Últimas noticias

Crónica; ADE + Encabronation + Atrexial – Paberse Club Valencia (23/09/2017)

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica; ADE + Encabronation + Atrexial – Paberse Club Valencia (23/09/2017)

Si te gusta el death metal con atmósfera vikinga, pero ya te cansa escuchar las leyendas y los frondosos bosques nórdicos o las mitologías teutonas, ADE es tu banda, ya que tanto sus letras como su estética, versan sobre el antiguo imperio romano, con una producción increíble, una rabia enorme y una levitante sensación de estar dentro del Coliseum como gladiador.

Timbales, coros, guitarra española y la ira brotando de la garganta de su incombustible vocalista. Su tercer disco, “Carthago delenda est”, es un puñetazo en el estómago, con una batería de las que hacen historia. Hace un año pisaban suelo español, y València era una de sus paradas, en aquella gira me los perdí, pero hemos tenido la suerte que en ese concierto, en la ciudad del Turia, los responsables de Urmemetal les conocieran y decidieran volver a traerlos. Una de esas magníficas ideas que se han de apoyar. Pero en esta velada de sonidos duros, no solo hemos contado con la romana presencia, sino que han sido también invitados al festín del Cesar otros grupos de la misma ralea.

Los que abrían la fiesta, antes de que saltaran a la arena los cabeza de cartel, eran los valencianos Encabronation, que habían preparado una buena ensalada de riffs y mala hostia para espabilar nuestros espíritus aletargados. Su concierto fue apisonando nuestros oídos y corazones con alevosía y maldad, para ello se hicieron servir de su último trabajo, un split con Cannibal Ferox, lleno de bilis. Temas como “Necrononecrón”, “Me he bebido todo lo que me he comprado” o “Canis Lupus” sonaron de la cavernosa voz de Chito como si salieran directamente del infierno. Y es que la sala Paberse estaba ardiendo en intesidad y brutalidad en cada una de las canciones que resonaban en nuestras cabezas de forma atronadora. El infierno estaba sucediendo en ese instante. Y, para qué no íbamos a detener ahí, si la noche era joven y la cerveza estaba corriendo por nuestros oxidados gaznates.

 

Un poco de descanso, la tralla nos había debilitado mucho, y aparecen en escena los black de Atrexial, recién llegados desde Catalunya. La banda se había incorporado al cartel en el último minuto, debido a que Brutal Freak no habían podido estar por la indisposición de su vocalista. Así que ataviados con la caracterización propia de las bandas adscritas a éste insano género comenzaron a despachar su primer disco. El recital de malignidad dio inicio con el tema “Catharsis through torment”, que fue muy aplaudida por el respetable, que agitaban con violencia sus cabezas, como si de algún ritual satánico se tratara. La orgía continúo con la abrasiva voz de Naga, que miraba al infinito, como si todos los míseros mortales que estaban abajo le importaran un bledo. “Trinity”, “Unmerciful Imperial Majesty”, sonaban cortantes, afiladas y sucias, tan sucias como los pogos que se formaron en el centro de la oscura sala. Todo terminó con “Souverain”, personalmente el disco me parece una joya a descubrir con una portada expresionista donde atisbas que dentro del redondo va a haber mucho más que black de toda la vida, y exacto, lo hay. Maravillosas las intros de algunas canciones, que le confiere un toque casi cinemático.

 

Y por fin los gladiadores salieron, la suerte estaba echada y el público, con sus aplausos, dictaría la sentencia. Como ya he mencionado ADE ya habían pisado suelo valenciano, con lo cual sobrevolaba en mi cabeza la posibilidad de un fracaso de público, pero nada más lejos de la realidad, contando que esto era metal extremo. En éste género las cifras siempre, y más en València, son completamente relativas. Ataviados como romanos, con una especie de armadura y un cinturón rojo, aparecieron los gladiadores que esa noche iban a poner firmes a los tigres.

Comenzaron su guerra Púnica particular con el tema “Carthago delenda est”, de su disco homónimo, que fue un trallazo en toda regla y que nos levantó a todos, por algo ha sido elegido como el sencillo. Por la sala estaba disfrutando del show Dave Rotten (Avulsed) que no perdía ojo de sus chicos, ya que éste último trabajo ha sido editado por Xtreme Music. La fiesta siguió, y Traianvs nos arengaba a ladrar como perros en un perfecto castellano, según nos contaron, el joven voceras había estado de vacaciones en la ciudad. La batería sonaba atronadora, Commodvs es un hacha como los que ya no quedan. Algunas intros quedaban bien, pero por lo general no eran importantes, lo vital era la cera que estaban dando encima del escenario.

La unión con el público era total, era como ver un concierto de Viking, pero sin cuernos ni largas barbas, más bien algo más mediterráneo. The Endless runaways” se nos quedó clavada en la piel, no solo por esa introducción, sino por las guitarras dobladas, la contundencia de su base rítmica y la furia escupida por la rocosa voz del vocalista. Traianvs es un frontman de los que marcan bien al público, como si fuéramos un pequeño ejército, “¡vamos gladiadores!”, nos gritaba con una pose de centurión implacable. Tras repasar con éste rápido tema su anterior obra, “Spartacus” (2013), seguimos el sendero iluminado por su actual elepé. “With tooth & nails” fue una hostia en toda la cara con elefantes de por medio, ¡jodidos elefantes asesinos!. La batería en toda la actuación dio una masterclass de cómo se tiene que aporrear con violencia ese instrumento de guerra.

Sowin salt”, “Sanguine pluit in arena” y para terminar “Alma domita”, perteneciente a su primer trabajo, “Prooemivm sangvine” (2009), un disco mucho más sucio, con menos ecos atmosféricos, que personalmente me recordaba a Behemoth. El concierto concluyó con nuestros cuellos reventados, con nuestra piel sudada y con la sensación de ver a una banda que si sigue subiendo a ese nivel pueden llegar muy lejos. Hablaríamos pues del roman metal o cómo sea. No me extrañaría que en unos años, tal vez con su siguiente elepé, les veamos encaramados a la fama dentro del género, incluso trascendiendo al él.

Texto y fotos: Javier Caro


Déjanos tu comentario