Review: DOCKA PUSSEL – ‘Sleek & Pycho’ (2015)

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » Review: DOCKA PUSSEL – ‘Sleek & Pycho’ (2015)

Review: DOCKA PUSSEL -

Siempre se puede abordar una crítica con superlativos o adjetivos calificativos: es el vano intento de un pobre narrador de historias que intenta describir lo abstracto que significa la música, en este caso como es la música de un grupo como Docka Pussel.

Pues bien, vamos a ponernos en situación: imaginemos un lienzo blanco donde los colores forman las armonías que nos vamos a encontrar en este disco… bien podrían definirse como un entrelazado de colores que va acariciando tus sinapsis nerviosas para en un giro voltearte e implosionar dentro del lienzo, para después depositarte suavemente en el suelo… tal es la sensación que transmite este “Sleek & Psycho“.

El sonido ambiguo entre los tonos que reposan en el grunge o en las lides progresivas incluso en el avant garde, sobre en las que se sincronizan en los giros brutales más enraizados en el metal más contundente, brutal  y salvaje, sobre el que conmutan los giros estilísticos, los crisoles de influencias para en ningún momento dejarte respiro, para volver a cargar las melodías a la sazón y volver a posarse en el estilo anterior.

Podríamos citar muchos grupos como referentes, de facto me sorprende que ellos mismos citen a grupos como Primus del inefable y genial Les Claypool, pero para mí lo más cercano a lo que se podría comparar serian Guano Apes: Encuentro cierto parecido estilístico en la fuerza de las líricas que estampa la vocalista Zark, con Sandra Nassic, aunque por la fuerza y el uso de las cuerdas vocales cercanas al grunt, desde luego Zark le gana en fuerza, y sobre todo en el uso de la técnica para conmutar  las líneas más melódicas de su voz.
También podemos encontrar similitudes con los geniales System Of a Down.

La melodía que el grupo ve impresa en los temas es una melodía compleja, no exenta de cierto groove, muy acotada por los tempos, y donde predomina una línea de bajo hiperdensa y generosa en el sonido del tema. Las guitarras siempre están hay, cómo no!, siendo un grupo de rock, pero no encontramos riffs
protagonistas, siempre trabajan en la armonía que dilata la atmosfera de la canción, y siempre solapada en el trabajo de batería. Esto ya por si solo hace que el grupo se aparte de las líneas imperantes de este mundillo y dota de un aire mefistofélico el sonido de cada composición, a las que por otra parte la estructura que se las dota, les da un millón de prismas y recovecos sobre los que perderse.

Con este precedente entenderéis a estas alturas de esta crítica, que estamos delante de un compendio compositivo, articulado en trece cortes que te dejarán sin aliento en cuanto empieces a caminar por sus cortes, y difícilmente encontraras un tema igual que otro, a pesar de que la línea que los une esta siempre vigente.

Hay para todos los públicos eclécticos, el brutal desarrollo que (con una intro más que onírica diría yo “42“) presenta y abre el disco que es el tema “Mother storm” establecido en juegos de tiempos que te llevan desde lo más salvaje al más íntimo perfil, “Zhora” un tema mefistofélico que al igual que el anterior no te da respiro, incluso te recuerda en algunos pasajes, salvando la rotunda posición que eleva, algunos sesgos melódicos cercanos a las obras teatrales.

También tenemos la semi-progresiva y con alma guerrera “September runs” en la que al abrirla nos encontramos un genial juego lírico cincelado por Zark, o “Odyssey” más que una canción, un terremoto basculado para aterrizar sobre el oyente…. y así hasta llegar a “My demons” cerrando el disco con una aterciopelada y rota balada acústica. Cada tema posee su propia alma y carácter referente.

No estamos delante de un disco fácil, no estamos delante de un disco que se disfrute en una primera escucha, (o si, eso depende de tu gusto ecléctico) y sobretodo no estamos delante de un disco del que se pueda sacar una sola conclusión sin ver el potencial que guarda en directo (Potencial realmente atrayente). Por eso tengo claro que recomiendo este disco para mentes abiertas, inconformistas líricos, libres y sobretodo, salvajes. Un fantástico trabajo.

Este disco ha sido producido por el propio grupo y mezclado y grabado por Rafa Camisón en los estudios Seteintaynueve. La dirección en la ingeniería de sonido ha sido a cargo de Erik Monsonis de Dark House Estudios.

Josean Lorenzo


Déjanos tu comentario