Madness Live!

Crónica: SWR BARROSELAS METALFEST 2018, Portugal. Día 2 (28/04/18)

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: SWR BARROSELAS METALFEST 2018, Portugal. Día 2 (28/04/18)

DÍA 2, SÁBADO 28 ABRIL

CARNAL DECAY serían los primeros del día tras la cancelación de Amputate. Cera de la buena con mucho vacile por parte de su cantante quien asemejaba ser un portero de discoteca a punto de estallarle la ropa, con una gorra de beisbol calzada en la cabeza que terminó dándole la vuelta a la visera hacia atrás de la misma manera que me pusieron del revés con su música. Interpretaba tan bien su material gore grindcore, que podía ir disfrazado de lo que quisiera. La gente desde el primer momento ya se encontraba deseosa de subirse a pasear por el pequeño de los escenarios no perdió el tiempo. El cuarteto tiene en la guitarra a Isabelle Iten, quien concentrada y sonriente llevaba la velocidad que pedía cada tema contrastando con el mastodonte que tenía al lado tocando el bajo, Nasar Skripitskij. Un buen arranque de jornada con temas sencillos, directos y contundentes para ir aumentando el ralentí del cuerpo.

A continuación los tres portugueses encapuchados de NECROBODE nos cubrían con una tormenta de decibelios llegada desde el mismísimo abismo. La verdad que desconozco sobre sus integrantes, aunque supongo que estarán metidos en otros proyectos varios. Cuando vienes a este festival descubres bandas locales, como cuando lo haces en cualquier otro lugar que saben exponer novedades de la tierra. Según pude indagar, tienen una demo de reciente facturación titulada “Metal Negro Da Morte”. Era como tener ahí delante a una especie de Inmortal acelerados a lo Bathory con sus guantes de clavos en las manos y sus cadenas colgando de la ropa, además de otros abalorios. El final del show se me hizo un poco soso con una outro que hizo que se me viniera a la cabeza ciertos momentos de bajón pasados con Mortiis durante la noche anterior.

Los madrileños LOOKING FOR AN ANSWER a pesar de su veteranía y de que tienen el perfil perfecto para este festival, era la primera vez que aterrizaban por aquí, dando un concierto ideal para aquellos que los echaran en falta por la tralla que pegan en directo. Entre el público algún atrevido espectador compartió su petaca con el guitarrista, yo si hubiera llevado encima una también hubiera brindado con ellos. Sus temas, rápidos y descarnados, los hicieron estallar en bloques, empezando por “Deflagración”, continuando con “La Carne Del Leviatán” y “Ecoterror”, y así continuaría la mutilación, hasta aproximadamente una quincena de cortes. Su cantante se tensa tanto al cantar que pareciera la cuerda de un arco a punto de lanzar la flecha. Y haciendo un símil de esta frase, lo suyo no fueron flechas, sino dardos envenenados, la mayoría de ellos incluidos en su último disco “Dios Carne”.

FLAGELADÖR fueron una de las aportaciones brasileñas a la edición de este año y concretamente actuando el sábado. También al día siguiente estarían los compatriotas Andralls, Jackdevil y Helllight.  Algo que es muy propio de este festival es permitir que la gente se suba al escenario para tirarse, aunque a veces sea solamente para pasearse. Hay veces que el público va un poco más allá, y se engancha al cantante, y otras se niegan a bajarse y es cuando tiene que salir alguien de la organización a pedirle por favor que se baje. La paciencia que tiene que tener el personal de escenario en este aspecto es infinita. Hay veces que nada pueden hacer, como en este caso, que algún torpe saltó al escenario y desenganchó el bajo. Mientras tanto, la potencia de este grupo iba alternando, recordando sonidos próximos a Motörhead y Slayer.

INTERMENT, desde Suecia nos dieron muestras de su death metal old school que llevan realizando desde 1990. No es que haya sido una de las bandas más proclives de la época, pero es en lugares como éste, donde te das cuenta, que en los noventa ocurrían muchas cosas paralelas al resto de lo que nos llegaba de manera más notoria, con bandas que hoy tienen un nombre más clásico para nuestras vidas y dentro de nuestra colección discográfica. A pesar de todo ese tiempo, sólo tienen dos discos publicados, “Into The Crypts Of Blasphemy” De 2010 y “Scent Of The Buried” de 2016. Lo demás son demos y splits. Hay que tenerles en cuenta sus momentos de parón nada productivos. Aquí organizaron bien su trayectoria y nos dieron un buen repaso.

Otra sugerente aportación portuguesa por parte de GAEREA al mundo oscuro del black metal. Su espectáculo era de observación, de interpretar pesadillas teatradas, mientras sus miembros, todos encapuchados, ocultos de negro y con los brazos pintados a carboncillo para asemejar algo así como unos ninjas que se convirtieran en sombras con el contraste de las luces. El conjunto  sonoridad-visionado les quedaba muy bien. En el centro un árbol con ramas que hacia las veces de pie de micrófono sosteniéndolo por el centro, dejaba claro que con pocos recursos escénicos se puede llamar la atención. Ordenados en sus movimientos, coincidentes cuando daban todos la espalda al escenario, insuflaron un poco de aire de distinción a todo lo que estaba ocurriendo. Llevan dos años en activo bajo este nombre, y tienen publicados un ep, así como un disco este año bajo el nombre de “Unsettling Whispers”.

Más sonidos portugueses, en este caso centrado en el doom con PROCESS OF GUILT. Viejos conocidos del festival, donde ya han participado en varias ediciones, consiguieron que en la espesura del ambiente se mantuviera la tensión que producían con sus tonalidades, consiguiendo mantener al público paralizado como si les hubiera atrapado la picadura de una araña venenosa. Su último trabajo se titula “Black Eart”, Llevan quince años funcionando y tienen cuatro discos publicados. Antes no tuve ocasión de conocerlos en directo, así que a partir de ahora les seguiré la pista porque me motivaron bastante.

NIFELHEIM desde Suecia, y con mucho bagaje pasado entre sus miembros, fue otra de las bandas espectáculo que mezclaron con soltura clásica sus composiciones basadas en el mundo satánico y sonoridad oscilante entre el black y death metal. Iban cubiertos de largos clavos y espinas por todo el cuerpo, como si fuera el caparazón de un puercoespín. Su veteranía la pusieron de manifiesto, resumiendo parte de su carrera discográfica en algo menos de una hora. Se me hizo corto este show a pesar de la crudeza de su directo, quizás fue por eso.

Otros conocidos del festival que actuarían en aquella cita ya lejos de 2012, que supuso el XV aniversario para Barroselas, serían los MALIGNANT TUMOUR, de la República Checa. Era mi primera vez ante ellos, y nada más verlos caracterizado por sus vestimentas, especialmente su cantante y guitarrista, así como el bajista, ya me causaron simpatía, era como si se reflejaran en Koma y Eagles Of Death Metal ¿suena raro verdad? ¡Pues verlos en vivo y me entenderéis! Musicalmente chocaban con cosas como Motörhead y Bombus. Fundiendo otros estilos. El bajista era mister simpatía, y un prodigio de los saltos de altura. Parecía que estaba grabando un anuncio de algo. Cuando vio que la gente no dejaba de subir, pilló a una chica invasora y le colgó el bajo para que lo tocara. ¡Ella ni puta idea, claro! Pero quedó simpático. A otro par de chavales  les cogió por los hombros dejando de tocar, y posando para que se hicieran los tres una selfie con el móvil. Un espectáculo a destacar sin duda.

El buen nombre de SUFFOCATION recalaba como nunca en un festival de la talla de Barroselas. Los neoyorquinos venían presentando su disco “…Of The Dark Light”, del que hicieron cortes como “Clarity Through Deprivation” y “Return To The Abyss”, pero se centraron en clásicos de otros tiempos abriendo con “Thrones Of Blood” y cerrando con “Infecting The Crypts”. Brutales, técnicos, efectivos, y dolorosos para los tímpanos, es la mejor definición que les puedo atribuir a estos máquinas en su primera visita al festival. Sería casualidad o no, pero las asistencias médicas estaban asomadas viéndoles pendientes desde la puerta incluso antes del comienzo, no sabemos si preparados por si alguno se rompía la cabeza lanzándose desde el escenario, ¿por qué no?, tal vez sólo hacían su trabajo y andaban curioseando a ver que se cocía con estos infalibles tipos. A esas horas ya hacía frío en el recinto, así que vino bien que su cantante se despidiera con un abrigado hacia el público, no cogiéramos frío. Creo que a esas alturas obrigados y abrigados estábamos todos por nuestro bien.

Los lisboetas FILII NIGRANTIUM INFERNALIUM charlaban sobre Satanás, Lucifer y todos sus parientes posibles, con evidentes himnos creados para invocar al maligno, y además lo hacían presentando sus discos “Fellatrix” y “Hóstia” en este concierto un mes antes de que salieran a la calle. A falta de incienso, mientras sonaba la introducción sus componentes se gestionaban otro tipo de humareda, la de un porrito. ¡Qué craks! Después los belgas EVIL INVADERS, estaban situados en la posición que merece una banda como ésta para cerrar al mismo tiempo que dar la oportunidad a los asistentes de relajar su asistencia. Lo cierto es, que son unos torbellinos iniciales que bien pudieran estar para abrir también el festival. Lo que pasa que luego tenían algunos momentos donde bajaban la intensidad, si bien es cierto que para coger de nuevo carrerilla. Su música engancha aunque es cierto que es típica, con dejes musicales tópicos que bien pueden hacerte recordar a Overkill, Airborne o Iron Maiden. En algún momento hasta se llegaron a encender mecheros entre el público. Y bueno, la anécdota la puso un espontáneo que se subió para hacer la gracia por el micrófono.

No está mal esto de tener que ir a otros países para descubrir bandas españolas como era el caso de los gallegos LÓSTREGOS con su black metal con inspiración escénica basada en candelabros, toques a lo Watain y reminiscencias punk, que me hizo recordar incluso a G.G. Allin cuando el micro de su cantante iba a parar hacia su cabeza. Después sería el turno de los asturianos TOTENGOTT, una banda que inicialmente se formó como grupo de tributo a Celtic Frost, pero que el paso del tiempo les ha llevado a tener sus propias composiciones, incluidas dentro del disco “Doppelgänger”, con un recorrido de estilos variado que sobre todo mantiene la línea oscura en sus composiciones. Una pequeña muestra de ello es lo que ofrecieron para cerrar esta jornada, que me dejaba una muy buena sensación, pues había superado a la anterior.

Texto y fotos: Raúl García         

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.