Madness Live!

CRÓNICA: SOVENGAR + KNABULU + RAINOVER (Sala Musik, Murcia – 20.12.14)

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » CRÓNICA: SOVENGAR + KNABULU + RAINOVER (Sala Musik, Murcia – 20.12.14)

La cita estaba concretada en la Sala Musik, uno de los bajos de la Plaza de Toros que para mí gusto no era el sitio más apropiado, aunque sí que es cierto que entramos todos. Sin embargo, para la próxima mejor no repetir sobre todo y cómo favor a los fotógrafos por el complicado escenario y la escasez de luces.

El lugar era pequeño y los muchachos de KNABULU no fueron puntuales, y bueno siempre es normal empezar tarde pero puede que se excedieran de esa especie de tiempo reglamentario que los asistentes les damos a los músicos para que se preparen. Un tiempo demasiado largo muchachos, hay que hacer las cosas antes!

Con formación nueva y ampliando las filas con Guillermo Embid al bajo y otorgándole más aspecto visual de vikingo al grupo y con Pablo Rodríguez al teclado; los muchachos de KNABULU abrieron la noche con uno de los públicos más numerosos.

Tocando en casa y con el calor de su gente, abrieron su show con “Valkyries”, un tema rápido y un delicioso tentempié para lo que estaba por venir. Así daban entrada a “Soul Prision” donde pudimos comprobar el corte de melena de su vocalista Christian que nuevamente nos sorprendía con la fuerza de su voz a pesar del sonido no muy agradecido que otorgaba una sala tan pequeña.

From Afar” fue el siguiente tema de su setlist, además de ser su versión del famoso tema de los fineses ENSIFERUM que han demostrado ser una fuerte y clara influencia de los chicos de Cieza. De este modo y con maestría, su batería Javi Palazón marcaba el ritmo inicial de batería que daba entrada a las melodías de las épicas guitarras en manos de Isi Vázquez y Fernando Salmerón. Sin olvidar, el muy enriquecedor e importante toque que el teclado tiene en este tema y que Pablo Rodríguez ofrecía al concepto de KNABULU.

Pero la cosa no se quedaba ahí, “Evil Bites” seguía ampliando la fuerza y potencia que emanaban KNABULU desde un escenario dónde les costaba caber a todos y que quizás, no pisaron lo suficiente. Quitando los movimientos de headbaging de Fernando y Guillemo y el incesante ir y venir de Christian, el resto de muchachos estaban demasiado estáticos. Desde aquí y como fotógrafa les hago un llamamiento para que mejoren esa falta de vidilla en el cuerpo (Todo sea por las fotos!).

16168091721_cdec240866_z

El ambiente seguía movidito aunque el público de la Sala no era demasiado receptivo, no sabemos ya si era porque se aproximaba la navidad y ya estaban hinchándose a dulces o porque preferían salvaguardar el calor de su cuerpo. Fuere como fuere, “Glory Of The Black Guard” nos sorprendió a más de uno que nunca la habíamos escuchado, como tema interesante y bastante rítmico, además de nuevo y exclusivo.

Llegaba el turno en el ecuador de su actuación para una segunda cover, la de “War Of The Gods” de Amon Amarth (otra de las influencias de los murcianos) y que dato a resaltar su vocalista encajó a la perfección con esa mezcla de guturales y gritos guerreros.

Y con el ecuador el palpable final de la actuación de KNABULU con sus dos temas que casi siempre suelen interpretar uno detrás de otro: “The Fall Of Knabulu” y “Hordes Of Knabulu”, el cual da nombre al disco debut de los muchachos que pronto verá la luz y al videoclip que hace unos días terminaron de grabar.<

Con una fuerza desgarradora y una historia más que interesante  y de la cual podremos disfrutar en el disco los muchachos de KNABULU se despedían de la Sala Musik, de sus fans y del año para dar inicio a uno que estará cargado de muchas sorpresas y buenas noticias para los vikingos murcianos.

No obstante, la noche era joven y aún nos quedaba una buenísima dosis de Viking Metal de mano de los albaceteños SOVENGAR, también con cambios en su formación: Raven finalmente se dedicaba y dedica a la voz y Bjorn pasaba de la guitarra al bajo otorgándole así al vocalista la oportunidad de dedicarse solamente a su labor de frontman.

“Battle Of Asgard” abría una actuación para mí de diez dónde pudimos comprobar la increíble mejoría de SOVENGAR en cuánto a sonido y calidad instrumental, además de la mejora y maduración de la voz de Raven, siempre apoyado por la voz de Wulfar al teclado.

Con una mayor interacción con el público, Raven nos presentaba Battle Metal como “una canción que podemos cantar todos” y efectivamente tenía razón. Un tema potente y contundente donde Gunnar dio lo mejor de sí y demostró su calidad como batería en su joven trayectoria en SOVENGAR. Que como dato curioso se presentó al público también en un concierto en la capital murciana, concretamente en el Aquelarre.

Siguiendo su actuación con un público aún reticente y francamente aburrido con poca sangre en las venas, llegó el momento idóneo para su primer cover: “Ghost Division” de Sabaton, donde Wulfar y su habilidad con las teclas como principal elemento épico y melódico de SOVENGAR fue más que palpable y agradecida. Sin lugar a dudas, la aportación del teclado es parte fundamental de la atmósfera guerrera y vikinga de SOVENGAR.

La fiesta seguía con “Fight Or Die” un tema del que poco hay que añadir con ese nombre tan tajante y contundente y menos aun cuando tienes el placer de escucharlo en tus “propias carnes” como dicen por ahí en directo, aunque y como les pasó a los KNABULU, el sonido de SOVENGAR sonaba demasiado enlatado en una sala que claramente no está muy acondicionada para conciertos de Metal.

Para todos los que le gusta Juego de Tronos y este tipo de cosas” era la frase con la que Raven nos trasladaba “Sovengar Son” una canción con bastante aire folkie y que para los amantes de este género fue una gozada además de bastante fiestera. Quizás los muchachos de SOVENGAR han estado siempre posicionados más en el lado del Viking, pero, ¿quién sabe si canciones cómo esta nos demuestran qué tienen más preparadas en el tintero y de un rollo más Folk? Aunque cualquiera se pone a preguntarle algo así a cinco tiarrones enfundados en mallas de cota.

Pero la batalla antes de acabar seguía su curso con “Call To The Battle”, porque está claro que otra cosa no, pero nadie duda de que los muchachos de SOVENGAR se preparan para la guerra, quizás la guerra musical o una guerra más medieval, pero una batalla con todas las letras que eres capaz de imaginarte con su música, su indumentaria y su porte guerrero.
Sin embargo, los guerreros también pasan calor como bien nos dijo Raven con tono sarcástico: “Que gusto el aire acondicionado con el casco y tó”. Aun así, aunque la batalla de los albaceteños y su guerra se muestre larga y durarera, su último concierto del año no tanto, ya que “Final Conquest” nos vaticinaba el final de nuestra tan necesitada dosis de Viking Metal en la Región de Murcia.

Y es que solo SOVENGAR  y los andaluces FRI SJEL se han atrevido a traer su Viking y Folk a las tierras murcianas donde fans de estos subgéneros no faltan. Pero, nuestro concierto de Viking de fin de año no terminaba aún, pues les quedaba una carta escondida tras las gruesas y pesadas cotas de malla a los muchachos de SOVENGAR y esa carta se llama “Brothers Of Metal” de Manowar. El otro de sus covers que siempre consigue arrancar una sonrisa y un grito metalero a un público ya languidecido y que sin ganas se despedía del Viking de la noche.

Con un toque electrónico, “Oh My Cross” y el papel primordial del teclado, RAINOVER salió al escenario listos para promocionar su último trabajo y con ganas de ser la nota diferente de la noche, como banda de Gothic Metal.

Rain On My Tears” seguía con esa atmósfera melódica y con aire sinfónico de los murcianos que llegaban abanderados por la voz de Andrea Casanova que hizo alarde de tono y calidad vocal y que no paraba de interactuar constantemente con el público, preguntando con una amplia sonrisa: “¿Cómo estáis?” ¿Estáis bien no?”.

La dulzura de la chica y la extravagancia de sus miembros era palpable en cada uno de sus constantes movimientos sobre el escenario sin dejar paso al descanso y tratando de animar a un público cada vez más soso y menor en número, que seguía casi inmutarse a excepción de dos extranjeros que lo daban todo y de unas fans de RAINOVER que desde atrás gritaban halagos durante “Rebirth” y “New Song” (aún sin nombre).

Hopeless” fue el siguiente tema de un setlist que para los amantes del Gothic les sabría gloria y que con el tono grave de su bajista le otorgaban un aire de amargura y penuria a las melodías. Sin embargo, aún quedaba para rato y así lo demostraron con “In Free Fall”, “Cycles” que para ellos es una de sus canciones preferidas y “H2SO4” que según la vocalista iba dedicaba  a alguien que no estaba allí. Normal, a nadie le gustaría que le dedicaran un tema que se llama ácido sulfúrico, ¿no?

Pero RAINOVER y su Gothic Metal comenzaban a despedirse de la gente con una versión que para los fans de The Cure y este tipo de música les encanta, “LoveSong”. Porque como según nos informaron son una de las claras influencias de la banda junto con otra música de los 80’ que inspira a los chicos de RAINOVER para crear y componer su música.

Sin embargo, aún quedaba una perla más, “Dust & Dawn” una de las canciones más moviditas del setlist de los murcianos y con alto potencial de sonido electrónico; o al menos eso le pareció a una servidora. Así con fuerza y mucha, mucha melodía acompañada por una gran voz se despedía RAINOVER poniendo el broche ideal y tranquilo para una noche que muchos no olvidarán. Eso sí, hasta el año que viene.

 

CRÓNICA: PILAR MARTÍNEZ

FOTOS: PILAR MARTÍNEZ (https://www.flickr.com/photos/pilarialostie/)

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.