Crónica: Betraying The Martyrs+Billy The Kid+Thirteen Bled Promises+Wolves Are Coming+Oddy Lane 29-11-13 la Coruña.

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: Betraying The Martyrs+Billy The Kid+Thirteen Bled Promises+Wolves Are Coming+Oddy Lane 29-11-13 la Coruña.
El pasado viernes 29 de noviembre Live For This Booking juntaron en la sala coruñesa, El Pantalán, a los grupos Betraying The Martyrs, Billy The Kid, Thirteen Bled Promises, Wolves Are Coming y Oddy Lane.
Los encargados de abrir la noche fueron los ferrolanos, Oddy Lane. Un grupo de metal formado en el año 2008 y que cuenta con dos trabajos a sus espaldas, “Breaking The Way” (2011) y “Fool’s Paradise” (2012). Los cinco gallegos hicieron que la noche empezase de un modo muy bestia. La gente al principio parecía un poco reacia a acercarse al escenario, pero poco a poco los ferrolanos hicieron que el público se animase y comenzase a calentar motores para lo que venía después. Resaltar de ellos el sonido a metal de los años 90, algo muy clásico que nunca falla.
Tras ellos se subieron a las tablas la banda coruñesa Wolves Are Coming. Su show dio comienzo con una de las míticas canciones de la serie manga Dragon Ball. Con ella los músicos fueron apareciendo en el escenario, menos Marco (vocalista), que aparecería más tarde. Durante su actuación tocaron temas como “Give Me Shelter” o una versión del grupo The Ghost Inside en la que contaron con la colaboración de Iván, vocalista del grupo vigués The Chaos Is Coming. Para finalizar su concierto tocaron su canción más conocida, “Keep Hope Alive”, la cual fue coreada por todos los asistentes.
Los madrileños Thirteen Bled Promises fueron los siguientes y empezaron dando caña desde el segundo uno de su show. Su vocalista, Turri, no paró de moverse en todo momento, lo que hacía que la gente también se moviese y se animase con grandes “mosh pits”. Destacar la brutalidad y la precisión de su batería Johny, el cual no falló ni un solo golpe a pesar de la complejidad de los temas. La banda contó con una colaboración en su canción “One Semester Of A Spanish Death Song”. El invitado fue Xabier, vocalista del grupo ourensano Above The Seas. Resaltar también, que durante su show presentaron uno de sus temas nuevos, dejando boquiabiertos a todos sus fans.
Tras la descarga de los tres grupos nacionales, los cuales participaron en la última edición del Resurrection Fest, la sala y los asistentes se preparaban para lo que iba a venir.
Los siguientes fueron los esperados Betraying The Martyrs. La banda de París, la que era cabeza de cartel del evento, se adelantaba un puesto en la noche. Creemos que esto fue debido a lo que suponía el luego tener que desplazarse hasta su siguiente parada en su gira española, Valencia. Se hicieron dos modificaciones encima del escenario, aparte de colocar los teclados de Victor Guillet, los técnicos también instalaron unas barras de iluminación y un cajón para que Aaron Matts pudiese realizar su show.
Empezaron saliendo uno a uno hasta completar la formación sin su vocalista, que lo haría en la segunda canción. El sonido en la sala había mejorado notablemente frente a las distintas bandas, creemos que esto se debe a que los franceses llevaban su propio técnico de sonido e iluminación propia, algo que destacaba. La sala se quedaba totalmente a oscuras a excepción de las barras que hacían diversos juegos de luces desde el escenario. A pesar de haber recibido algunas críticas negativas hacia la voz en directo de Victor Guillet, encargado de los teclados y de las voces limpias en la banda, su actuación fue muy buena, no se apreciaron desafines, e interpretó “Azalee” casi a la perfección. A pesar de tener dos teclados, eso no impedía que el músico los cogiese y se moviese por el escenario con ellos, llegándolo a poner por detrás de la cabeza, como si de una guitarra se tratase al más puro estilo de Jimi Hendrix. Destacar los singles de su último disco, “Breath In Life”, el cual venían presentando durante esta gira europea. Aaron Matts mostró ser un frontman nato y se notaban las tablas a sus espaldas. Los franceses supieron meterse a la gente el bolsillo y realizaron un gran concierto. Para finalizar, Victor Guillet quiso saltar al público, el cual manteó al teclista por los aires.
Y ya por último, para cerrar la gran noche, llegaban, desde Costa Rica, Billy The Kid. El grupo de hardcore, que fue introducido en el cartel casi a última hora, tras cancelarse su actuación en Vigo, se acomodaba en el escenario para empezar lo que sería el punto final. El vocalista Eddy, bajo del escenario nada más subirse, y prácticamente daría casi la totalidad del show junto al público, incitándoles a realizar “circle pits”. Tuvo unas primeras palabras un tanto criticas, con las que recalcó que a pesar de no tener pirotecnia o un cajón en el que subirse, tenían lo que hay que tener. Los de Costa Rica no cesaron en agresividad en su repertorio. Quizás lo que ensombreció a su concierto fue el mal sonido que tuvieron durante casi toda su actuación, pero a pesar de ello, se ganaron al público.
Sin duda, una gran noche en la que se pudo disfrutar de cinco grupos, totalmente de géneros distintos pero todos dentro del metal extremo, y que fácilmente podrían darse en un gran festival.
Texto y Fotos: Paloma García.

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.