Review – OLD BLOOD – Old blood – 2016 – DHU Records

Inicio » Críticas de Discos » Review – OLD BLOOD – Old blood – 2016 – DHU Records

old-blood-cd

Hace mucho tiempo que no me enganchaba tanto a un nuevo sonido stoner y se me empañan los ojos cuando encuentro disco como el debut de Old Blood. Esta banda forma parte del grupo de pequeños grandes descubrimientos que sueltan de vez en cuando el mundo underground y las alcantarillas del rock.

La desembocadura que supone el grupo Old Blood bebe de muchos ríos. Desde Black Sabbath, nadando por Deep Purple con agua sabor a stoner rock desde la Baja California. Muchos grupos mueren en la orilla con la sensación como apasionado de este deporte musical, que deseas como nunca que esta clase de grupos llenen estadios como lo hacían The Doors, Jefferson Airplane y demás licores de buen sabor. ‘Old blood’ ha sido grabado y mezclado por Frankie Siragusa. Masterizado en Mikes Wells Mastering.

Nos metemos con un disco, el primero homónimo, donde resuena gloria. Es una maravilla en todos los sentidos. Empezamos con “Wolves”. Inicio muy remake de los años ’70 con línea de sinstetizador y guitarra como carta de presentación. Aparece la voz de Feathers como una narradora de una historia empapada de doom que recreamos por enésima vez la frase “sexo, drogas y rock and roll” pero al ritmo de blues.

Metemos segunda pero vamos a 200 km/h. ¿¡Qué genialidad es ésta!? Le sigue “Glowpug” con otra entrada a la guitarra marcando un riff otra vez doom a gotas de stoner terminando la introducción con un renglón de teclado y la difuminación de la guitarra distorsionada hecha pura magia  De nuevo aparece Feathers dando el contraste perfecto a lo oscuro de la melodía. Balance perfecto, canción perfecta. Son en estas canciones donde das gracias a la divinidad de los discos grabados lo más naturales posible sin tanto filtro de ordenador. Suena como un maldito cañón.

Silk road rash” es otro libro diferente. Pasamos del infierno a la eternidad terrenal. Desde el primer instante la canción ya va a un ritmo alto y va jugando con tacto entre la batería y el sintetizador durante los impases de la canción. Con un estribillo pegadizo y muy Deep Purple. El tema tiene un ritmo más dinámico y fresco que el disco en conjunto y personalmente, poniéndome en la faceta de productor que no soy, hubiese metido elementos que hubiesen dado al tema unos matices de estilo funk y hasta incluso en la parte casi reggae, que darían otro olor si cabe. Pero en definitiva, otro tema notable alto para la galería.

Vamos ya en la mitad del disco (es corto pero de matrícula de honor) y nos chocamos con “Taking refuge with strangers”. Los americanos nos ofrecen una canción muy espiritual dónde la compararía con una canción de The Doors con la guitarra de Robby Krieger en el modo tenebroso. En este caso, el guitarrista de Old Blood, Gunner, se marca una pieza maestra y con un final con ese bajo tocado por Octopus que rellena todo el ambiente a placer sombrío.

Quedan dos canciones y una es “Flesh”. Inicio casi post-metal derivando hacia una melancolía y una melodía la cuál parece recordarte a pasajes anteriores del disco pero no, es que a estas alturas el grupo ha creado una atmósfera propia en la que te llevas sumergido casi 30 minutos y sin darte cuenta te has empapado de muchas raíces de la música rock y metal sin apenas limpiarte los oídos. Quizás es en esta canción donde más en falta más dureza a la voz de Feathers pero poniéndonos a pensar en frío, el matiz de la voz tan limpia da cuerpo al todo. Es como si la banda fuese un cuerpo humano dónde los músculos son la guitarra, el cerebro la voz, los ojos el teclado y la piel el bajo junto con la batería.

Terminamos con el aire caliente de California cuyo título es definitivo. “Some songs sound the same”. Puede ser que acabado el disco, a algunas personas le parezca que han estado ante casi 40 minutos monótonos pero no es así. A lo largo del disco se han escuchado matices de figuras totalmente diferentes entre sí. Variedad y agua fría a los oídos.

Parece empezar a salir un fenómeno psicodélico en algunos grupos como Blues Pills, Kadavar, Graveyard o Scorpion Cbild. A estas alturas, recuperar aquellos tiempos pero arrastrando géneros como el metal o el mismo stoner hacen que aquellos maravillosos ’70 suenen actuales y más potentes si cabe. En este primer disco, los californianos Old Blood han hecho una maravilla y serán sin duda, pieza clave en todo este resurgir de movimiento que poco a poco van ganando los rincones más oscuros de la escena actual. ¡Larga vida a las raíces musicales!

Tracklist:

1.Wolves
2.Glowpug
3.Silk Road Rash
4.Taking Refuge with Strangers
5.Flesh
6.Some Songs Sound the Same

Old Blood son:

Gunner – Guitarra
Octopus – Bajp
Diesel – Batería
Feathers – Voz
Stone – Teclados

Bandcamp I Facebook


Déjanos tu comentario