Crónica: WEDGE + AHKMAJEEDA. Fun House – Madrid 17/11/16

Inicio » Crónicas de conciertos » Crónica: WEDGE + AHKMAJEEDA. Fun House – Madrid 17/11/16

WEDGE + AHKMAJEEDA. Fun House, Madrid 17/11/16

dsc08730 dsc08731 dsc08733

 

 

 

 

 

 

 

La noche se abría con Ahkmajeeda, una banda de reciente fundación para la gran mayoría desconocida, y al parecer residente en Madrid, que fue confirmada de última hora para romper el hielo que pudiera existir antes de que actuaran los alemanes. Desde luego que el toque de animación lo brindaron, con más euforia que condimentos interesantes que mostrar, pero ese mezcla de sonidos stoner con otras pautas que los podrían encauzar por las corrientes sludge, principalmente destacable en el aspecto instrumental, les hacía dar un concierto en actitudes recíprocas hacia el público que principalmente había asistido para animarles a ellos. Desconozco el camino que les precede a estos jóvenes músicos, pero entiendo que aún les queda por recorrer un buen trecho para que les entiendan, no ya sólo por su impronunciable nombre, sino también por la definición de su estilo, y conciertos como éste, ayuda a ir marcándose un curriculum.

wedge-laura-rubio-ventaja

wedge-laura-rubio-ventaja3

 

 

 

 

 

 

Mientras Ahkmajeeda actuaba el entretenimiento era para todos, también para el cantante y guitarrista de Wedge, que andaba saliendo y entrando de la sala, viendo algunos momentos de la banda que abría para ellos desde la parte final de la barra mientras pedía su consumición o en el exterior del local recordando su anterior visita con algunos fans recolectados un año atrás. De hecho yo mismo le abrí la puerta a Kiryk Drewinski en una ocasión como si fuera el portero de la sala, por educación claro, pero también porque se merecía el respeto y el toque de elegancia al regresar a una ciudad tan complicada para tocar como lo es Madrid. Volvían sin saber si vendría más público esta vez a verles. Girar de esa manera que ellos lo hacen, muchas veces sin rumbo, y con la actitud de repartir enérgicos riffs de guitarra sin importar el éxito pareciera ser suficiente para colmar sus propias expectativas. En ese cruce frontal mientras atravesaba el umbral de la salida y el puesto de la taquilla hacia la entrada, respiré ese magnetismo que tiene un señor en apariencia normal, pero al mismo tiempo cargado de misticismo. Pocos minutos después, sobre el escenario todo estaba listo para recuperar las canciones de su homónimo trabajo. Era la hora de ver de nuevo en Madrid a los berlineses Wedge, después de que transcurriera apenas un año desde su anterior visita a la capital (la anterior fue para actuar en la Wurlitzer), una de esas citas que uno se apunta bien enmarcadita para no perdérsela, después de conocerlos a fondo en su anterior venida. Su corto bagaje desde que se formaran en 2014 cuenta con este disco autotitulado, que aparentemente intentan exprimir todo lo posible hasta que se vayan haciendo un nombre en el panorama del rock psicodélico, ese que pareciera transportarte a décadas pasadas y que conserva el elixir de la wedge-laura-rubio-ventaja2música primigenia que muchas bandas de hoy mantienen en sus formulas musicales para poder crear sólidas estructuras sonoras. El poderoso sonido de este trío en donde despunta sin duda Kiryk con sus enérgicos solos de guitarra rockandroleros que pareciera lo van a lanzar volando por encima de nuestras cabezas como si fuera una detonación, también tiene de protagonistas a David Götz ejerciendo al mismo tiempo de teclista y bajista, siempre sin descolgarse el instrumento del cuello, algo que obligatoriamente le situaba en un segundo plano, pero también poseía su particular foco musical. Como es lógico un conglomerado de sonidos bien ejecutados, a veces con improvisaciones, pareciera que buscando sobre la marcha otras composiciones sonora desconocidas que mostrar de repente y bajo el dictamen de Kiryk. El refuerzo y la pegada inagotable de Holder Grosser terminó de remachar el espectáculo festivo de Wedge, con una mejor ponencia de sonido que durante su anterior venida a Madrid. Y una apreciación más en beneficio de la comunidad, pues cuando buena parte dábamos el show por terminado, ellos volvían a escenificar para todos su último y prolongado cartucho dejando la fiesta en todo lo alto. Lo tengo claro. Esta es una banda de futuro basada en el pasado, pero con un presente muy difícil de sobrellevar por la cantidad de grupos que intentan sentar sus bases. Si tienes ocasión de verlos próximamente, no te lo pienses, no te arrepentirás.

Texto: Mister Virus

Fotos: Mister Virus (Ahkmajeeda) y Laura Rubio Ventaja (Wedge)

Videos: Oscar Torres y Mister Virus

 

AHKMAJEEDA en Fun House, Madrid:

WEDGE en Fun House, Madrid:

 


Déjanos tu comentario