Crónica de OCEANSIZE + VESSELS en Madrid 6/11/10

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica de OCEANSIZE + VESSELS en Madrid 6/11/10

Era esperada la venida de la formación de Manchester a la capital, y muestra de ello fue que la organización semanas antes tuviera que cambiar la ubicación de su actuación a otra sala más grande. Antes de que nos deleitáramos con su puesta de largo, no quiero pasar por alto la actuación de [b]VESSELS[/b], los compatriotas que le acompañaban y que dejaron sorprendidos a todos los asistentes con un sonido de directo que dista mucho de su disco editado en 2008 “White Fields & Open Devices” en donde los sonidos progresivos y atmosféricos en vivo los realzan y los superponen con maquinaria electrónica y pedaleras que los muestran en un ejercicio de tensión inigualable.

 

Tal vez nos estaban anticipando parte del disco que editaran el próximo año “Helioscope” y al tiempo mezclando con algunas remezclas del disco de rarezas “Retreat”, pero da igual, el caso es que [b]Vessels[/b] en el reducido espacio que les correspondía para mostrar su show supieron ganarse al público con toda su cacharrería sonora, repartida por el suelo entre sus bebidas, haciendo que aquello pareciera una mudanza que hacía tener cuidado por donde pisaba cada cual a la hora de cambiarse los instrumentos entre ellos o tocar con el desenfreno que uno puede llegar a exteriorizar cuando agarra un cable de alta tensión. Su ajetreo y originalidad hace que esta banda sea un valor importante en sus directos. Ya estoy deseando que vuelvan progrmamados dentro de algún festival o encabezando ellos mismos su propia gira.

 

 

[b]OCEANSIZE[/b]

 

Sabíamos que eran complejos en disco, pero sus directos les acercan más a su curiosa propuesta con un sonido más impactante que el de sus álbumes, donde las producciones no terminan de realzar lo que sí ofrecen en vivo, entre nieblas y luces tenues que consiguen hacer una buena carcasa a ese sonido característico que tiende entre Pink Floyd y Porcupine Tree, sin dejar de lado otras sensaciones musicales más amplias dentro de su coctelera tan particular, que dado los pocos años que llevan funcionando, les proporcionaran ir encumbrando públicos cada vez más numerosos en sus shows.

 

Su cantante y guitarrista Tom Evanas tiene ese toque característicamente inglés que en ocasiones por sus gestos y desenfrenos puede recordar al propio Matthew Bellamy de Muse, pero aquí estamos hablando de otro tipo de característica y otro tipo de sensaciones que son capaces de prolongar en temas más extensos de corte progresivo en donde la velocidad puede oscilar en revoluciones en la base de todas sus guitarras y bajo, pero que siempre encuentra un impresionante ajuste de batería por parte de Mark Heron, sin duda elemento destacado sobre el escenario, por la responsabilidad de su marcaje y por la pegada que tiene.

 

Empezaron como arranca “Self Preserved While The Bodies Float Up”, entre una fusión de vítores por parte del respetable y la actitud de los ponentes que venían a exponerse, y se marcharon con las mismas tras hacer un bis que quisieron prolongar más de lo que les permitió el horario de la sala, pues la extensa duración de sus temas, y la improvisación a la que a veces los someten hacía que aquello pudiera tener un final indefinido pero siempre deseado.

 

Magnifica noche de ingenio de corte inglés, con un giño anecdótico por parte de Mike Vennart hacia Bon Jovi, quienes tan sólo a unos metros de distancia actuaban al mismo tiempo en el Teatro Circo Price.

Déjanos tu comentario