Review de La Factoría del Contraste de Leo Jiménez

Inicio » Críticas de Discos » Review de La Factoría del Contraste de Leo Jiménez

Leo Jimenez - La Factoría del ContrasteRegresa la Bestia del heavy metal nacional más directo que nunca

Acaba de salir un disco que quizá sea el más esperado en territorio nacional de este año, no es ni más ni menos que el nuevo trabajo de Leo Jiménez, un artista al que no hace falta que presentemos. Conocido también como “La bestia”, el vocalista de Fuenlabrada demuestra una vez más que está al margen de géneros y etiquetas.

Leo vuelve al frente de nuevo captando todas las miradas de la crítica musical, y es que, aún no se porqué desde hace años a este chico se le mira todo lo que hace con cierta rigurosidad, generando un vaivén de opiniones contrapuestas entre seguidores y detractores, aunque a mi parecer se diga lo que se diga, es innegable que Leo es uno de los mejores vocalistas que ha podido dar a luz este país.

Tres años después de su “Animal Solitario”, pasando por una gira especial y sacando un doble CD y DVD con directos y rarezas llamado “20 años tras el apocalipsis”, Leo saca a la luz este nuevo trabajo bautizado bajo el nombre de “La Factoría del contraste”, y creedme cuando digo que contrastes hay y buenos. Leo rompe toda barrera con un trabajo absolutamente bueno, “Bestial”. Rompe con toda etiqueta de heavy clásico donde se le catalogaba y en este trabajo sí ha conseguido mezclar todas las influencias que han dejado marca en él y que ya empezamos a ver en su “Animal solitario” pero que no llegaron a destacar del todo. Rodeado de grandes músicos como Tony Mero de Cuernos de chivo, hermano de guturales y gran amigo del artista, y vocalistas de la talla de Merche, que si bien no pertenece al genero del Metal, hace un duelo de voces con Leo en una balada espectacular.

Un trabajo entre la bestia y el hombre, el más personal de Leo Jiménez

Vamos a empezar analizando los temas más cañeros, dejando de lado el orden de aparición en el disco. Y es que el disco arranca callando bocas,Soy Libertad”, es una verdadera declaración de intenciones describiendo casi al tope la idea del disco. Unas estrofas muy pegadizas y un estribillo aplastante y pesado, hacen que esta canción se convierta en mi favorita del disco al ser una canción que entraría casi perfecta en un disco de Stravaganzza, y para mi, fiel seguidor de la etapa oscura de Leo, es un caramelo muy bienvenido. La batería es perfecta, los riffs geniales y el juego de voces limpias de Leo y los guturales de Tony Mero hacen este tema un joya demasiado bruta, como a mi me gusta.

“El Dilema”, en mi opinión el segundo corte mas bruto del tema, también muy cercano al estilo Stravaganzza, es una roja directa a toda mentalidad religiosa extremista y en la que, de nuevo, Tony Mero se descarga agusto con su voz tan “aterciopelada”. Una temática sobre la que las palabras suaves no tienen cabida, Leo cede prácticamente la línea vocal al frontman de Cuernos de Chivo mientras su voz limpia genera el séptimo corte y uno de los principales cara a cara de la obra, revelando la influencia del Hardcore más actual y con un par de guturales rollo Grindcore que a los amantes de lo más duro les gustará. Asimismo este corte es también de los más rápidos; una caja aguda constante, un doble bombo frenético, y unas guitarras afiladas y poderosas aportan la fuerza enérgica y la contundencia.

“Keroseno” es el tercer tema que incluyo en esta cara agresiva del disco y el onceavo corte del mismo, incluido no por su brutalidad, sino por su cara rápida y clásica del Thrash más afiliado a Metallica, riffs contundentes y directos, voz melódica en todo el corte; camino al que le sigue el ya presentado “Con razón o sin razón”, tercer tema del disco y en la misma línea con voz melódica, estribillos pegadizos y ritmo rápido que “Keroseno”.

“Hambre” es otro de los temas ya presentado antes de la salida del disco, potente y cargado del ritmo donde cabe destacar el magnífico ritmo de Batería de Carlos Expósito. Aquí tenemos una mayoría de guitarras limpias y más “digeribles”, que en comunión con los estribillos, va con la intención de enganchar al oyente. En cuanto a la letra es quizá, junto a la de “Keroseno”, el pie cojo del disco, una ausencia de elaboración con rima fácil y que, bueno, su intención de mensaje directo queda conseguido, pero deja un gusto agridulce en ese aspecto y más aún si se compara con otros temas del disco. Es, por así decirlo, el punto de unión entre los dos mundos opuestos que enfrenta el disco.

Por último en este apartado agresivo de la obra comentar “D.E.P”, el cuarto tema del disco, dedicado a Dimebag Darrell y que a mi parecer el que más raro se me hace, unos riffs tirando al Groove Metal e incluso algunos arreglos de guitarra rozando el Metal Industrial la hacen una canción bastante peculiar, una voz de Leo alejada de la limpieza de sus agudos y que suena pesada y desgarradora, alternando susurros con líneas más enrabiadas; a esto se le suma de nuevo la participación de Tony Mero con sus guturales y queda un resultado pesado, enigmático, pero en cierta manera atractivo. Con este tema cerramos la cara bruta y agresiva de este disco.

Entre dosis de palos y piedras nos encontramos con una serie de cortes que hacen que el título del trabajo haga plena justicia a su contenido, en este lado amable y sentimental nos encontramos con temas muy bonitos, medio tiempos y baladas de las buenas, faceta de Leo que me fascina, su capacidad de reventarte con un tema apisonador y enamorarte con una balada como si de la noche al día se tratara.

“Caballo Viejo” es el primer corte a comentar de esta cara suave del disco, un tema ya incluido en su anterior trabajo “20 años tras el apocalipsis” y que aparece finalmente terminada siendo el quinto corte del disco, construida en su totalidad, y con un sonido más completo que la acústica ya presentada, sin dejar de mantener su ritmo y esencia propia, con su delicada base acústica y unas bonitas líneas vocales hacen de ella una preciosa canción.

“Un Día Más” es un medio tiempo muy pulcro y bonito, el primer momento de calma nuevo en el compacto, de nuevo la parte más tierna y profunda del artista, con una voz preciosa, y es que a este hombre todo estilo le queda bien.

Quién Le Pregunta a él”, otro balada a medio tiempo con crítica social y cultural contra el mundo de los Toros y en la que el vocalista no ha escatimado en dar su plena postura contra este tipo de festejos.

“Que Me Digas ven”, es la cuarta joya del disco, un dueto compuesto e interpretado a medias con Merche (voz más que reconocida del Pop español), en la que el vocalista baja al plano musical más accesible y cierra una pieza preciosa y que personalmente me encanta, un cara a cara de voces magníficas que en comunión suenan de maravilla. De esta cara del disco es mi favorita y con la que más se ha asentado el disco bajo mi punto de vista.

Lo dicho, cuatro baladas que sirven de contrapeso y contraposición al resto del disco. En resumen una muy elaborada “Factoría del contraste”.

Al margen quiero analizar el último tema del disco, último propiamente dicho porque el CD consta de 4 temas extra en su edición física. “Ojos Así” es una canción árabe-pop con música compuesta por Javier Garza e interpretada por la artista colombiana Shakira, y qué Leo Jiménez junto a su banda han versionado de manera magnífica, un temazo donde los haya y que seguro que dará que hablar. Las melodías árabes y el toque andaluz del tema, así como los arreglos perfectamente planteados y ejecutados forman una fusión perfecta sumando la increíble interpretación vocal del artista madrileño, convirtiéndose en una pieza que puede llegar a ser el futuro “Hijo de la luna” de su carrera en solitario.

Ademas el trabajo consta de cuatro temas “Bonus”  en su versión física, que lamentablemente no he podido escuchar aún. Dichos temas son: “Neon knights” (Versión de Black Sabbath), “Tierra de nadie” (versión de Barón Rojo), la famosa “Getsemaní “(Jesucristo superstar) que el artista interpretó durante dos años en el musical, y por último un demo autoeditado titulado “Es por tí”.

Conclusiones extraídas tras escuchar La Factoría del Contraste

La Factoría del Contraste es un trabajo redondo en prácticamente todos los aspectos, exceptuando un par de puntos en algunos temas por lo general es un trabajo muy bien realizado, con un sonido muy bueno y que va  dar que hablar. Señalar también que es un disco complejo, que cuesta varias escuchas digerirlo y asimilarlo y que a priori es un vaivén de emociones y estados bastante considerable. Considero que vale muchísimo la pena darle la oportunidad a este trabajo y que si bien es complicado al inicio, el orden de los temas y la estructura del disco en si acaban haciéndolo muy accesible una vez acostumbrados a él. contiene todo lo que describe al artista que como dijo en su día, era un proyecto “muy personal”. Inquieto, enérgico, potente, bruto, suave, directo, tierno, humano… un sinfín de cualidades opuestas que ha conseguido casar en un solo trabajo, y lo mejor de todo, conseguir que suene bien. Es Leo Jiménez, un artista consagrado plenamente polifacético, al margen de modas y etiquetas, que canta lo que quiere, como quiere y donde quiere… simplemente porque puede.


Déjanos tu comentario