ANATHEMA + ALCEST / 7-10-17. La Laiterie, Estrasburgo

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » ANATHEMA + ALCEST / 7-10-17. La Laiterie, Estrasburgo

La noche del sábado pintaba a favor. Visitar una sala demasiado mítica del pais francés por primera vez a la vez de poder disfrutar de dos grupos que están en un momento muy dulce, hacían presagiar que lo que se veía venir iba a acabar bien. Primera vez, repito, en la sala más mítica de Estrasburgo. La Laiterie no es en capacidad una Razzmatazz, tampoco es el Teatro Price, pero tiene unas cualidades que se entienden porque su programación está llena de grupos de alta gama y es que el sonido junto con la disposición de la sala es sobresaliente.

El cartel del día eran los de Liverpool junto a la banda patria francesa Alcest. Éstos venían demasiado rodados dentro de su gira de su último disco “Kodama” por lo que el setlist iba a ser muy directo, potente y con una precisión de notable alto. La banda liderada por Neige empezó su show demasiado rápido y es que, Estrasburgo pareció impregnarse del horario de Canarias y comenzar la noche mucho antes de lo que marcaba el horario. Por suerte llegamos a tiempo para el inicio y “Kodama” resonaba con contundencia. Los franceses ofrecieron durante poco menos de una hora un concierto bastante correcto mezclando ese post metal con momentos del concierto más black que de costumbre. No faltaron “Là où naissent les couleurs nouvelles” ni “Autre Temps“.

El público estaba en la misma onda de Alcest por lo que era seguro que la banda no tendría problemas para ofrecer un concierto a la altura de las circunstancias. Tanto Neige como Winterhalter iban por delante con una actitud de banda abriéndose paso entre los mejores carteles y compañeros de música cada noche como si bien se merece su, de momento, trayectoria. Con un setlist de siete canciones donde demostraron con tres piezas de “Kodama” que este último trabajo es demasiado bueno tanto en casa como sobre el escenario. La noche para ellos acabó con “Délivrance” y con un público entregado a la sangre francesa.

Con un breve momento para descansar las piernas y pedir en la barra, seguidamente tuvimos a los de Liverpool a punto de comenzar el espectáculo. Anathema están con la gira del sobresaliente “The Optimist“. Este disco ya ha marcado un 2017 pletórico y a su vez, los siguiente repertorios de la banda hasta su final por seguro. Las canciones suenan de maravilla en directo, además de que los Cavanagh se lo dicen todo con un breve gesto. Tengo la sensación de que la banda tiene un nivel muy por encima de la media en directo. El concierto empezó con una jam session sobre el tema “San Francisco” de su último álbum. Como está siendo costumbre, tanto Vincent como Lee entran en acabar la canción a modo de intro para tocar la dupla “Untouchable“. Este inicio más clásico hizo que la gente estuviera cantando
temas en cada momento ya que sus repertorios son mezcla de grandes clásicos con lo nuevo, nada nuevo en un directo, pero cuando se trata de temas muy escuchados, es imposible fallar en la unión banda-público. Temas como “Lightning Song“, “Closer“, “Dreaming Light” o “Pressure” eran inevitables en una noche así.

Respecto a esta gira y a esta noche en cuestión, todos los integrantes de la banda están a un nivel en el que el grupo no falla. Es como haber encontrado la táctica perfecta para ganar cada partido sin despeinarse. El setlist está muy bien mezclado sin caer en lo lento ni en lo aburrido. Casi dos horas de concierto con un Vincent hablando en francés sin aparentes signos de dificultad a la vez que Daniel
estaba muy asentado y hasta alegre por momentos. El concierto iba cursando sin problemas con más de la mitad de “The Optimist” sonando en la sala. Hubieron varios momentos clave. Uno de ellos fue con “Distant Satellites“. De abajo hasta ese in crescendo que tiene el propio tema hasta llegar a ese dúo de percusión entre Vincent y Cardoso. La verdad que este grupo tiene demasiados detalles en su música que hacen ser maravillosos. Este momento, con un sonido impecable fue que estuviera embobado disfrutando como un crío.

La noche por si fuera poco iba a dar a su fin con una “Fragile Dreams” que tenía un comienzo impresionante con ese solo hecho por David Gilmour de Pink Floyd de “Shine On Your Crazy Diamond“. Estos momentos son impagables. Como dice el principio de la canción “countless times I trusted you” por lo que exacto es lo que pensaré sobre Anathema. Todas las veces que hagan falta confiaré en los de Liverpool.

Fotos: Shoot Me Again

Déjanos tu comentario