Crónica Sacramento 10/10/14 Sala Monasterio – Barcelona.

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica Sacramento 10/10/14 Sala Monasterio – Barcelona.
La ciudad de Barcelona, como punto habitual de paso de todas las giras tanto españolas como internacionales nos ofrece un gran número de conciertos al año, de estos hay muchos que pasan sin pena ni gloria, otros pueden considerarse buenos, algunos extraordinarios y unos pocos (se pueden contar con los dedos de una mano y sobran) sobresalen de tal manera del conjunto general que se convierten en hechos inolvidables. Este es el caso del show que nos ofreció Sacramento el pasado viernes. Es uno de esos conciertos que quedan grabados en la memoria de todos los asistentes de una forma tal que dentro de veinte años, cuando la banda se haya convertido en leyenda dentro del Metal nacional (y no tengo ninguna duda de que esto sucederá y a no mucho tardar) uno mirará atrás y exclamará con orgullo ¡Yo estuve allí! ¡Yo tuve el privilegio de asistir al primer concierto de Sacramento en Barcelona! Se agotan los calificativos para definir lo que nos ofrecieron Manuel Escudero y sus chicos, palabras como maravilloso, extraordinario, único, genial… se quedan cortas ante la espectacularidad de su actuación.
El bolo estaba programado para empezar a las 22:30 de la noche en la pequeña pero gran sala Monasterio del Port Olimpic de Barcelona, la gente, en principio escasa, iba llegando poco a poco al local hasta conseguir una muy buena entrada;  todos impacientes por ver que nos depararía esta banda novel pero extraordinaria. Con media hora de retraso sobre el horario previsto, a eso de las 23:00 horas saltó al escenario Sacramento entrando como un ciclón con su potente Kamikaze al que siguió, prácticamente sin pausas el homenaje a Ritchie Blackmoore Black Deep Rainbow, uno de los grandes temas del disco debut de la banda.
 Durante estos dos temas se aprovechó para ajustar el sonido pues hubo algunos problemas con el micro de Manuel Escudero, que motivaron su cambio por el que usaba Adrian Phoenix hasta el momento. A partir de ahí pudimos disfrutar de un sonido perfecto hasta el final del concierto que prosiguió con Jaula de Cristal y esa estupenda versión del tema de Juan Bau Estrella de David, que, a los que tenemos una cierta edad, en la que se auto incluyó Manuel, nos trae recuerdos de aquellos años 70 donde la canción ligera mandaba en este país y Juan Bau ejercía de sucesor del difunto Nino Bravo. Como no podía ser de otra forma, el público cantó el tema de principio a fin.
En este momento ya nadie tenía ninguna duda de que nos hallábamos ante un concierto inolvidable con una banda a la que se le quedaba pequeño el escenario dada su grandeza y con un frontman con tablas para actuar ante miles de personas. Siguió el tema Katmandu, tras el cual un precioso solo de teclados de Tete Navas, al más puro estilo John Lord, en el que nos demostró su enorme categoría como músico, nos enlazó directamente con Cielo Purpura, otro temazo de los contenidos en A sangre y fuego, del que salimos inmediatamente para que se quedaran solos en el escenario el bajista Pablo y el batería Sergio que nos ofrecieron un impresionante solo conjunto que derivó en una más que brillante ejecución de Pablo al bajo que lo confirma como el bajista con más futuro del país; sin interrupción se pasó del solo de bajo a la introducción de otra de las versiones de la noche, se trata de Los Creyentes, esa brutal  primera pieza del disco debut de Santelmo, hecha por y para la voz de Manuel Escudero y que sonó como un cañón de principio a fin. Siguieron, después de una emocionada dedicatoria por parte de Manuel a su amigo Fran, cuyo suicidio dio origen a la canción, con el tema Piensa en ti, la enorme balada incluida en el trabajo debut de Sacramento. Si hasta este momento lo que estábamos viendo era impresionante, llegó la hora de la sorpresa de la noche, la presentación de un tema del próximo disco de la banda, titulado Rencor, con un magnífico riff de Adrián , un tema extraordinario sin ninguna duda que hace presagiar un segundo disco aún mejor que el primero. Finalizado este tema, se produjo uno de los momentos más grandes de la noche en forma de duelo entre la voz de Manuel y la guitarra de Adrián que respondía fenomenalmente al cantante imitando su virtuosismo y nos condujeron hasta el último tema del concierto, la monumental A golpe de traición que produjo el delirio del respetable.
Con este tema llegamos al final de esta primera parte a la que seguirían los bises iniciados de forma magistral por este genio de la guitarra llamado Adrian Phoenix que apareció en el escenario sin más compañía que su guitarra para ofrecernos un solo que rayó a un nivel soberbio y que enlazó, ya con la compañía de toda la banda excepto Manuel con el tema The Execution (Your last Desire?) de su potente disco en solitario New World, que os recomiendo encarecidamente que corráis a comprar. Finalizada esta muestra de virtuosismo guitarrero reapareció el Frontman para ofrecernos los dos últimos temas de la noche: Junio del 44, ese tema estrella del primer disco de Santelmo que en la voz de Manuel sabe a gloria y A sangre y fuego, corte que da título al disco de Sacramento y que pone un brillante punto final a sus conciertos.
La banda dio aquí por finalizada su actuación pero el público quería más, no se podía permitir que se fueran del escenario sin hacer otro bis, y dada la insistencia de la concurrencia Manuel se ofreció a repetir uno de los temas que ya habían tocado, lo que motivó la pregunta de Adrián – ¿Manuel cual hacemos?- a lo que se respondió desde la sala y por unanimidad Black Deep Rainbow, tema que la banda interpretó nuevamente de forma magistral, añadiendo una nota de color con la presencia en el escenario del hijo de nueve años del promotor del concierto cantando a dúo con Manuel Escudero. Brillante broche final para una noche inolvidable para todos los que tuvimos la suerte de compartirla con ellos.

Déjanos tu comentario