REVIEW: CHAOS BEFORE GEA – “KHâRON” (Blood Fire Detah/ Wave Nation)

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » REVIEW: CHAOS BEFORE GEA – “KHâRON” (Blood Fire Detah/ Wave Nation)

10Por fin tenemos el nuevo disco de Chaos Before Gea, los malagueños que en su disco de presentación “Erebo” del 2013, ya me dejaron un grato sabor de boca y la sensación meridiana de que lo iban a tener difícil de superar en su segundo disco, este “Khâron” que nos presentan en este 2015 y que es la continuación del anterior.

Ya con el disco anterior comprobamos que C.B.G. no es un grupo al uso: en las composiciones que el grupo desarrolla siempre encontramos una alta densidad melódica y complejos giros armónicos que denotan un trabajo labrado en las mismas. Eso en si tiene unos pros y unas contras. Escuchar este “Khâron” te va a pedir dos cosas, a saber: primero que nunca podrás sacar en una sola escucha toda la riqueza de matices que rebosa el disco, y que si lo que buscas, en segundo lugar, es un disco de metal extremo, este disco te desbordara porque es mas que eso, mucho mas.

No creo equivocarme si digo que detrás de cada movimiento haya horas de preparación y ejecución, sobre la que órbita la obra conceptual que articula y muscula toda la obra y que guarda una importancia tan señalada, como la propia composición musical.

Es por eso que definir, o abordar este disco no se puede hacer con etiquetas: esta claro que la música de C.B.G. es cercana a los movimientos extremos, la polaridad en las líricas que desgrana su vocalista Ismael Perez proporciona una variedad de matices que te llevan desde el mas brutal Death metal hasta llegar a las líricas limpias, sin apenas esfuerzo aparente… y llegar alto en las octavas, para en un giro estilistico sumergirte en los mas hondos grunts esta al alcance técnico de muy pocos.

Para entrar en materia el disco habla sin duda de Caronte el cancerbero del infierno que baja en su barca hacia el mas profundo informando, descrito únicamente con el juego melódico que puede aportar un grupo como C.B.G.

Esta claro que no se puede coger una canción sobre otra, e ir diseccionandolas, pues cada canción tiene un cometido en la historia y siempre se supedita a ello; no obstante el tono groove con tintes Death melódico predominan en los temas y las canciones, salpicados de pequeños escenarios donde el grupo se abre y alcanza un grado de luminosidad que contrasta fuertemente, (transiciones armónicas que describen cada mundo interno en los actos que componen este Khâron) con las partes en las que el grupo delimita un entorno hostil y oscuro… tal y como definir Dante Alighieri en la divina comedia, solo que el grupo no usa solo la palabra, si no que usa el concepto abstracto de su música para envolverte y llevarte a su mundo. Sin embargo si me quedo con alguna tema sin duda la flipante “Moaning in agony” con ese uso de las guitarras andaluzas con la mezcla del death metal da un resultado increíblemente intenso.

En las composiciones tenemos el uso de lineas totalmente groove/death, pero para enriquecer la historia, podemos encontrar puntos de suspense, otros de pura rabia donde las guitarras y las rítmicas cogen fuerza de eclosión hacia el climax que se refleja en un segundo plano en las partes que contrastan mas limpias. Tampoco el grupo se muestra manco a la hora de usar secciones de voces catedralicias en los coros, guitarras españolas, mas voces en off, riffs infinitos, usos de teclado e incluso algún punto de orquestacion mefistofélico.

Al igual que la cuidada parte que conlleva la música el grupo no ha dejado al azar la presentación de la obra, y la portada es una delicia que pide a gritos el verse en un LP y no en un Jewel disc que no le hace justicia cortesía del artista Alejandro Olmedo Nieto que me devuelve la fe en los grandes portadistas que siempre hemos tenido en el rock.

Este disco se ha grabado en los Wave Nation Studio de ronda por el productor Jose Maria Tornay, aplicando sus conocimientos de sonido, y que en resultas ha echo un inmenso trabajo en el sonido de C.B.G.
Si se le puede, acaso, poner algún punto en contra a este disco, creo que el uso del inglés no deja apreciar en su totalid, la historia que narra el disco, y realizar estos trabajos con miras internacionales esta bien, muy bien, pero en raras ocasiones cuaja y se aprecia.

Por lo demás estamos delante de una continuación lógica en el sonido del grupo, que agranda su perfil sonoro, coge fuerza y planta una obra mesiánica.


Déjanos tu comentario