REVIEW: O.D.I.O. “The Mourner” (Art Gates Records)

Inicio » Críticas de los últimos Discos de Música Rock y Metal » REVIEW: O.D.I.O. “The Mourner” (Art Gates Records)

10O.D.I.O. con un nombre de tal carácter solo puedes esperar algo realmente contundente de un grupo, y los tinerfeños O.D.I.O. lo tienen muy claro, y no vienen a coger prisioneros.
Entrando en materia; O.D.I.O. es un grupo que bajo el ala de Art Gates Records nos presentan su primer largo, un disco de un thrash metal, seco rasgado y muy duro. “The Mourner” se sale de la linea imperante del thrash metal imperante que ejecutan grupos como Angelus Apátrida, o Rancor, y se ven reflejados en los movimientos que grupos como Nuclear Assault popularizaron tiempo ha en la bay área con algunos guiños al hard core.

La base del grupo es clásica, y en ese sentido no hay sorpresas, tenemos a una formación de cuarteto en la que la base lírica recae en Ed Play, frontmant del grupo que trabaja desde un punto en las voces totalmente rasgado, labrado con lija si se me permite el símil, y que sobre las que las composiciones quedan bastante bien asentadas.
Las guitarras, en este caso guitarra en singular, es un trabajo de Arturo “Kani” sobre el que cae todo el trabajo del sonido del grupo, aun sin olvidar el muy presente bajo de Javier Zaid. Las baterías, una de las partes que mas me han gustado del disco, son cortesía de Juan Gonzalez, bien trabajadas e imprimiendo la velocidad que el disco desborda en los temas.

En el sonido, estamos ante una producción que busca el sonido mas brutal en su esencia, y aunque no podemos obviar el trabajo melódico que las composiciones guardan, el fin de cada canción es buscar la reacción salvaje del oyente punto en el que la energía del disco se hace mas fuerte. No obstante, y aunque las composiciones guarden un trabajo melódico implícito, no es un disco fácil, ni que te entre a la primera:
de facto la rudeza de las canciones te hacen que debas escuchar el disco varias veces para que te vayan calando los temas.

Ya desde la primera “Cowards Frontline” entramos en una sintaxis de thrash denso y duro, muy marcado por los estribillos reincidentes, aunque con los suficientes cambios para dar el tono de tema rompedor y adictivo. Probablemente mas cerca de la visión de los temas de unos Agnostic front, pero en thrash metal.
“Dreambreak (planets collide)” nos enseña la capacidad gutural de su cantante en un tema sin respiro: baterías sacando la máxima velocidad empujando al grupo hacia un éxtasis central contenido en el que el grupos e vuelve a venir arriba en la forma mas salvaje: las partes de bajo hacen que la densidad del tema coja tintes abisales sobre todo en los interludios.

“This house” comienza con una arenga sobre la que el grupo remarca en un todo la profundidad del tono de las líricas para llegar a un riff central muy marcado sobre el que se va a desarrollar la canción en la que en cada traste va cogiendo velocidad. Por la estructura podríamos estar en el tema que mas prismas presenta en su brutal sonido.
“Altered states of consciousness” aquí el grupo aparca momentáneamente la velocidad thrash: tenemos mas melodía, pero sobre todo un tono cargado y remarcado donde la contraposición del bajo hace ganar fuerza al tema sin deslizarse con la velocidad haciendo que aflore el trabajo de las guitarras y la parte vocal, hasta llegar a una locura final donde el tema explota ante la contención inicial, volviendo a su vez al principio.

“Perphenazine” tiene un tono similar al tema anterior: tenemos una arquitectura de tiempos en las que el tema te mete en un carrusel de subidas y bajadas, muy bien alineadas con el trabajo en la batería y con las escalas de las partes líricas mas señaladas. Un tema complejo y salvaje (me recuerda al estilo Suicidal tendencies fuertemente) pero donde no hay que fiarse porque te engancha rápido.
“Room 408” es el tema mas punk del disco, sencillo pero fuertemente rabioso, mas plano líricamente y con una melodía mas sencilla, pero directa como una patada en las gonadas altas!
“Evil resident” es un frenesí brutal, simplemente. Con la parte rítmica dándolo todo y con un estribillo sencillo, se construye un tema de puro thrash metal rotundo.
“Jealousy” tiene una complejidad mas incisa con respecto a los otros temas. La linea del estribillo se desarrolla buscando una atmósfera cargada, dura. Aquí jugando con la carga de las guitarras, la voz adquiere el protagonismo principal pasando de los tonos duros a la parte mas abierta de la voz. La linea se rompe en un inciso que, jugando con la connotación del titulo de la canción, representa parte de la historia que aquí se representa. Uno de los temas mas interesantes del disco por su complejidad y su estructura abierta.
“Facing death” sigue con los juegos de fronteras entre géneros, y aquí cruzamos partes de hardcore con el thrash aunque la estructura del tema es bastante similar a “Evil Resident” no aportando en esencia ninguna novedad a lo ya oído hasta ahora.
“Superhero syndrome” prácticamente podríamos decir que cierra el disco:
en un registro que rehuye un tanto de las composiciones mas duras este tema bien podría estar cercano al heavy mas duro en las contraposiciones melódicas que van alternando en las voces. Sin embargo en un giro el grupo acelera el tema llevándolo otra vez hacia el thrash mas imbuido por el hardcore, no entendiendo del todo este cambio pues parecen dos temas en uno.
Y el ultimo tema es otra vez “Room 408” (canarian metal versión) con diversos artistas a las voces que no deja de ser una anécdota simpática dentro del disco.

Hay en este disco algunos temas realmente señalables y en general es un buen disco, aunque difícil de coger en una primera toma. Por otras parte creo para mi gusto que quizás sea demasiado largo, y que algunos temas sean demasiado parecidos estructuralmente, pero salvo por eso, podrás hacer unos cuantos molinetes de cuello en su escucha.


Déjanos tu comentario