Últimas noticias
HELLFEST va de 4 en 4 (noviembre 16, 2017 11:48 am)
GRASPOP 2018 empieza muy fuerte (noviembre 16, 2017 11:26 am)

Review: THE ERKONAUTS – “I Shall Forgive” (Indie Recordings 2017)

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » Review: THE ERKONAUTS – “I Shall Forgive” (Indie Recordings 2017)

Gran sorpresa la que me he llevado con esta banda suiza llamada The Erkonauts y que nace de las cenizas de la desaparecida Sybreed. Estaba preparando la noticia para nuestra web sobre el lanzamiento de su segundo álbum dentro de unos días y me llamó la atención que en su hoja de promo hacían alusión a que les llaman “los Motorhead del metal progresivo” por lo que me decidí a empezar la escucha del disco, que han titulado “I Shall Forgive” y que edita el sello Indie Recordings el 10 de Noviembre.

Sinceramente, espectacular!! Con tan sólo las dos primeras canciones escuchadas, “Little Mary” y “Seven Macaw“, estaba alucinando. Metal progresivo de grandes quilates, con una base muy clásica y corrosiva que nos recuerda mucho a Motorhead, por esa presencia importante del bajo durante todo el disco y esa voz abrasiva y desgarrada a lo Lemmy. Además, el disco tiene partes punk, thrash, velocidad, partes más pausadas, en definitiva, sin ser un metal progresivo cargante, un disco intenso de principio a fin, con temas muy trabajados y de calidad que cuando llegas al final te deja con ganas de más, esto nueve cortes te saben a poco.

El disco lo abre la mencionada “Little Mary“, a golpe de bajo y dejándose la vida en ello a voces, Ales Campanelli, que se encarga de la voz y bajo, da el pistoletazo de salida con un corte agresivo, compacto y de una fuerza que te empuja hacia adelante. Como he comentado el bajo es uno de los protagonistas del álbum y en este corte se muestra de forma dominante, sobre todo en la parte central, martilleando y acompañando un excelente sólo de guitarra. Buena carta de presentación que acaban de lanzar en video. Sin tiempo al respiro irrumpe rápida y velóz “Seven Macaw“, un tema más punk, más potente, con un estribillo limpio y brillantemente colocado. Llama la atención la habilidad de la banda para encajar a la perfección ese aire clásico del tema con la parte del estribillo, de aire más progresiva, más moderna. Temazo, sin lugar a dudas. Y si, por supuesto, es un tema muy Motor, con un final demoledor.

Subimos el nivel en velocidad con “Globlebl“, más punk, más abrasivo si cabe, con cambios a ritmos más profundos y progresivos, arropados por esos coros de corte más oscuro. Aquí las guitarras toman el mando de la mano de Bakdosh Puiatti y Los Sebos, que dan un aire funky bastante extremo en algunas partes de la canción. “The Snick” es más de corte progresivo, arranca muy tranquila, con un toque muy a película del oeste, con una voz más profunda y limpia arropada por un ritmo más como de marcha que va cogiendo fuerza creando una barrera sonica según va avanzando. Gran canción.

Regresa la agresividad vocal con “Chaos Never Fails To Appeal“, otro de los temas presentados hace algunas semanas. Es una canción más de punk clásico, con cierto toque de swing, con mucha energía y fuerza en voz, Ales se rompe la voz a gritos durante todo el corte. Es de esas canciones que no te dejan parar de moverte. Suenan los primeros acordes de bajo que va dejando paso a la batería de Kevin Choiral Maragoni, suena “The Groove Of The Sorry“. De nuevo el progresivo como base principal, con voces más intensas y profundas en un corte más fresco y moderno, con predominio de guitarras y gran estribillo. Un tema con mucha intensidad y energía.

Reconoce el propio Ales que en “Cacoit” (siguiente tema) y “Seven Macaw” llegó a sufrir migrañas y tos en la que llegó a sangrar en las sesiones de grabación de las voces de estas canciones. Y es que se desgañita a la hora de escupir sus letras. “Cacoit” es poderosa, muy progresiva y corrosiva, con unos fuertes riffs de guitarra y un bajo descontrolado a lo largo de la canción. Suena contundente, de nuevo creando barreras sonicas. “Tales Of A Thousand Lives” es la más larga con 8 minutos de duración. Esta es la más progresiva, continuos cambios de ritmo y partes vocales limpias que se tornan agresivas en los estribillos. Un tema muy bien estructurado, más denso que el resto, con una partes más tranquilas y progresivas. Y llega el cierre con “Sappy“, la más agresiva y extrema del álbum, entre otras cosas gracias a la voz de Tom Mumagrinder, de la banda de grindcore Mumakil, invitado para dar empaque y dureza a un tema  rápido y contundente que arranca con una voz como en segundo plano sacado de un megáfono antiguo. Guitarras afiladas, una base rítmica apabullante que sólo da respiro cuando llegan los estribillos, y un Tom que te arrolla como si fuese una apisonadora. Excelente cierre.

Este es de esos discos a los que SI o SI hay que darles una oportunidad. Hay muchas bandas, muchos nombres, muchos discos que no aportan ni dicen nada, y entre este basto y extenso espectro de material que nos llega, de vez en cuando sale una joya como esta, de unos desconocidos, pero que puede estar a la altura e incluso superar las expectativas depositadas en los más grandes. “I Shall Forgive” no es un disco de metal progresivo al uso. The Erkonauts poseen su propia personalidad y la aplican a su música creando canciones que te arrastran por sonidos que van desde el punk más corrosivo y aplastante, al thrash, el death, funky o swing. Todo ello con canciones bien estructuradas y de gran calidad compositiva, bien ejecutadas por sus cuatro miembros. Altamente recomendable! Enhorabuena por este disco.

Brujo

Déjanos tu comentario