Madness Live!

Crónica: THE BREW + THE HYDDEN – Universum (Stuttgart) – 7/11/18

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: THE BREW + THE HYDDEN – Universum (Stuttgart) – 7/11/18

Hablar de los británicos The Brew es hablar de aquello que no defrauda. La actuación del trío es siempre apuesta fiable aunque hayan diez personas que doscientas. Jason, Tim y Kurtis siguen su camino de rock and roll pasando por pasajes de hard rock clásico con sus tintes más setenteros que beben de los grandes pilares de la música como Led Zeppelin.

La noche se presentaba con una oferta muy buena. Como un miércoles cualquiera, y acompañados con la banda suiza The Hydden, el centenar de personas estuvimos en cualquier momento con una alegría en la boca y con los ojos puestos en la magia que tiene Jason Barwick en la guitarra y Kurtis Smith a la batería. Dos genios en sus respectivos puestos.

Los suizos abrieron la velada con un proyecto cada vez venido a más. Un dúo a guitarra y batería haciendo un rock más parecido a The White Stripes en formación pero pasando por un filtro a veces indie, a veces más rockero. Personalmente desconocía la banda y de primeras me pareció interesante pero al momento te das cuenta que no hay novedoso y canciones que sobresalgan sobre la otra.  The Hydden se presentaba con el disco “Anthems For The Wild And Hungry“. Aunque ambos miembros siempre me mostraron muy partícipes a entretener al público y mantenerlo arriba en todo momento, en este final del tour que acompañan a The Brew me dio la sensación de no tener algo especial y no aprovechar el tiempo de telonero para abrir las mentes musicales de los presentes.

Tras 45 minutos entraron en escena los británicos. sin más dilatación, “Seven Days Too Long” abrieron a la vez que abre su último trabajo “Art of Persuasion“. De este nuevo trabajo pudimos escuchar casi todo el álbum y hay que decir que suenan muy bien encima del escenario. Son temas del directo y con unos estribillos coreables, cosa que no había mucho en el resto de discografía antes de su álbum “Control“. Los cortes de lo nuevo que pudimos disfrutar fueron además de la citada, “Boomerang Fool“, “One Line Crimes“, “Naked As I Stand“, “Pointless Pain“, “Shaking the Room“, “Gin Soaked Loving Queen” y “Pink Noise King” para acabar el setlist.

No pudieron faltar temas como “Johnny Moore” y “KAM” además del single eterno “Knife Edge“. La banda, aunque hagan las mismas interpretaciones un año tras otro, siguen dando pinceladas de puro rock and roll que no cansa. Para los puristas de la variedad, puede ser que siempre les parezca un bucle sobre las tablas pero creo que no pedimos más a un grupo que poco a poco van dando pasos hacia adelante hasta que alguna vez consigan dejar su huella en las grandes salas de Europa.

Tras una hora y media, The Brew dejaron solos de batería infinitos, detalles a guitarra de Jason como si fuera un violín, por la espalda, cabeza, sacando las Gibson y la Fender para el momento más blues y Tim poniendo una entrega acorde. El público salió contento con la actuación de la banda y así lo hicieron ver en las ventas del merchandising del grupo. Enésima vez que un servidor puede ver a The Brew y enésima vez que me siento orgulloso de haber seguido la trayectoria desde hace ya muchos años. Ver crecer poco a poco a la banda es motivo de orgullo hasta que, esperemos muy pronto, podamos verla en festivales más mediáticos y que puedan atrapar a todos esos seguidores que aún no saben quienes son. Son tres y tienen una calidad enorme.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.