Madness Live!

Somas Cure y su nuevo trabajo’Mitos’: más fuerza que nunca.

Inicio » Noticias de Rock y Metal » Somas Cure y su nuevo trabajo’Mitos’: más fuerza que nunca.

Somas Cure y su nuevo trabajo

La sala Boite no solo fue la elegida para que olvidásemos el frío que hacía la noche del pasado 16 de enero. También fue la privilegiada que acogió la presentación del tercer disco de los mostoleños SOMAS CURE, “Mitos”.
 
La banda madrileña Never Draw Back fue la encargada de abrir la noche con su Pop Punk/Hardcore. Fundada en 2008 y después de un año sin subirse a un escenario, preparan nuevo disco y presentan nuevo batería, Álvaro, con el que dijeron estar muy contentos por todo el esfuerzo que estaba volcando en el grupo. Javi, Gon, Álvaro, Alfon y Fabio tocaron durante media hora escasa para un público agradecido pero algo
paradete al principio.
 
Llegó el turno de Somas Cure y para entonces el ambiente ya estaba animado. La gente gritaba, silbaba y coreaba el nombre de la banda. En cuanto Txema, Álvaro, Borja, Víctor y Darío pisaron el escenario se escuchó un potente “AFÉITATE, HIPPIE”. Todo queda en familia.
 
 
Arrancaron con “Belial”, tema que abre el nuevo álbum “Mitos”, seguida por “Equilibrium”, del trabajo anterior. Un gran empiece con una más que grata respuesta del público. He de confesar que nunca antes había tenido oportunidad de verles en directo y al margen de la buena puesta en escena y la calidad musical, lo que me dejó alucinada fue la voz de Txema, el frontman del grupo. Es de buen aficionado a la música en directo saber que antes de que empiece un concierto, la gente suele arrejuntarse en grupillos y charlar, cerveza a precio de caviar de beluga en mano. Así que puse la oreja en una conversación cual señora mayor y escuché: “(…)son muy buenos; el estilo te puede gustar o no, pero ese cabrón tiene un vozarrón.” Más de
acuerdo no puedo estar.
 
 
Siguieron con “Uno de cientos” del nuevo álbum, donde la gente se atrevió con los primeros mosh, palmas y que no falten los iphones grabando. Momento justo en el que un tipo de 2 metros decidió que ponerse delante mío era una gran idea. Él tan alto y yo tan de Bolsón Cerrado que estábamos destinados al fracaso y la crónica acabaría justo aquí por falta de visión, así que me puse seria y le dije que por escala, su sitio estaba
al final de la sala (no lo hice, pero lo pensé muy fuerte y funcionó). Al acabar el tema, Txema aseguró que aunque apenas habían tocado tres canciones, ya era el mejor concierto que habían dado nunca.
 
Como todo espectáculo en directo, se corren riesgos de todo tipo. En este caso un ampli de guitarra falló y se tuvo que parar el concierto unos minutos pero supieron salir bien del paso y aprovecharon para saludar a las caras conocidas: -“aquí veo mucho sinvergüenza…”- y dar mil gracias a todo el público que les estaba apoyando en una noche tan especial para ellos. Incluso amenazaron con marcarse una de Los Pecos
para hacer más entretenido el parón. Afortunadamente la caballería llegó rápido y pronto se solventó el problema.
 
 
 
Tras el contratiempo técnico me temí que el público quizá se hubiera desinflado al estar un rato sin música pero hicieron una remontada de lujo en tiempo récord. Fueron sonar las primeras notas de “Colisiones” y todo el mundo se vino arriba. A todos nos gusta ver que hay buen rollo entre los músicos y que disfrutan mientras tocan y esta no era una excepción. En el caso de Somas Cure moló mucho (y personalmente me
hizo mucha gracia) que estuvieran sonriendo de oreja a oreja el 90% del tiempo. Hecho que contrasta bastante con las letras, que no son ninguna fiesta y tienden a hablar de temas más serios. Y ellos ahí, sin caber en sí mismos y cantando todo como si les fuera la vida en ello, daba igual que el micro estuviera o no delante. Entre abrazos, cerraron la noche con “Helios” y Txema se reafirmó y volvió a confesar que aquel era el mejor concierto que habían dado. Además, recordó a los asistentes que ya está disponible la descarga gratuita de su nuevo álbum en la web oficial del grupo y en formato físico por un precio casi regalado. -”Habrá que cambiar la forma de pensar…” dijo Txema en relación a la evolución del consumo musical que todos estamos viviendo.
 
Los cinco de Móstoles trabajaron un buen setlist de hora y media aproximadamente y supieron hacer que el concierto fuera de menos a más, siempre hacia arriba, mezclando temas del disco recién estrenado con clásicos de la banda que no necesitaban de presentación y que todo el mundo sabía de pe a pa. Como resultado: un público al que le gustaba lo que estaba viendo y que no perdió fuerza en ningún momento.
 
 
Texto: Vega Gil.
Fotos: Josean Lorenzo y Daniel Claudin.
 
 

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.