Madness Live!

Crónica: LEYENDAS DEL ROCK 2019 – Jueves

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: LEYENDAS DEL ROCK 2019 – Jueves

La segunda jornada, primera principal del festival, nos deparaba la exclusividad de Thin Lizzy junto a figuras como la vuelta de Cradle of Filth, Lacuna Coil o Flotsam and Jetsam entre otros. 10.000 personas asistieron a este día y siguiendo con la tónica, que entre esas 10.000 personas se colara sin pagar entrada un sol abrasador pues es una jodienda. Como cantaría aquél, litros de agua corrieron por mis venas…

La jornada empezó unos renovados Lords of Black y The Lazys. Los primeros supieron adaptarse a los cambios en la banda, pero cuando tienes calidad en tus integrantes, las variaciones no suponen nada. The Lazys por su parte no pagaron el pato de estrenar el Mark Reale ya que bastante gente se sumó a la fiesta de los australianos. Son pura pasión en las tablas y un torbellino que casi se marcaron un concierto entero basado en su tercer y último trabajo “Tropical Hazard”. Bandaza.

Somas Cure tienen su público y es que poco a poco, los madrileños van creciendo y haciéndose un nombre importante en la escena metal hispana. Txema y Borja a la voz y seis cuerdas respectivamente, son pura adrenalina. “Llueve” o “Ceniza” retumbaron en el Reale y la gente a la par. En el otro costado, los otros australianos de la jornada empezaban a sonar. Rose Tattoo comandados por Angry Anderson iban a intentar abrir la cabeza de los asistentes para que supieran quienes son estos chicos que tocan rock and roll. Una banda que es historia de la música del género, tenía que haber tenido más reconocimiento por parte del público pero quizás, por desconocimiento o por simplemente desinterés por esta música, el notable concierto de la banda no se correspondió con la actitud del presente.

Desde Milán nos daban las buenas tardes Lacuna Coil. Con la escena típica de este tour, “Trip the Darkness” empezaba a soltar las gargantas de su clan de fans que, numeroso, siempre fiel a los italianos. La señorita Scabbia es una de las figuras importantes de los micrófonos y da igual lo que pase en sus conciertos, pero siempre tiene un impacto en cada una de sus actuaciones. Muchas veces he podido ver a esta banda y siempre salgo felice con Cristina y Andrea Ferro. Comentar que pudimos escuchar por primera vez en directo su primer single del nuevo trabajo “Black Anima” que lleva por nombre “Layers of Time”. Tremendo.

Cruachán fue una sorpresa. Los de Irlanda vinieron a sumar la gota folk del festival y en lo que pudimos ver de la actuación, tremenda sorpresa sonora, no tanto de actitud de la banda con el público. Faltó algo más de interacción con la audiencia, pero bueno, hay bandas y bandas. Pidiendo perdón por la ignorancia por mi parte hacia la banda, tengo que comentar que me hubiese gustado quedarme todo el concierto porque aunque no sea fan absoluto del folk, sí que me cautivó el rato que estuve en el Reale. Lástima tener que bajar a cubrir a Alestorm porque visto lo visto, salimos perdiendo. Y es que Alestorm es una banda que congrega gente a más no poder pero cuando lo has visto 28.000 veces, estás un poco harto del pato y de las chanclas de verano. No hay más novedades con el paso del tiempo y bueno, escuchar “Fucked with an Ankhor” o “Drink” siempre te alegra el repertorio, pero empiezan a ser más cansinos que una etapa llana del tour.

Helstar andaban en el Reale haciendo su segunda actuación del festival, esta vez con sus temas propios. Una banda muy difícil de ver y además en España, era una de esas pequeñas joyas a disfrutar y es que el Reale es el escenario perfecto si eres de la vieja escuela. “The King of Hell” empezó y ¡cómo sonaba aquello!. “The King is Dead” recordaba a las tardes hace años descubriendo bandas clásicas de heavy metal y descubrir el álbum “A Distant Thunder”. Cuánta nostalgia puede provocar una canción… La gente presente frente a los de Texas supieron que aquello mereció la pena. Nos vamos del Reale para ver cómo Cradle of Filth casi no dejaba luz por apagar para hacer que la oscuridad se vaciara en Villena. Un repaso por casi toda su discografía bastó para que los que somos fans de la banda sigamos pensando que unos buenos Cradle of Filth podrán resurgir otra vez y para que los que no eran fan de la banda, sigan sin serlo. No están a un nivel como antes pero siempre tendremos la esperanza que los Dani y compañía vuelvan por sus fueros. Quizás el Leyendas no sea el mejor escenario para ellos. La infancia se apoderó sin embargo cuando escuchas “Her ghost in the Fog” o el “From the candle to Enslave”.

En el Reale estaban Lépoka, una banda que se ganó con su actuación el año pasado en el camping el estar a la siguiente edición en un escenario tan familiar como lo fue. Casi lleno estuvo aquello para que los de Castellón hicieran unas de las actuaciones del festival. Pude disfrutar cuando escuchas a la gente hablar de ello además del éxito en el stand de firmas. Lépoka es una banda que va creciendo a paso agigantados y a base de humildad, calidad y conciertos hechos fiesta mezclado con temas con la otra cara de la moda.

Unearth son puro amor. En Reale presentaba otro casi lleno con la gente venida desde Estados Unidos. Acudieron en pleno tour de su “Extinction(s)”, disco más que notable y claro, abundaron temas de este último como “Incinerate” o “Dust”. También pudimos saborear primeros temas que auparon a los de Boston al mapa musical; canciones como “Endless” y “This lying world”. Sonido impecable, público más que entregado y sonrisas por todos lados. Si algún día consiguieran ganar algo más ser mediáticos, serían la ostia en vinagre. Los americanos tienen una calidad en estudio y en directo por encima de su reconocimiento.

Thin lizzy hacía el 50 aniversario y como fecha exclusiva en España, los que estuvimos en Villena pudimos disfrutar de un elenco sobresaliente. La gente podrá pensar lo que quiera pero tener delante de ti a Scott Gorham, Ricky Warckick (Black Star Riders), Darren Warthon (Dare), Damon Johnson (Black Star Riders), Troy Sanders (Mastodon) y a Scott Travis (Judas Priest) es demasiada belleza musical. El problema es si la gente conoce o no a Thin Lizzy y su influencia en la música moderna. Escuchar en directo “Jailbreak” o el “S&M” es algo que no tiene precio. Además, como músicos top, aquello sonó a las mil maravillas salvo algún que otro problema con la guitarra pero vamos, que con un “Killer on the loose” todo se arregla. Y para los que desconocían a la banda, te tocan para acabar la dupla “The boys are back in Town” y el “Whiskey in the Jar” y todos contentos. ¡Larga vida a los Lizzy!

Otros americanos que andaban por la localidad alicantina dejando buen rastro a metal del añejo. Flotsam and Jetsam se presentaron en un Reale encantador como casi siempre esta edición y no defraudaron. Motivos no lo habían. Otra banda que no tendrá el reconocimiento que se merece pero siempre estaremos ahí para apoyarles bajo del escenario. “Prisioner of Time” de su reciente trabajo “The End of Chaos” para abrir boca y un popurrí de temas de cada etapa de su trayectoria donde no faltaron “Hammerhead” o “Desecrator” de su primer largo. Hubo muchos temas de sus primeros discos y eso hizo que aquello cogiera un tapiz perfecto. Gran dosis de metal a la hora del orujo de hierbas.

Por problemas de salud, Isra no podía estar en Villena y en su lugar, Jorge Berceo se encargó de cantar y creando diversidad de opiniones. Nunca llueve a gusto de todos como se diría. Lo cierto es que Avalanch vino para ofrecernos “El secreto” y aunque ellos ya no esconden nada, sí que se puede contar que están a un nivel bastante bueno musicalmente. Ya no serán los Avalanch que todos añoramos pero la banda está en una nueva fase y es indudable que los músicos en los que se sustentan hacen que musicalmente no fallen un directo. Los fans de la banda se irían contentos con “Lucero”, “Xana”, “Otra vida” y obviarán los fallos de sonido que como siempre, cada show tenía en esta edición.

Dark Moor cogieron la batuta después de Avalanch y con cierta gente ya tomando el camino de la tienda de campaña o decidir sentarse en la parte de atrás del recinto, los madrileños con Enrik García al frente recogieron el desafío y salieron victoriosos. Por primera vez en el día, el sonido en el principal sonaba mucho mejor de lo esperado y el nuevo rumbo de la banda deja buenas sensaciones en directo. Sin poder ver todo el concierto, sí que casi la mitad del mismo se me hizo muy corto y muy raro. Dark Moor me parece una banda que estaba un paso por delante en su día del resto de la escena power de España y ahora escuchar temas como aquél “Before the duel” pues me da rabia. No se ha sido justo con Dark Moor y ya era hora que demostraran lo que son en un festival como el Leyendas del Rock.

Débler es una banda joven que va poco a poco ganándose el respeto y admiración de una escena de un género como el sinfónico quizás abandonado en España y que se va recuperando con bandas como los de Madrid. No pudimos escuchar mucho de su próximo trabajo, este “Adictium”, tan solo el single “Polvo de estrellas” que sonó quizás poco fuerte por momentos, pero, aun así, supieron resolver bastante cacho de concierto de manera sobria. A una banda así no hay que exigirle ahora mismo que lo revienten por eso, poco a poco, Débler tendrá que ocupar el hueco que el sinfónico merece. Eso sí, tendrán que ganárselo.

Había ganas de volver a ver a Tierra Santa porque sabes dónde te metes y sabes cómo vas a salir. Quizás alguna variación no vendría mal en su repertorio pero bueno, cuando llevas tantas horas de pie y tratando de sobrevivir a la odisea del temporal caluroso que cayó, escuchar un grandes éxitos de Tierra Santa es tan refrescante que te alegra las noches de verano. “Sangre de reyes” en una madrugada de agosto es una maravilla. “Legendario”, “La canción del pirata” que a este paso tendrá que llamase La canción de tierra santa e “El bastión del diablo” … Juego de luces amigables para los fotógrafos y una maravilla de concierto. Como casi siempre.

En sustitución a la banda alemana Die Apokalyptischen Reiter, Nanowar Of Steel eran los encargados de actuar a altas horas de la madrugada. A pesar de esto, el público que estuvo presente en el escenario Mark Reale, impacientes por ver en acción a Nanowar Of Steel fue tremendo. Aquello estaba a reventar de gente con ganas de pasárselo bien, de bailar, y de gozar al ritmo de la rumba. Y es que siempre está bien dejar atrás la seriedad y que no te importe nada excepto divertirte en un directo totalmente diferente. El grupo conocido por su metal cómico o “freak metal” lo volvieron a hacer. Temas como “The Call Of Cthulhu”, “Barbie MILF Princess of the Twilight” o ”l Cacciatore Della Notte” fueron algunos de los que disfrutamos, pero la guinda del pastel estuvo junto a su invitado especial de la noche, Charly, cantante de Gigatrón y la canción del verano más extravagante, “Norweggian Reggaeton” que hicieron disfrutar a los allí presentes con uno de los conciertos más divertidos de todo el festival.

Una jornada del jueves muy buena en nivel de actuaciones. La decena de miles de personas ocupando los escenarios de tal manera que todas las actuaciones tuvieran su gente y con una diversidad de estilos y público en este día de jueves que te preguntas por qué el Leyendas sigue en pie, y es que la familia siempre es la familia…

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.