Pain of Salvation – In The Passing light of day. Inside Out (2017)

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » Pain of Salvation – In The Passing light of day. Inside Out (2017)

Este es el título del último trabajo editado por los suecos PAIN OF SALVATION. Título que aquellos que ya conozcáis P.O.S. recordaréis como el retorno de un P.O.S. que echábamos de menos.

Para los que no los conozcáis os hago una breve presentación. Daniel Gildenlöw… Jejeje. Por injusto que parezca hablar de PAIN OF SALVATION es hablar de Daniel Gildenlöw, fundador, compositor, multi instrumentista y creador de la obra de esta polifacética banda. Hablamos de un Sr que se ha sacado de la manga obras como “BE”, considerada por muchos una obra maestra. Un Sr considerado para muchos un gurú en el mundo del progresivo, que ha colaborado en discos y con artistas del calibre de Neil Morse, THE FLOWER KINGS y un largo etc…
Hablamos de una banda categorizada por muchos como metal-progresivo, y a pesar de arriesgarme a críticas, he de decir que no puedo estar más en desacuerdo. P.O.S. / Daniel Gildenlöw es una de estas escasas bandas / autores que, básicamente, han hecho toda su vida lo que les ha dado la gana. Si es cierto que si hablamos de sus primeros trabajos podríamos estar hablando de metal progresivo, pero utilizar esta etiqueta en discos como Road Salt ONE / TWO es simplemente un error. Si hay una comparación posible entre el Sr Gildenlöw y otro artista, obviamente salvando las distancias de los estilos, este sería ni más ni menos que DAVID BOWIE. Si, habéis leído bien. Un autor que ha llevado el concepto de arte y expresión por encima de los estilos musicales. Al menos yo no seria capaz de decir que estilo practican, hablando de su carrera al completo. Solo diría que hacen muy buena música, jejeje.

Pero centrémonos en “The Passing light of day”, para mí uno de los discos más redondos de su carrera. Un disco donde cualquier seguidor de P.O.S. me entenderá si digo que han encontrado un equilibrio perfecto entre sus principios y sus últimos trabajos, me explico.

Sus primeros discos eran trabajos más duros, donde las guitarras eléctricas, las líneas progresivas y los riffs potentes dominaban. Sin embargo en su última época (“Road Salt”) encontramos unos discos donde prácticamente no suena una guitarra distorsionada, pero sin embargo transmitían una sensación dramática, melancólica, que resultaba tremendamente atractiva. Entre medio de estas dos épocas, la banda lanzó “BE”, para muchos una obra maestra, entre los que me incluyo. Un disco que además se lanzó en formato estudio y en formato directo, ya que, este merecía este tratamiento por tener un carácter “pseudoteatral” que realmente pedía a gritos poder disfrutarse en directo.

Dicho esto, no quiero desvelar nada sobre ninguno de sus temas. Os diré que “The Passing light of day” ha logrado un equilibrio perfecto entre todas sus épocas. Nos encontramos un disco digno de escuchar con tiempo, silencio, concentración y un contexto perfecto para sacarle todo el partido. Un disco que recopila todo lo mejor de todas las épocas de P.O.S.

No volvemos a encontrar con Riffs potentes y ritmos impredecibles, como en sus inicios más progresivos, nos encontramos con un aire melancólico, según en qué canción que nos recuerda a “Road Salt” y también en según qué punto nos encontramos con un carácter casi Teatral que recuerda a los grandes momentos de “BE”.

Así que, como siempre os doy una conclusión final. Estamos ante un disco que no gustará a los más puristas, ni a los más extremos, pero que aquellos que buscan “algo diferente”, algo sin etiquetas más allá de “buena música” les resultará extremadamente atractivo. Para mí, disco de cabecera en el futuro.


Déjanos tu comentario