En la foto Arcane Roots, cautivadores con su toque ecléctico.

Inicio » Noticias de Rock y Metal » En la foto Arcane Roots, cautivadores con su toque ecléctico.

En la foto Arcane Roots, cautivadores con su toque ecléctico.

La primera jornada de la octava edición acogió la visita de unas 35.000 personas, confirmando a BBK Live como importante festival de temporada con total estabilidad para seguir teniendo en cuenta en sucesivas ediciones. De los tres días programados en Kobetamendi, para quien suscribe sin duda ésta jornada era la más destacada, por eso Tnt Radio Rock no quiso dejar de asistir con el fin de dar cuenta de lo allí acontecido. Este jueves sería Depeche Mode el plato fuerte de la noche, pero no debemos olvidar las jornadas siguientes, con Kings Of Leon y Green Day, ya que conseguirían sumar de forma global entre los tres días más de 100.000 personas, haciendo de las instalaciones un continuo ir y venir de público que podía dividir su visita entre los cuatro escenarios programados: Vodafone Yu, Live!, Heineken y Bilbao, siendo estos dos últimos los principales donde se iban turnando la mayoría de nuestros protagonistas.

 

Centrándonos en la jornada inaugural, los primeros en salir al escenario fueron los ingleses TOY, con toda el aurea internacional que les justifica estar en boca de tantos medios de comunicación gracias a un único disco en este corto lapso de tiempo de tres años. Con teclista española entre sus filas y una indudable juventud que hacen si cabe de ellos que hablen de su presente como algo prometedor, para mi aún está por descubrir su futuro puesto que no me aportaron ninguna emoción. Llama la atención la inocencia con las que sus canciones son interpretadas, bebiendo de un género manido, donde predomina la distorsión en su expresividad y en donde lo estático se agarra adecuadamente al toque oscuro de la voz.

 

ARCANE ROOTS pusieron de manifiesto el dicho que a veces se confirma cuando se trata de destacar la esencia sobre un escenario una banda de pocos miembros. Me mola que los tríos generan sensaciones ambiguas y llenas de intensidad. Es algo que caracteriza a estos ingleses, en donde el post punk y el hardcore adquiere un tinte progresivo y muy curioso cuando avanzan en las emociones improvisadas. Si han llegado a protagonizar escenarios en festivales de corte metálico está claro que es porque tienen algo más que rasgos sonoros para hacerlo más allá de una imagen que te puede llevar a la confusión. Los gorgoritos que a veces genera su cantante va en su estilo, muy directos, sin dejar demasiados silencios en sus interpretaciones salvo para buscar distorsiones, que por cierto no terminaron de tener acierto en alguna ocasión cuando este se dedicaba a sus labores de microfonía. Me quedo con algunos toques a lo Mars Volta en los determinados cambios de ritmo.

 

ALT-J se empezó a fraguar en la universidad de Leeds, donde se encontraron sus componentes, y es por ello que aquí contaban con un público que además de ser muy fanático, era eminentemente joven, la estala de los estudiantes buscando sensaciones en un recreo continuo. Los chavales entre el público se dejaron llevar por los ritmos hipnóticos que bebían de mucho espacio entre tema y tema. Un solo disco les ha bastado para trazarles un futuro prometedor en donde se mezclan tesituras muy eclécticas acompañadas de ritmos pre programados que arrastran al canto por lo ralentizado de su sonido. Sonaron muy bien, pero esto tiene que ser una banda con hechizo o a lo mejor es que yo tengo que plantearme volver a la universidad. Percusiones jipis, psicodelia, en ocasiones a tope de grabes, melodías a lo The Mamas And The Papas y también el canuto de Bob Marley.

 

Los canadienses BILLY TALENT fueron una de las principales bandas que nos habían arrastrado hasta aquí. No escondo mi veneración por su último trabajo “Dead Silence” al que dieron un amplio repaso con esa magia que muestran sobre el escenario. Su trayectoria ya de por si evoca ir a verles para disfrutar de su madurez en donde el tono vocal de Benjamín cautiva. También entretiene verle utilizar ese cajón bajo sus pies para sentirse más cómodo a la hora de gesticular sus piernas. Sobre el escenario ropa oscura y mucha intensidad con un buen dossier de temas fácil de confeccionar dada la cantidad de singles que tienen publicado a lo largo de su carrera. Desde que salieron a escena no dejaron de hacer que la gente botara a su son al tiempo que te sacaban la sensibilidad cuando las melodías lo pedían.

 

Volvimos al sonido “british” con EDITORS, quienes no consiguieron aflorar en mí grandes emociones. Posiblemente el efecto Billy Talent tan sólo unos minutos antes tenía la culpa y lo que tocaba era contemplar a esta banda que de siempre ha bebido de fuentes sonoras tan evidentes que tal vez por eso no mostraran su cara más original a la hora de despachar el sonido revival creado en el pasado por The Smith o Joy Division, así que entendí que era un buen momento para el avituallamiento y simultanear el horario con CHARLES BRADLEY & HIS EXTRAORDINAIRES, y con ello sentir la esencia más pura del soul y del funk evocando a James Brown. La voz de Charles Bradley es una joya bruta que interpreta este veterano con ese toque tosco que te conmueve y te transporta al ritmo que propone su banda. Un acierto pasar a verle porque aquí sí se activó el botón adecuado de las emociones y los contoneos.

 

DEPECHE MODE llevó al éxtasis en esta única actuación que sin duda fue para todos los que saben vivir cada concierto suyo como algo tan personal. El desajuste sonoro que tuvo lugar bien transcurrido el concierto y que los hizo parar ante la perplejidad de los miles de presentes, reactivó aún más la magia que David Gahan posee. Ovaciones ensordecedoras que a cada guiño ofrecido en forma de baile, gesto o tono vocal provoca la ebullición de una caldera siempre caliente a la par con Martin Gore. Como reza el título “Wellcome To My World”, con su puesta en escena nos llevaron a su campo de abducción y dejaron claro que su último disco “The Delta Machin” tienen ese enganche en piezas como “Heaven” y “Soothe My Soul”, pero que no hay nada que logre estar por encima de viejos clásicos siempre esperados y que fueron incorporando en formato acústico o al ritmo de los sintetizadores empapando de baile una innegable contundencia.

 

Los escoceses BIFFY CLYRO lo tuvieron fácil tras tener a todo el mundo aún hipnotizado. Salieron a escena a divertirse y contaron con un amplio repertorio que supieron canalizar alternando sus distintas aficiones a los más variados sonidos dentro del rock. La presentación de su último trabajo “Opposites” se había hecho de rogar en directo y la gente tenía muchas ganas de disfrutar de su contenido en estos momentos, con “Stingin´ Belle”, “Opposite” y "Black Chandelier", al que añadieron importantes píldoras del estilo "That Golden Rule" y "Mountains" para cerrar con cierta sensación de haberse hecho corto su show.

 

Y por último los norirlandeses TWO DOOR CINEMA CLUB me causaron una agradable sensación de sosiego gracias a ese sonido tan particular que les está llevando a ser cabeceras de importantes festivales gracias al fulgurante éxito conseguido en tan sólo unos años y un par de discos. Su sonido basado en sintetizadores y baterías sampleadas se amplifica en directo gracias a la incorporación de un batería real, algo que les da ese toque de autenticidad y que pudimos apreciar, teniendo  además ese corte guitarrero tan marcado y personal que hace que su sonido sea tan característico. Fue la transición adecuada para luego seguir bailando parámetros sonoros bien distintos en la carpa habilitada para tal efecto.

 

Texto y foto: Raúl “Mr.Virus” García

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.