraso en la entrada, esos mismos minutos fueron aproximadamente los que sobrepasaron de la hora de comienzo. Sobre las 20:15 se apagan las luces y comienza a sonar una intro, en la pantalla que domina la parte trasera del escenario aparece la bandera de España con un mensaje de bienvenida.
Después de varios minutos de intro (“Overture”), aparcen de forma sobria en el escenario, Morse se coloca detrás de dos teclados en L en la parte izquierda del escenario, sensiblemente en una posición más elevaba del resto. A continuación, Stolt de la mano de una PRS reluciente seguido de Trewavas, formando la parte central del escenario y en la parte derecha, con la batería mirando hacia sus compañeros, el único e inigualable, Mike Portnoy. Para la gira también les acompaña Ted Leonard (Spoks Beard/Enchant) que se situa en un segundo plano, en el centro del escenario en la parte trasera. Se encargará de teclado, guitarra y voces.
Pequeño retraso en la entrada, nada reseñable, solo unos 10/15 minutos pasabas de la hora anunciada. Quien sabe si este hecho tuvo su parte buena. Mientras se aguardaba a entrar, Ronie Stolt y Pete Trewavas salieron al autobús de la banda que estaba aparcado justo en la puerta de entrada, lo que provocó un cierto revuelo entre la gente más cercana que rápidamente los reconoció y sacaron móviles para inmortalizar el momento. Los músicos al darse cuenta no dudaron en saludar e incluso Stolt sacó su propio móvil para fotografiar a su vez a los fans que les vitoreaban. La cosa prometía.

Presentaron su último single “Shine” en donde como sucede en otras de sus canciones, participan los cuatro miembros de las partes vocales. Tema de “tan solo” siete minutos de duración en donde Morse alterna teclados con guitarra acústica. Es una canción más sencilla a la hora de la composición rítmica, pero con un gran Stolt en los solos y en donde la gente no para de corear los estribillos.
Ya en el mismo día de concierto podíamos ver una foto de Portnoy con el pié izquierdo metido en un cubo de hielo. Pues bien, parece que no está recuperado del todo. Luce un vendaje hasta el tobillo y se encarga de los diferentes pedales con el pié descalzo. Apenas apoya el pié cuando se levanta pidiendo la colaboración de la gente, e incluso se le aprecia cierta cojera.
Aparte del pié, pude observar como durante un tema le estuvieron echando una especie de líquido en la mano izquierda, como si tuviera también algún tipo de lesión. Desde luego que nada de esto sirvió para restar ni un ápice en el trabajo del virtuoso durante el show.
El torbellino progresivo comienza con “Into the Blue” (Kaleidoscope – 2014), 25 minutazos que abren su último trabajo sentando las bases del rock progresivo del siglo XXI. Con “My New World” vuelven a su primer disco (SMTPe – 2000), comienzo pausado, tranquilo que baja la intensidad todavía mas en la mitad de la canción donde predomina los teclados y la voz de Morse para volver con composiciones mas rebuscadas al final haciendo las delicias del personal.

Finalizan el repaso a “The Whirldwind” con “Is it Really Happening?” un corte en sus primeros minutos muy del estilo Pink Floyd. “Dancing with Eternal Glory” otro temazo con reminiscencias al Metropolis Pt. II de los propios Dream Theater. Pequeño descanso para la banda, excepto para Morse y Stolt para hacer un mini solo de guitarra entre los dos.
Apenas unos minutos después el resto de los miembros vuelve con “We All Need Some Light”, (SMPTe), en donde Portnoy, mechero en mano, pide colaboración para cantar junto a Morse e iluminar la pista. La melodía a ritmo de marcha triunfal “Black As the Sky” y “Kaleidoscope” ambas pertenecientes a su último disco.
La banda entonces despide, en propias paralabras de Portnoy “Volveremos en la siguiente gira… o en un par de minutos” y así hicieron.
Con esto concluía el primer bloque, que daría paso a la parte central del concierto en donde “TheWhirlwind” tendría mayor protagonismo. “Overture”, “Rose Colored Glasses” y “Evermore” son las primeras partes en ser ejecutadas. La presencia de la banda en el escenario es bastante herética, casi no se mueven, solo Stolt y Leonard se deplazan algún que otro paso más allá de donde está colocado su pié de micro, así que no exageramos si decimos que Portnoy, aun siendo el batería no para de moverse, levantarse, salirse del kit para pocar por fuera de los parches, etc. No creo que esto, lo del resto de la banda, sorprenda a nadie y tampoco creo que esperan que corrieran de un lado a otro del escenario. En esta ocasión asistimos a una clase magistral de música y más que lo que se ve, lo importante es lo que se escucha.

El aspecto de la sala no era de lleno, pero la parte central de la pista estaba bastante nutrida de gente e incluso en las escaleras habiendo sitio en la pista, quizás para poder disfrutar de mayor perspectiva.
Así la banda se reunió de nuevo para hacer “All of the Above” (Fullmoon Rising & October Wind) de nuevo de “STMPe” y para finalizar la noche con “Stranger in Your Soul” (Awakening the Stranger / Slide / Stranger in Your Soul) de “Bridge Across Forever” (2001)
Así finalizaron su gran actuación, cargada de cambios de ritmo, talento y parte de psicodelia. Como anécdota final, cuando los cinco fueron a saludar, alguien tiró una camiseta a Portnoy, este la cogió, miró y devolvió a las primeras filas de donde había salido…. Si tuviera que jugarme un euro diría de qué banda era esa camiseta…
Cumpliendo el horario que me indicaron al recoger el pase, reconozco que las casi 3 horas de concierto no se me hicieron para nada pesadas. Seguro que a las personas que al día siguiente disfrutan de ellos en su segundo y último concierto en nuestro país tendrán la misma sensación.
De momento solo nos toca esperar y seguir disfrutando de todo el material, que no es poco, de estos cuatro virtuosos hasta que quieran volver a visitarnos.
La gente se lo estaba pasando en grande, en general la respuesta más allá de los coros era el asentimiento rítmico de la cabeza durante los temas, en algunas excepciones veíamos a alguien tocar instrumentos de forma imaginaria, ya fuera, batería, guitarra ó teclados.

 

Texto y fotos: Nacho Criado.

https://www.flickr.com/photos/nachocriado/

 

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.