Madness Live!

Crónica: LEYENDAS DEL ROCK 2019 – Miércoles

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: LEYENDAS DEL ROCK 2019 – Miércoles

Llegaba la XIV edición de uno de los festivales con más cariño del panorama español. Llegaba Leyendas del Rock.

Este año hay que recordar que vino después de la incertidumbre de no saber el pasado año dónde se celebraría y con muchas dudas sobre el futuro más cercano del evento, pero una vez se dijo que volvería a ser la localidad alicantina de Villena el lugar para la celebración del Leyendas, se le sumó la primera banda, los cabezas de cartel Airbourne.

Con una cifra aproximada de 15.000 visitantes en total y con una acogida menor que en otras ocasiones, la primera jornada de bienvenida se presentaba a modo de homenaje al rock patrio con las actuaciones de Obús, Medina Azahara, Los Barones, Jose Andrëa y Uróboros, Mojinos Escozios, Megara y la parte internacional la pusieron el grupo tributo Sabbath Judas Sabbath y Burning Witches.

Con un sol y unas temperaturas que rozaba el calor más extremo, se nos presentaba un día con la idea de tener siempre alguna bebida entre las manos porque las temperaturas alcanzadas en todo el transcurso del festival fueron de locos. Por si fuera poco, a las 16:00 apertura de puertas y con un gran número de gente para ser el primer grupo, empezaron a sonar Sabbath Judas Sabbath. El proyecto tributo que hacen la banda Helstar con James Rivera al frente es una de esas bandas que quizás ya tengan al primer público en la mano porque a todos nos gusta escuchar un “War Pigs” o el “Mob Rules” de Black Sabbath. “Rapid Fire” de Judas Priest estuvo a la altura y todo el repertorio denotó un respeto por lo que se quiere versionar. La gente cumplió y la banda pasó con nota el abrir un festival con todos los condicionante que conlleva.

 

Tocaba el turno a Megara. Los madrileños siempre con su look que les está funcionando para lo que una banda al menos debe de tener, que es identidad. Con su numeroso grupo de fans, el cuarteto trajo una producción para hacer del Leyendas, una actuación que atrajese a un público que les podría descubrir de primeras. La puesta en escena es vital para una banda que quiere abrirse paso en un panorama difícil de por sí, por tanto, misión cumplida. Ahora bien, la parte musical para un festival del calibre de Leyendas del Rock te pide que sea duro y directo al pie. Entre temas a veces lentos de por sí sumado a algunos parones entre canción y canción que enfriaba, los 40 minutos se pasaron y personalmente, creo que tenían que haber ido a degüello.

Unas de las sensaciones del rock y metal femenino se abrían paso en Villena. Llegaron las Burning Witches a quemar lo que se pusiera por su paso. Las suizas (y cantante holandesa) vinieron casi a modo de reinvención de la propia banda ya que un par de meses antes, cambiaron la cantante debido a la marcha de Seraina y ahora Laura Guldemond le ha dado un toque más punk al directo. Su heavy metal es de calidad y en directo se potencia. Escuchar ese “Metal Demons” es un placer, la primera muestra hecha single con Laura como es el “Wings of Stell” además de la versión a Dio con el “Holy Diver”, hicieron que la hora de concierto fuese poco. Dan ganas de ver cada día a las Witches porque son una apisonadora. Futuro del metal.

Llegamos a un punto que me atrevería a llamar clave en la historia del Leyendas del Rock. En cada edición siempre se echaba en falta al Mägo de Oz que destacó en su día y por H o por B, no fue posible. Por eso y por muchas más cosas que no vienen al caso ahora mismo, Jose Andrëa y Uróboros aterrizaban en el Leyendas. Las ganas por ver a integrantes de aquella banda como Kiskilla, Fernando, Peri y el mismo Jose fueron inmensas ya que en acabar el primer tema “Matar al Rey”, la ovación de cariño fue unánime hacia toda la historia del rock que nos ha escrito esa gente que estaba sobre las tablas. Pese a quien pese y joda a quien joda, siempre fueron nuestros cabrones. Quizás con los mismos problemas que todas las bandas tenían por falta de prueba de sonido (los festivales son a veces de locos), sí pudimos disfrutar de “Allá donde estés tú”, “Una fábula de mi yo”, “Bienvenidos al medievo” y el regalo de “El que quiera entender que entienda” con la que el Chino y José Rubio demuestran, como si hiciese falta a estas alturas, que son alta gama del país. La banda está a un gran nivel, el último disco es un puñetazo en la mesa y hay mucho futuro para los Uróboros.

Los Barones volaron con la expectación de saber qué nos íbamos a encontrar a los que aún no habíamos visto esta vuelta, o nuevo proyecto de Sherpa y Hermes junto a Marcelo y Sergio Rivas. Siempre es agradable escuchar los himnos del inicio del rock español pero cuando los has escuchado en directo muchas veces, se puede hacer repetitivo el asunto. Cierto es que este proyecto es más interesante que el de la propia banda Barón Rojo a estas alturas y que el lavado de cara a las canciones menos conocidas iba ser considerable, pues bien, en el festival escuchamos casi el mismo repertorio que se puede escuchar en concierto de los De Castro. “Concierto para ellos”, “Siempre estás allí”, “Hijos de Caín”, “Cuerdas de acero”, “Los rockeros van al infierno”… Se me quedó frío el hecho de caminar por el recinto del festival escuchando un grandes éxitos de Barón Rojo cuando quizás sea momento de renovar repertorios.

Caía la noche pero no así la temperatura y Medina Azahara se presentaba ante el mayor aforo del día probablemente. El Leyendas es el festival perfecto para los andaluces y para el perfil del asistente. Otro concierto de grandes éxitos y con medley por aquí y allá. Seguían los fallos de sonido y muchas veces la voz de Manuel se escuchaba muy baja y con una ecualización bastante deficiente. Los que estuvimos por allí tuvimos la ocasión de escuchar “Qué difícil es soñar”, la inicial “Paseando por la mezquita” y ya clásicos “Todo tiene su fin”, “Necesito respirar” o “En el lago” de los grandes Triana. Los Medina siempre son apuesta segura para un público que lleva años curtido en el cuero.

Pasamos de uno de los clásicos del rock español a la fiesta de los Mojinos Escozíos. Siempre es agradable ver bandas así entre tanto metal y heavy, solos de guitarra y letras de epopeyas gloriosas. El Sevilla y su séquito aparecieron, pero con mucho menos show que en años anteriores donde aquello parecía un club de la comedia con música full-time. Ya sabíamos lo que nos íbamos a encontrar y aunque no lo quieras, tu subconsciente se sabe de memoria los estribillos de “Las burbujitas”, “Mi jefe” o “¿Me has dicho borracho?”. Con alguna que otra coña por aquí y allá, el tiempo fue pasando y quizás, a más de alguna persona se le hizo largo y llenaron las colas de las barras.

Final de la primera jornada con Obús en el palco. Fortu, Paco, Fernando y Carlos tienen un bagaje que no merece la pena ni pararse a explicar y bien es cierto que la banda ya ha conseguido en su trayectoria lo que una banda a nivel nacional pretende. Ahora bien, si llevas mucho recorrido como público, después de una jornada pasada por el filtro de la asfixia, sudor, miles de botellas de agua y clásicos españoles, mi sensación después de 8 horas fue que al escuchar “¡arriba esas palmas!” por decimocuarta vez fue un bajón. Es cierto que cada banda tiene su estilo y su distintivo pero la fatiga podía por momentos. Ahora sí, a la banda no se le puede negar que están en un estado de forma musical potente. Paco a las seis cuerdas no flojea ni en 40 años. Desde la lejanía se agradeció oír “La raya”, “Dinero, dinero”, “Autopista” y tener la sensación que le debemos a Obús todas las rondas que quieran. De los grupos que mejor han sabido envejecer (o dejar de ser jóvenes).

Después de casi todo el día quitándonos el mono de la vuelta al Leyendas del Rock, fue un gran miércoles donde nos reencontramos con bandas históricas de España a la vez que tuvimos la primera toma de contacto tras un calvario de clima de agosto y buena dosis de metal. Actitud muy buena de público tanto en las actuaciones como en nuestro stand de firmas de TNT Radio Rock. En líneas generales, las bandas ofrecieron más nivel del esperado, sí destacar los continuos fallos de sonido en todos los inicios de concierto.

Texto: Alejandro Díaz

Fotos: Quim Brugada, Ester Rodríguez y Alejandro Díaz

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.