Crónica Download Madrid 2018: Sábado - TNT Radio Rock

Crónica Download Madrid 2018: Sábado

Inicio » Noticias de Rock y Metal » Crónica Download Madrid 2018: Sábado

Último día del Download Madrid. Esta segunda edición tuvo muchos mases y muchos menos, pero en general, pasarlo bien, se pasó bien, la mayoría de bandas estuvieron de 10, algunas de matrícula de honor y todo eso superando algunas de ellas, problemas de sonido, pero al fin y al cabo son cosas del directo que siempre pueden pasar. Esperemos que el año que viene, como ya han comunicado desde la organización, encuentre un sitio mejor para celebrar el evento en Madrid (si es que no se lo tuvieran que llevar a otro sitio…) debido a las crecientes quejas del mal olor por la cercanía con la planta depuradora. Además de mejorar la organización en general. Esta última jornada fue la más larga y ”petada” de todas, debido al horario del anterior día, así que si ya íbamos cansados, acabamos enterrados del todo al final del festival.

Comenzamos la recta final con Shinedown, que a pesar de la temprana hora y el calor, consiguieron reunir a muchos asistentes y dar un espectáculo con el mejor rollo del mundo, buen sonido y un show sobrio. Con poco tiempo y un setlist muy corto que dejó con ganas de más después de ese ambientazo que consiguieron crear, Cut the Cord, Enemies y Devil fueron algunos de los temas.

Más metal progresivo en el festival, llegan Baroness empezando con Take My Bones Away, junto a otras canciones como Morningstar, Shock Me e Isak. Mucha gente en un día muy petado, que cogía su sitio en los escenarios principales para ver más tarde a los grandes cabezas y estrellas del día, el sr. Osbourne y los Judas. A pesar de estar en un horno y todo el lío de conciertos y muchedumbre por doquier y hacia todos lados, los estadounidenses demostraron que nada les para, con un sonido bastante bueno que consiguió que conectásemos con ellos a otro nivel.

Ego Kill Talent con un buen sonido y una actuación muy entregada a su público, soportando las altas temperaturas en plena cara en el Stage 3, una actuación muy correcta y sin mucho más que añadir.

Pero una de las verdaderas sorpresas y de los mejores directos del festival fue para los nipones Crossfaith, en su primera actuación en nuestro país. Creo que nadie, absolutamente NADIE, habría adivinado, entre fans y curiosos, la cantidad ingente de personas agolpadas en el Stage 4 que de inicio a fin lo dieron todo. ¡Ni siquiera la propia banda! Un espectáculo de metalcore melódico de lo más brutal y arrasador que hemos presenciado, inaudito. Saltos, palmas, circle pits sin parar y cada vez más y más gente se sumaba y mayores se hacían, algunos wall of death a los que les faltaba espacio en el Stage 4, el cual podemos afirmar que se les quedó pequeño a los japoneses. Monolith, Jagerbomb y Omen fueron algunas de las canciones con las que nos dejamos el cuello y el cuerpo entero con ellos. Prometieron volver Y no nos extraña después del disfrute sin fin y la sorpresa tan grata que se llevaron de España. 

Volviendo al Main Stage 1 para ver relajadamente a Volbeat, que dieron un espectáculo sobrio y correcto sin olvidar mencionar públicamente y con todos presentes el mal olor que hasta arriba del escenario tenían que soportar (y eso que ellos no estuvieron los 3 días) aún así estaba todo lleno, aunque lamentablemente para la banda, como pasó el anterior día con Guns n Roses y Bullet for my Valentine, mucha gente ya estaba en ese escenario y el contiguo guardándose el buen puesto para Judas y Ozzy, aunque no desanimó ni a ellos ni a sus fans y dieron lo que habían venido a dar y nosotros lo cogimos de buena gana. The Devil’s Bleeding Crown, Lola MontezDead But Rising, Seal The Deal y Still counting para cerrar su actuación, entre otros.

Las masas ya se congregaban en un desmerecido Main Stage 2, un fallo enorme pero bueno, para disfrutar de grandes entre los grandes. La edad no perdona a los abueletes del heavy metal, pero eso no impide que den un espectáculo inolvidable. Judas Priest salieron a escena por fin, animando sobremanera a todos los allí presentes, algunos primerizos, otros ya se cansan de contar las veces que los han visto, pero todos disfrutamos de lo lindo con Halford y compañía. Con una escenografía tremenda de la gira de su último trabajo, Firepower,  del cual tocaron temas como el homónimo, con el cual abrieron el show. Junto a clasicazos coreados por todos como el Turbo Lover, Painkiller, You’ve Got another Thing Comin’ y Breaking the Law por supuesto para cerrar. Y, a pesar de la triste retirada de Glenn Tipton por problemas de salud, fue una agradable sorpresa para todos ver que les acompañaba y que salió a tocarnos unas pocas canciones. Un Rob Halford al que también se le notan los problemas de salud pero que no le impide hacer sus bailecitos, salir a pasear por el escenario con varios cambios de chalecos y chaquetas y pasearse en la moto tipo custom, como era de esperar.

Y otro abuelete más que se subía al Main Stage 1 durante nada más y nada menos que dos horitas para demostrarnos que a pesar de la edad, los excesos y todo lo demás, Ozzy Osbourne fue, es y será siempre, uno de los grandes del heavy metal. Emocionante, nostálgico pero firme, su oscura majestad de la que esperábamos peor forma física y un espectáculo deficiente, nos sorprendió a todos los asistentes de una grata manera, además de tener un buen setlist que no dejó dudas de ello y que estuvo lleno de clasicazos insuperables: Crazy Train, Mr. Crowley, War Pigs y Paranoid de Black Sabbath, Shot in the Dark y Mama, I’m Coming Home fueron algunos de ellos. Además, la compañía del gran Wilde a la guitarra hizo que el show se disfrutase mucho más, ya sólo viendo su maestría en los trastes y su potente presencia cuando pisa un escenario. No podíamos pedir más. Satisfizo todas las expectativas.

A la vez, sonaban en el stage 3, los neoyorkinos Madball con su potente hardcore, que demostraron que da igual la edad, el hardcore se lleva por dentro y muy sentidamente. Muy agradecidos y con muchísima cercanía con los fans, dieron un espectáculo simplemente bestial, con muchos juegos de luces y

contraluces con humo pero básicamente, eran ellos y nosotros. Y lo vivimos todos. Increíbles es poco, se suman al top de mejores directos del Download junto a Ozzy y Judas Priest en este día. Hardcore old school para todas las edades, con Across Your Face, Freight Train y Para Mi Gente fueron algunas de las canciones que hicieron retumbar el escenario.

El cansancio acumulado, el palizón de la cantidad de bandas y sus solapes del último día, el calor… todo nos ganaba ya la batalla pero aún quedaba una banda que teníamos que ver sí o sí para finalizar como era debido el festival. Se hizo, largo, muuuy largo, creo que hasta tocaron más lento de lo normal ya sea por la edad o yo qué sé, pero aún así, Carcass salieron en el Stage  3 también a machacarnos con su death metal melódico potente, duro y pesado. Un show bastante soso pero sobrio, con buen sonido aunque en las primeras filas te quedabas más sordo que una tapia. El vocalista Jeff Walker no dejó de repartir agua, cerveza y púas, intentando animar un poco a la multitud que se agolpaba para verles a pesar de lo tarde que era, de ser el último día y todo el cansancio ya mencionado antes. Una banda que mereció un puesto más temprano en los Stages ya que es una banda muy potente que también notó que aunque intentaron animas con ”heys”, puños arriba y palmas… hasta había gente que se acababa sentando… y normal. Pero mereció mucho la pena verles. Incarnated Solvent Abuse, Captive Bolt PistolExhume To Costume y Cadaver PouchConveyor System fueron algunos de sus temas.

Y con todo esto cerramos el repaso a la segunda edición del Download Festival en Madrid. Esperemos a las noticias de qué pasará con el festi de cara al año que viene y a su tercera edición.

 

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.