CRÓNICA CONCIERTO PAUL DI’ANNO + LANGUEDOC 15-10-14 SALA ZERO – TARRAGONA

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » CRÓNICA CONCIERTO PAUL DI’ANNO + LANGUEDOC 15-10-14 SALA ZERO – TARRAGONA
El primer concierto de esta gira lo daba en la pequeña sala Zero de Tarragona junto a Languedoc, una banda local que haría los honores de calentar el ambiente para la bestia.

LANGUEDOC
 
Antes de empezar su actuación debo reconocer que nada sabía de esta banda joven y muy prometedora pero, después de oír su descarga, no me olvidaré de ellos y los seguiré atentamente, tal es el interés que consiguieron generarme.
Ante escasa concurrencia de público, que iba entrando poco a poco en la sala iniciaron con algo de retraso sobre el horario previsto su potente actuación, descargando un sólido Power Metal de letras épicas que sonó realmente bien durante los 45 minutos que estuvieron en el escenario. Con un sonido muy bien modulado, unos guitarras virtuosos sobre una excelente base rítmica marcada por bajo y batería que sonaron a gloria todo el rato, destacaba por encima de todo la voz de su cantante, un frontman de primer orden, el cual consiguió motivar al público para corear sus canciones y responderle a la perfección. Iniciaron su actuación con Poderoso, seguida de Llegó la hora y El último Templario, donde destacó un excelente riff de su guitarra solista, tres piezas de buen Metal que empezaron a calentar el ambiente de la sala. Prosiguieron con Hasta el final y La sangre de los inocentes, potente pieza powermetalera con unos muy buenos coros aunque el estribillo me recordó muchísimo al de Capitan Lawrence de Warcry que el público coreó a petición del cantante.
Ave Fenix con un excelente estribillo donde el cantante mostró sus grandes dotes de frontman invitando (y consiguiendo) a participar al público de la sala y cerraron su actuación con Languedoc, un tema con fantásticos coros y donde bajista y guitarras dan un perfecto contrapunto como segundas voces a la soberbia interpretación del cantante. Era hora de terminar pero no sin antes ofrecernos una pequeña joya en forma de versión de The Hellion y Electric Eye de Judas Priest que sonó espectacularmente bien y que fue un broche de oro a la fantástica descarga que nos ofrecieron estos prometedores Languedoc a los que habrá que seguir con mucha atención.
PAUL Di’ANNO
 
A las 23:00 horas, con un retraso considerable sobre el horario previsto aparecían sobre el escenario los jóvenes músicos que forman la banda base de Paul Di’Anno y se empezaban a preparar mientras Paul, ayudado de un precioso bastón con empuñadura plateada en forma de calavera y por dos personas del staff hacía esfuerzos por subir el pequeño escalón que daba acceso al escenario y empezar su descarga con Sanctuary, una de las míticas piezas de los primeros Iron Maiden y no incluida en ningún álbum de estudio de la banda. Cabe decir que Paul está en un estado de forma malísimo, pasado de peso, con grandes dificultades para andar y para tenerse en pie detrás del micro, de tal manera que casi la mitad del concierto lo hizo sentado en una silla y cantando en esta posición.
Los años no pasan en balde, este hombre tiene ya 56 y aunque la voz sigue estando en un buen estado y cumple bastante bien con su tarea, la imagen que transmite en directo da un poco de lástima. Los que tuvimos la suerte de verlo en plenitud, o simplemente 10 años atrás, no podemos menos que apenarnos de su estado actual. De todas formas, y pese a todos estos hándicaps mencionados hizo gala de un saber estar envidiable, de una voluntad de agradar y de hacer disfrutar al público enorme y con un set list perfectamente elegido cumplió su labor con creces y dejó satisfechos a los más de 150 asitentes al local que se lo pasaron en grande y terminaron plenamente satisfechos.
La noche empezó como dije antes, con Sanctuary donde ya fuimos conscientes que el sonido no iba a ser uno de los puntos fuertes de la descarga de Paul Di’Anno. Mal ecualizado, con un predominio de la batería por encima de todo lo demás y muchas veces con problemas para escuchar la voz, además de acoples ocasionales, estos problemas se reprodujeron durante todo el show sin conseguir solucionarlos.
A Sanctuary le siguieron Prowler y Wratchild, cortes que encendieron al público que no paró de cantar y saltar a su ritmo. Después de este brillante comienzo vino el primer parón de la noche cuando interpretó Marhall Lokjaw, tema de su época con la banda Killers, que frenaba en seco el entusiasmo del público, recuperado inmediatamente con Murders in the Rue Morgue, otro de los grandes clásicos de la noche, seguido por el segundo y último frenazo  con The beast arises y Children of Madness que generaron cierta indiferencia entre la concurrencia. A partir de aquí los grandes clásicos de Iron Maiden tomaron protagonismo llevando el concierto a cotas muy altas con Ides of March, tema instrumental que permitió a Paul tomarse un descanso tanto físico como vocal, que enlazó con un brillante solo de batería, muy bien interpretado por cierto, al que siguieron el magnífico medio tiempo Remember Tomorrow, cantado por el público, Charlotte the Harlot, Killers (en la que Paul demostró una vez más que vocalmente se encuentra bastante bien) y Phantom of the Opera, uno de los cortes más aclamados de la noche. En este punto el cansancio acumulado ya hacía mella en Paul, que decidió saltarse el siguiente tema del set: Iron Maiden, y pasar a Transylvania, un instrumental que le permitió una leve recuperación para encarar los dos últimos cortes de la noche; Running Free y una excelente versión del tema de Ramones Blitzkrieg Bop, que pusieron el punto y final a una noche llena de clásicos y en la que pudimos disfrutar de lo lindo.
Finalmente, y como muestra de la gran entrega de la bestia Di’Anno, pese al agotamiento acumulado y que tuvieron que ayudarlo a abandonar el escenario, aún tuvo tiempo para atender a los fans durante un rato.
En resumen una buena noche de Heavy Metal recuperando muchas canciones de las que hace años que no se escuchan en los conciertos de Iron Maiden y además cantadas por la voz original para la que fueron compuestas.
A los que leáis esta crónica, si tenéis ocasión, os recomiendo que asistáis a alguno de los conciertos de Paul Di’Anno durante este mes en España pues el set list vale la pena y quizás sea una de las últimas ocasiones en que podamos disfrutar de su presencia en el escenario.

Déjanos tu comentario