HELLFEST 2013 por Raúl García (Mr Virus).

Inicio » Noticias de Rock y Metal » HELLFEST 2013 por Raúl García (Mr Virus).
HELLFEST
21, 22 y 23 de junio 2013
Clisson, Francia
Viernes 21 de junio
Tras haber llegado con tiempo a Clisson, para asentar posiciones y controlar el terreno y tener una noche previa más de descanso que de agitación por lo que nos esperaba desde primera hora de la mañana, al final fue inevitable, aún teniendo todo el día por delante, salir corriendo con el café en la mano y el bollo en la boca hacia el recinto mientras secándonos aún el agua de la cara para despegar nuestras pestañas, ¿por qué? Queremos llegar a ver las primeras notas de DR. LIVING DEAD pero apenas llegamos al término del concierto, pero no importaba, quedaba aún todo el día por delante, y sabíamos que no será lo único que nos perderemos de cuantas cosas se irían solapando sobre la marcha, así que nos quedemos al comienzo de KISSIN DYNAMITE, quienes lograron transportarnos en cuestión de segundos desde su primer tema a las sensaciones que conseguían las bandas hardrockeras angelinas en los noventa. Tomando como referencia generacional Mötley Crüe y cómo eran algunos de sus conciertos de pelos cardados, sugiriendo colaboraciones al público, correteando coreográficamente todos los músicos e incluso haciendo graciosos ademanes de golpearse entre ellos fueron poniendo esa parte de espectáculo aunado a su música para suplir el efecto que los tempranos focos no conseguirían por ser el comienzo del día en lugar de la caída de la tarde. Tras el entretenido madrugón que nos supuso ver a estos jóvenes alemanes, de forma paralela se hacía la oscuridad en la carpa situada en el escenario de El Altar. Allí estaban los noruegos CAPTAIN CLEANOFF, otro tipo de dinamita, intensa y sin ataduras a los tiempos. Metieron la suficiente cera como para situarnos bien de lleno en el festival haciendo que aquello pareciera ya un horario mucho más avanzado.
Primero de los conciertos curiosos de verdad, y que últimamente se está poniendo muy de moda, los shows en formato de dúo sobre los escenarios. Ya sabemos que hay discos que los puede grabar incluso sólo un músico, pero luego eso de representarlos en vivo no termina de cuadrar. Pues bueno, los EAGLE TWIN son tan sólo un batería y un guitarrista cantando como un demonio, mientras entre ambos se reparten el cotarro. Sonaron realmente bien, haciendo que allí pareciera que hubiera más gente incluso. Toques doom y escalas metálicas hechos con fiereza setentera.
Los ingleses SSS nos hacían volver a los escenarios principales y así continuaría el rondo durante todo el día, en unos lugares entreteniéndonos más que en otros, pero sin dejar de mover las caderas y darle juego a los riñones. Su concierto tenía algunos toques que los volcaba hacia otras sonoridades, pero ellos están más orientado hacia el thrash metal de la vieja escuela con una réplica visual en su cantante de nuestro Cesar Strawberry. Después con algo más de poder en su música y clara alteración de sus escalas, llevadas a velocidades de vértigo entraban en escena VEKTOR, una formación ubicada en Pensilvania con matices de la Bay Area de San Francisco en muchos conceptos aunque enseguida iban enfocando notas que recordaban a Mortal Sin y Slayer.
Sorprendente concierto in crescendo consiguiendo hacerte tambalear el cerebro entre el pasado y su presente, que tiene pinta de ser prometedor. De los finlandeses HOODEN MENACE tenía por referencia a los Cathedral en el sonido que practicaban, y tras verlos doy fe de ello, pero de los de épocas de merecer, con un complementado doom de vaivenes que te imponían quedarte ante ellos aún sabiendo que el tour por descubrir nuevas bandas debía de continuar o de ver a los consagrados, aún a sabiendas de que ciertos cambios de estilos musicales podían hacerte cambiar las impresiones de un grupo si se llevaba a cabo de forma rápida o casi simultánea.
Posiblemente es lo que ocurrió cuando decidimos ver a HARDCORE SUPERSTARS, pues era una actuación que no quería dejar de perdérmela por algo personal así como festejo musical, y tras tenerlos presentes unas cuantas canciones no terminaron de encantarme como les esperaba y no sería porque no le echaron ganas, porque movimiento le daban al asunto.
Tal vez el sonido, quizás la luz del día, igual la distancia, o a lo mejor llevaba metida otra velocidad en el cuerpo. SAXON enseguida me volvían a poner en la partida tras breves visitas por otros escenarios a penas captando sonidos menos llamativos. Un clásico siempre lo será y cuando buena parte de su show va orientado a hacerte cantar muchos de ellos no hay nada que objetar. Da igual a la hora que los coloques, y en el festival que se hallen, menos aún importa el genio con el que aparezca Biff Byford, porque finalmente terminarán siendo la banda que nunca falla.
Ganas había de ver a HELLYEAH, el grupo en donde Vinnie Paul sigue la estela groove de Pantera. Sonaron con esa potencia que pretende desbordar desde el principio, aunque la mecha se fue encendiendo progresivamente, sin dejar de pedir su cantante de forma inmediata la complicidad del público, que no sé yo si estaba del todo preparado para tantos decibelios y esa actitud de corte errante, que igual no es demasiado original para los tiempos que corren.
Después de ver a EUROPE me quedé un poco dubitativo con las intenciones del grupo sobre el escenario. Muchos de los temas estaban musicalmente cambiados, eso le daba un toque fresco a sus clásicos al sonar más progresivos y atmosféricos, pero dejaba perplejos a muchos de los fans que gustan de lo imperecedero tal cual fue concebido tiempo atrás. Hasta ahí bien, pero creo que tuvo demasiado parones para pedir la colaboración del público, y eso hacía que se quedará un poco dislocado el asunto y más aún si teníamos en cuenta que no disponían del tiempo de un show propio.
Joey Tempest no sé muy bien si por molestia personal o por mosca cojonera, mandó apartar de su camino al cámara de televisión que tenía sobre el escenario pillando los planos de la pantalla. A continuación otros consagrados, los TESTAMENT  y el imborrable recuerdo de su música. No era casualidad que tantos grupos que estaban tocando en este festival fueran herederos de su sonido. Los que vivimos sus momentos de mieles disfrutamos viendo cómo pasan los años pero la actitud no cambia, tampoco ese tono vocal y divertida performance a la hora de expresarse con el micro por parte de Chuck Billy, siempre irradiante de alegría y energía.
Ya hace tiempo que le cogí gusto a eso de verles tocar en los festivales a horas del día intempestivas o cuando aún no ha llegado la noche. Lucen sin luces, porque siempre van por la carretera con las largas dadas. Otros norteamericanos sonando paralelos a ellos fueron los ABSU, incendiarios con su complejo black metal, donde la caña progresiva de tinte oscuro y voz quebrada no cesó. Tienen ese punto de intimidación que si no fuera por la cantidad de bandas del género programadas en un festival como este no te perderías parte de su espectáculo, pero aquí, hay que dar gracias que al menos pilláramos algo visual de su concepto y enérgica actuación.
El cuerpo sigue rodando, y captando más historias. Es el turno de TWISTER SISTER y esto no nos los queremos perder ni de coña en su principio y ya suena de fondo la sintonía de arranque. Intensidad, como esperamos con actitud, pose y garra. Algunos problemas con el sonido pero las formas no cambian.  Grandes, incluso Dee Snider bromea con su pelo tirando del mismo y diciendo por el micro que es suyo. Grandes piezas “You Can´t Stop Rock ´n´ Roll”, “The Kids are Back”… la actividad del cantante no cesa, sus correteos, sus saltos. Es imposible salir defraudado. Si alguien no se mueve y parece inerte en la mirada, es que está alucinando viendo a ese matojo de pelo viendo la algarabía que se monta con el “We´re Not Gonna Take It” queriendo meter a todo el mundo en el ajo, porque el aceite y el limón ya lo ponen ellos, y los huevos… siempre es gracioso entonar esta canción.
Poco después WHITESNAKE enloquecería a un público tanto femenino como masculino. Coverdale sigue teniendo la pose, el encanto y la magia sobre el escenario, aunque no conserve lógicamente la voz que el paso de los años indica. Me pareció sublime recordar tantas hazañas musicadas a través de las distintas generaciones, que en continuas ocasiones tornaban sus voces mientras hacían el coro y se contoneaban las parejitas. La explanada estaba imposible, llena, quizás asfixiante, gran parte de los asistentes no quisieron perdérselo. No falto lucimientos personales, devaneos de guitarra y de armónica, y un solo de batería de Tommy Aldridge en el que tras desprenderse de las baquetas tendría que  percusionar con la mano los charles. El final sería tremendo, encadenando “Bad Boys”, “Fool For Your Loving”, “Hero I Go Again” y “Still Of The Night”.
 Siguiendo con más grupos clásicos, hablemos de KREATOR, que en cambio, y siendo uno de los momentos esperados para nosotros, nos dejaron bastante estáticos. Sería por la ubicación de su concierto, por la hora, por el día, por desgana, o quizás por una incorrecta apreciación nuestra tras verles cerrar festivales otras veces, y con más estructura propia de escenario, que también puede ser, pero no creo equivocarme, cuando os digo que estaban descafeinados. Los tiempos y la dinámica del show fue la habitual, con sus presentaciones introductorias y demás, pero aquello no tuvo el fuelle esperado.
Los irlandeses PRIMORDIAL fueron contraste de esos que hay que tener en cuenta para nivelar desajustes. Su black metal de corte melódico y con toque folk te hacen viajar por su mística de una manera sostenida. Son unos abanderados en este sonido que tras descubrirlos por casualidad hace algunos añitos ya, pues no son de hace dos días, decidí no perdérmelos donde pudieran llegar al alcance de mis pasos, así que si en otra ocasión te pillan de paso hay que intentar no perdérselos.
El trío norteamericano BLACK PYRAMID fue uno de los descubrimientos en la carpa que ostentaba grandes bandas entre el stoner y el doom. Puede que te encuentres con decenas de grupos que todos te suenan igual, pero la chispa que tienen ellos es algo más que especial. No dudé en comprar allí mismo sus discos y comprobar lo espectaculares que suenan también en estudio. Es decir, grupo creíble que sabe ejecutar e incluso duplicar su sonido metálico pudiendo llegar a liderar lo que es su día empezaron Kyuss y en la actualidad hacen bandas como Truckfighters (y muchas más claro, jeje).
 Y qué decir entonces de sus compatriotas SLEEP entonces. Esta banda de culto que resurgió de nuevo hace unos años tras estar medio enterrada y provocar otros interesantes proyectos tuvo una acogida del público muy intensa. Las distorsiones stonerizadas pasadas por los filtros del doom y otros acordes experimentales cuya duración parecían no tener fin fueron algo especial. La magia de los festivales seguía conectando chip para no cejar en la jornada.
Yo soy de la generación de DEF LEPPARD y he vibrado mucho con las distintas etapas la rockera y la sintetizada, y si bien es cierto que el concierto nos ofreció alicientes con un escenario y visuales a considerar, en la primera parte del mismo hasta donde yo vi, antes de que me invitaran a rondar otros escenarios por el arte de catar y luego poder comunicar, no me impactaron en exceso. No obstante fue un gran despliegue donde no se quejaran quienes llevaban tanto tiempo esperándoles. He de decir que el video que repasaba su historia en un puñado de minutos con la calidad de las imágenes incluida, se me hizo algo pesado, aunque también me conectó con el pasado recuerdos importantes. Regresé para ver terminar su concierto y en su parte final no entendí que tras marcharse del escenario y dar todo el mundo por concluido su show, con un público que ya se estaba marchando sin pedir más, que volvieran a salir a tocar de una manera tan surrealista.
El post metal de NEUROSIS fue un contraste interesante. Desde San Francisco traían otra de esas maquinarias de precisión ralentizada con ambientes que te zarandeaban el pensamiento si cerrabas los ojos. Aunque en verdad, a veces era tal la oscuridad de su presencia sobre las tablas que no era necesario hacerlo. Bien conjugado los claroscuros de luz y sonido consiguieron esa abstracción en vísperas del cierre de la jornada. AVANTASIA me capturó tanto en el show que les vi en el Sonisphere de Madrid que quise encontrar algo distinto al concierto que ofrecían aquí, y tras verlo de principio a fin me llevé la impresión de lo grande que es Tobias Sammet para crear tal espectáculo con tal elenco de músicos y mensajes que hacer llegar a la gente, pero tras comprobar que todo aquello que parecía espontáneo en la magia escénica itinerante es algo escrito en un guión, me dejó algo desangelado. A veces los redactores musicales, por mucho tiempo que llevemos en estos somos demasiado ingenuos, pero bueno, quizás este sea el motivo por el que seguimos disfrutando de lo que hacemos sin importarnos desplazarnos a lugares remotos.

Déjanos tu comentario