Madness Live!

CRÓNICA CONCIERTO EDGUY + MASTERPLAN, SALA RAZMATAZZ 2 (BARCELONA) 19-10-14

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » CRÓNICA CONCIERTO EDGUY + MASTERPLAN, SALA RAZMATAZZ 2 (BARCELONA) 19-10-14
MASTERPLAN
 
Sonaba por los altavoces el pregrabado de Per Aspera ad Astra, intro de su último disco «Novum Initium», mientras los músicos iban tomando su posición en el escenario para iniciar lo que sería un excelente concierto de una banda, que si bien estaba actuando como telonero, tiene entidad suficiente para ser cabeza de cartel y conseguir una más que digna entrada en una sala de tamaño medio como Razmatazz 2.
Durante 45 minutos más o menos, MASTERPLAN descargó, con el beneplácito y colaboración del público que prácticamente llenaba la sala su Heavy Metal Melódico con dejes de Power y Progresivo con un sonido excelente y una entrega admirable por parte de ellos, con un Roland Grapow en un estado de forma excelente, haciendo gala en todo momento de su virtuosismo guitarrero, con un Axel activísimo detrás de su pequeño teclado, Jari dando un perfecto contrapunto con su bajo a los riffs de Roland, Martin, enfundado en una camiseta del F.C. Barcelona, aporrendo de forma magistral su batería, y todo ello, aderezado con la estupenda voz de Rick, perfectamente acorde con el estilo que desarrolla la banda.
Sabedores del poco tiempo de que disponían para hacernos disfrutar de su descarga, eligieron un set list basado, a excepción de dos temas, en su primer y autotitulado disco, MASTERPLAN, que hizo las delicias de los presentes en la  sala y que demostró ser un grandísimo acierto.
Después del intro sonaba Enlighten Me, seguido de Heroes y Crimson Rider, corte perteneciente a su segundo disco, Aeronautics. Seguidamente, entre bromas constantes con sus escasos conocimientos de castellano, entre otras que no pararon de hacer en todo el concierto, demostrando una extraordinaria complicidad entre Roland y Rick, presentaron el único tema que iban a interpretar de su último disco Novum Initium, se trataba de Keep Your Dream Alive, al que seguirían ya hasta el final Crystal Night, Spirit Never Die, Soulburn, Kind Hearted Light y Crawling from Hell, todos ellos temas de su primer disco que dejaron un estupendo sabor de boca a los presentes.
En definitiva un concierto estupendo de MASTERPLAN, que supo a poco a todos los presentes, a los que nos dejaron con ganas de mucho más. La única pena fue el reducido espacio con el que les tocó lidiar, embutidos entre el foso y la plataforma de la batería de EDGUY, que no les permitió realizar sus evoluciones y les obligó a mantenerse bastante estáticos durante todo el concierto, incluso, en algunos momentos, al tratar de moverse, se produjeron choques accidentales entre cantante, guitarra y bajo. Una pena para una banda que merece muchísimo más dada su calidad y saber hacer.
EDGUY
Después de una breve pausa para preparar el escenario para la actuación de los cabezas de cartel y después de descubrir también la espléndida batería de Felix Bohnke, empezaba a sonar la Intro preludio de lo que se avecinaba, uno de los mejores conciertos del año en Barcelona de la mano de esta potente banda de Power/Heavy Metal denominada EDGUY.
Con un sonido perfecto desde el primer compás en el que no se produjo ningún fallo en toda la noche sonaron las primeras notas de Love Tyger seguido casi sin pausa de Space Police, dos de las piezas clave de su nuevo disco Space Police: Defenders of the Crown, que fueron muy bien recibidas por el público que abarrotaba la sala y cantadas y coreadas.
Después de este fulgurante inicio de concierto Tobias Sammet hizo una pausa, para anunciar que el show de la noche se estaba grabando para la edición de un disco en directo y aprovechó para pedir la colaboración del público para hacer el más gran directo de Heavy Metal hecho jamás. Dijo que pedía que cada vez que nombrara su último disco atronara una ovación por todo lo alto y también un saludo muy original: Él dijo Hola Barcelona, a lo que toda la sala respondió con una potencia atronadora Buenos días Tobias. A partir de ahí la comunión entre banda y público fue absoluta consiguiéndose uno de los mejores conciertos a los que he tenido el privilegio de asistir.
Pero era hora de seguir con la potente descarga de EDGUY y se continuó con uno de sus grandes himnos, extraído del álbum «Theater of Salvation la cañera Babylon», cantada de principio a final por el público y donde introdujeron las dos primeras estrofas de The Trooper de Iron Maiden que el público, como un solo hombre cantó de principio a final. Seguía otro de sus grandes clásicos Superheroes, en la presentación de la cual Tobias aprovechó para introducir una de las numerosas bromas  que hizo durante la noche (dijo que se la dedicaba a la persona más importante de su vida: Él mismo), y que son parte fundamental de los conciertos de EDGUY, tan importantes como las canciones que interpretan son las continuas bromas y chistes contados por Tobias Sammet y que demuestran que no son una típica banda de metal sino algo distinto y muy divertido. Siguió otro de los temas de su nuevo disco «Defenders of the Crown» donde se produjo una fuerte interacción entre banda y público, coreando y respondiendo a todo lo que Tobias solicitaba desde el escenario y donde se incluyó el estribillo de Running Free también de Iron Maiden, como una muestra más de la capacidad de llevar al público a los derroteros que marca el magnífico frontman de EDGUY, Tobias Sammet.
Seguidamente era hora de uno de los grandes momentos de la noche, «Vain Glory Opera«, una de las obras maestras de esta banda, que sonó espectacular de principio a fin y que culminaron con las primeras notas de The Final Countdown de Europe como colofón. Inmediatamente terminada ésta, se quedaba solo en el escenario el fiel escudero de Sammet tanto en EDGUY como en AVANTASIA, el batería Felix Bohnke, que nos ofreció un espectacular solo, con introducción cinematrográfica que hizo él mismo con una flauta dulce, y en el que se permitió interpretar, acompañado de un pregrabado, la magnífica pieza que John Williams compuso para El Imperio Contraataca, efectivamente, se trata de la Marcha Imperial, de la que hizo una interpretación impecable con su batería.
Terminado el genial solo de Felix irrumpía en el escenario el resto de la banda para regalarnos los oídos con uno de esos temas que no son habituales en los set list de Edguy pero que suenan de maravilla, «Ministry of Saints», pieza incluida en el álbum Tinnitus Sanctus. Terminada esta Tobias Sammet pidió 45 segundos para cambiar su habitual chaqueta negra por una roja con galones militares, que usaría hasta el final del show, elegida especialmente para interpretar la pieza que venía a continuación, Rock me Amadeus, la versión del discotequero tema de Falco incluida en su último trabajo, y de la cual hizo una extensa presentación que más que eso, parecía una justificación sobre haber versionado, y a mi entender tan mal, un hit discotequero de los 80 que no pega ni con cola en su discografía, eso sí, tiene mucho mérito conseguir que todo el público salte al ritmo que marcaban unos flashes de discoteca, cantando ¡Amadeus, Amadeus oh oh Amadeus!
Era hora de ir terminando, cosa que se hizo con dos magníficos temas, la bellísima balada Land of the Miracle, interpretada, como no, por el público, y Tears of a Mandrake, que puso fin al show en espera de los bises, que llegaron, a no mucho tardar con dos de los grandes clásicos de EDGUY; «Lavatory Love Machine» y la imprescindible pieza que cierra todos sus conciertos King of Fools.
En definitiva un enorme concierto de esta gran banda en directo que es EDGUY, con una entrega admirable de los miembros de la banda, sobre todo el bajista Tobias Exxel, con su sonrisa permanente y sus constantes muecas, donde los cinco estuvieron muy activos, sin parar de moverse por el escenario y disfrutando del concierto igual que el público presente. La pena es que el escenario era muy pequeño y no cabía el enorme muñeco omnipresente en todos los conciertos de esta gira, al que sustituyeron por una cabeza hinchable en el momento de los bises, y que deslució un poco por la falta de la escenografía habitual. De todas formas es uno de esos bolos que uno retiene largo tiempo en su memoria y que si, al final, se refleja en un disco en directo, todos correremos a comprar.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.