Review: RED ZONE RIDER -‘RED ZONE RIDER’- Magna Carte Records – 2014.

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » Review: RED ZONE RIDER -‘RED ZONE RIDER’- Magna Carte Records – 2014.

Review: RED ZONE RIDER -

El rock, ese son universal ha tenido etapas gloriosas, y una de sus mejores etapas fue precisamente en su génesis, con los nunca del todo reverenciados Led Zeppelin o los Deep purple, quizás los que de verdad introdujeron el termino heavy metal, o Grand funk railroad… en fin, podríamos estar horas hablando de una época y de un sonido que paradójicamente no ha perdido frescura ni comba en este siglo XXI como nos lo muestra esta disco, RED ZONE RIDER proyecto de tres bestias pardas musicales como son Vinnie Moore (UFO, Alice Cooper) Kelly Keelling, (Trans siberian orchesta, MSG, Baton rouge) y Scot coogan (Lita ford, Ace Frehley) y que sacan este  proyecto que busca reencontrar sonidos setenteros con los sonidos modernos de hoy, sin perder de vista el espíritu retro que embargan los temas que nos presentan.
 
Con estos músicos es imposible no tener un gran disco al que llevarse a tu colección, a tu cd, o mejor aun a tu colección de LP´S y es que cada tema evoca un punto en el espacio propio, un tema que te deja esencias pasadas, como por ejemplo "Hell no"arranca el disco pensando si no se han equivocado y nos han pasado un tributo a los Zeppelin, pero desembocando en un tema propio, sugerente a la par de pegadizo, con unos coros que bien encajarían en Bullit, "By the rainbow ends" es el tema mas actual y mas inclasificable del disco pero su deje es claro en la linea de los temas, "House of the light" un tema que rebosa sensaciones purpelianas aderezadas con las lineas de guitarra de Vinnie Moore mas cercenas a nuestro espacio musical, sin que por ello pierda vigencia, o una balada de deje bluesero y denso, como es "Cloud of dreams"recordando a unos Whitesnake ( e incluso Gary Moore)de sus inicios, densa e intensa, romántica predominando el sonido hammond con las estrofas que salen de una guitarra doliente, "Save it"  totalmente setentera, muy Zeppeliana en su estructura, con un gran componente de los sonidos Gospel y con la guitarra totalmente imbuida en las esencias que hicieron grandes a los trastes de Santana en los estribillos, "Never trust a woman" un tema duro que te evoca a los Purple mas duros prescindiendo de los falsetes de Gillan, y con un Vinnie Moore intratable pero muy bien abarcado por la voz de Kelly Keeling, grande en todo el disco, "Obvious" otro tema de corte intimo, señalado por la linea del órgano hammond, muy atmosférico, "The hands that feeds you" intenso tema que rememora los dejes stoner que inspiraron a gente como Mastodon y que beben en las fuentes setenteras, "Hit the road" se acerca también a los sonidos mas funk que acunaron en los USA con un gran crisol de triple guitarra en marco del trabajo rítmico, quizás la mas hendrix, "There is a Knowning" puro espíritu rock, de deje pausado y paladar selecto, gobernado con furia por el órgano hammond,  y cerrando el disco con "Counts 77" legitimando el rock como nuestra única religión verdadera.
 
Poco más que decir de este disco, que a mi particular forma de ver no es sino una forma de nostalgia, magistralmente ejecutada, con un referente claro al alma de los Purple orbitando sobre todo el disco como deje, logrando temas de linea concatenada pero alma única, grabada y producida con los avances que comportan las evoluciones de hoy día que dejan un sonido mas cristalino, y por tanto mas accesible.
 
Totalmente recomendado.
 
8.5/10.
 
Texto: Josean Lorenzo.

Déjanos tu comentario