En la foto TEN YEARS AFTER, superando los problemas de sonido

Inicio » Noticias de Rock y Metal » En la foto TEN YEARS AFTER, superando los problemas de sonido

En la foto TEN YEARS AFTER, superando los problemas de sonido

La curiosidad me invadía meses antes por saber cómo se desarrollaría este festival que pretende, tras esta primera edición, ser el principio de una nueva iniciativa festivalera basada en el sonido rock y blues de bandas existentes entre finales de la década de los 60 y principios de los 70, con el apoyo de bandas actuales que saben encaramarse a la esencia de ese sonido para hacer de ello bandera y darnos a entender lo vivas que se mantienen sus vibraciones. Por este motivo se quiso dar convivencia en un mismo escenario a bandas emergentes,  jóvenes promesas y clásicos que han sabido capear las épocas. A todos  ellos les une, y así lo demostraron, saber moverse con inquietudes similares aún distando décadas de experiencia entre unos y otros. DOCK como todo proyecto inicial tuvo que lidiar meses antes para encontrar una ubicación donde poder desarrollarse y empezar a gestionar las bandas que estarían implicadas, y la verdad, hoy en día, sabiendo de múltiples antecedentes de lugares donde se realizan importantes eventos musicales, no importa donde haya que desplazarse si la ocasión lo merece, por eso Los Alcázares de Murcia fue el destino encontrado para parir esta cita con un caudal de sonido añejo del que disfrutamos desde nuestra inicial incursión en el recinto habilitado en el Parque de las Peñas Huertanas.

Viajar desde Madrid por carretera justo de tiempo en los cálculos para llegar a Los Alcázares, nos hacía imaginar que nos perderíamos alguna banda del evento, sobre todo teniendo en cuenta que las bandas iniciales siempre disponen de menos tiempo para su show, fue lo que nos impidió ver a los EMPTY BOTTLES tocar los temas de su “Navajo Motel”. Una lástima, porque todo el mundo me habló de forma muy positiva de ellos. No habrá que perderles la pista a estos alicantinos. El toque instrumental de corte surfero de LOS TIKI PHANTOMS fue un aliciente muy bien situado en los preliminares de lo que se avecinaba. Este tipo de bandas con ese aura de mística y diversión gracias a su indumentaria con máscaras incluidas, siempre llama la atención, sobre todo cuando colaboran o hacen participar del público de forma activa. Estos catalanes son un auténtico ejército de calaveras, tal cual refrenda el título de su disco. A continuación SMOKING BIRD, cada vez más veteranos gracias a su entrega, siempre dispuestos a trasladarse a otros puntos de la península donde les dejen hacer carretera con tal de exponer su magia bañada entre lo sureño y el hard rock y que exponen con ese toque expectante que acapara su cantante entre el colorido de sus textiles y su continua entrega interpretativa sobre el escenario, con baile y maracas incluido. Mientras, el resto de la banda va marcando el ritmo con la intención de llegar al frenesí de manera profunda, a su manera. Se les vio guardando los tiempos, tocando a gusto, como en casa, con mucho público de apoyo, algo que les hacía mostrar su divertimento, un término que para los THE DELTA SAINTS es como una religión, como una forma de comulgar con ese toque de blues, soul, swamp rock, esencia pantanosa y espiritual que hacía de Los Alcázares su catedral del rezo. Todo el arraigo de la américa profunda sintiendo el contacto de las plantas de sus pies desnudos sobre ese escenario en donde el ritmo se mostraba perfectamente conjuntado al tiempo que mostraba las individualizaciones de cada uno, con exaltación de órgano anudado a contrastes de batería y desenfreno entre mástiles de guitarras y bajo que no paraban un ritmo que sabíamos no iba a fallar tras haber asistido previamente ya a otros conciertos de esta joven promesa de Nashville con marca propia desde el delta del Mississippi. ELDORADO con sede en Madrid tenía una propuesta que ofrecernos tan internacional como lo pretendía ser el festival, sabiendo que aparte de las bandas que venían desde fuera del país, las bandas españolas programadas se debían a cantar en similares tesituras a la de los magistrales invitados. Lo bueno que tiene un cantante como este al ser capaz de ofrecer su bilingüismo contentando a quienes conocen sus piezas en ambos idiomas, es que te sorprende al momento con su entonación, y por eso la improvisación a la hora de interpretar va continuamente en un sentido doble. Tuvo que capear algunos que enfrentarse con ligeros problemas técnicos, siempre sacados adelante. Sobre los teclados o anidado ante el micrófono transmitió en cualquier caso ese toque de emoción, sobre todo en cortes como “Atlántico” que no olvidaron de refrendar como esa esencia más cercana a su procedencia isleña. Me sigue dando mucha pena tener que destacar como ante bandas de esta calidad la gente prefiere irse a comer un bocata en lugar de despachar su hambre con la soberbia que acapara cada uno de los temas programados en sus shows. En la lucha y tesón esta la victoria y España se sigue sucediendo la batalla continua para bandas que se sienten a veces más seguras cuando salen a actuar fuera de este país. A continuación con la actuación de los veteranos THE STEEPWATER BAND se sobrellevaba de forma paralela cierta tensión por parte la organización, ya que tuvieron que salir a escena los de Chicago en esos momentos a pesar de estar anunciados para cerrar el festival. El retraso que le impedía llegar a Ten Year After al lugar para actuar a la hora programada, propició esta circunstancia en un primer momento, que la verdad, todos vivimos en principio con cierta naturalidad, ya que además, teniendo en cuenta que el día anterior había tenido lugar en el mismo recinto una fiesta gratuita con ellos haciendo un set de versiones, no sólo fue la banda comodín del momento, sino posiblemente la que mejor cautivó con esa entrega de blues con arraigo. Ser veterano tantos años al tiempo de recorrer tanta carretera como shows han logrado, hace que un grupo como este, lejos de hacerte sacar  las uñas para mordételas, consigue que se afilen tus propios colmillos para meterte dentro de su círculo de energía y morder el polvo que llevan acumulando en sus viajes. Ellos pasan por la improvisación si así lo necesitan como una banda de antecedentes gloriosos. Concierto mágico, de satisfacción, que te hacía pensar como trasladarte desde la lejanía merecía la pena por ver lo que estaban ofreciendo, y sentirlos estando allí presente. Y lo recalco en estas líneas para los que se quejan de estar faltos de este tipo de sonidos en la zona, y que lo tengan en cuenta cuando se preste de nuevo la ocasión. TEN YEARS AFTER salía con retraso a escena y haciendo la prueba de sonido sobre la marcha. A pesar de los numerosos problemas que iban teniendo con el sonido exterior y los monitores que les impedía escucharse, aquello le dio un aliciente especial porque fue tan profunda la profesionalidad que lejos de quejarse por el micrófono, sabían que no había marcha atrás y aplicaron esa máxima que saben tener los grandes sea en el blues o en otros aspectos sonoros, y es que, cuando algo no funciona bien fuera hay que mostrar la imagen más madura desde dentro. Se confiaron a ella y por eso las interpretaciones de Joe Gooch hacían su papel al ritmo de una guitarra que antaño nos hubiera deleitado con Alvin Lee, fallecido en marzo de este año, y que desde hace una década supo adaptar con su llegada a la banda tras sustituirle. Teniendo en cuenta estos problemas, a mi particularmente me mantenía en tensión ajena, pero en cambio era curioso ver el contraste de un imperioso Leo Lyons tocando el bajo como si fuera el concierto de su vida, a pesar de que su roadie continuamente se paseara por el escenario dándole charla al oído al tiempo que manejaba la situación dando indicaciones al técnico de escenario. A quien le pesaba algo más la circunstancia era a Chick Churchill, pero más que por la angustia de no escucharse era por el sueño que a esas horas iba pactando con Morfeo mientras tocaba el teclado, y por eso no dudaba en mirar el reloj y hacer gestos de querer irse a la cama. Situaciones aleatorias destacables que no tumbaron un concierto de coherencia y veteranía exclusivo en España, que seguro ni ellos ni nosotros olvidaremos en mucho tiempo. Adelante Dock, el próximo año está aguardando!!

A través del siguiente enlace puedes ver algunos vídeos de los grupos que actuaron:

https://www.youtube.com/playlist?list=PLszo10Gpvsbs7yO6SRsRnrKKxnqu7f0gT

 Texto, foto y videos: Raúl “Mr.Virus” García

 

Déjanos tu comentario