Crítica de Pleiades, la última innovación de Mutant

Inicio » Críticas de Discos » Crítica de Pleiades, la última innovación de Mutant

“Según la cosmología maya, nuestro sistema solar orbita alrededor de Alcione, la estrella central de las Pleiades, en un ciclo de 26.000 años. Alcione es el centro de toda creación, el origen de la vida tal como la conocemos…”

Con esta introducción nos presentaron los gallegos Mutant (anteriormente Mutant Squad) el tercer disco en su carrera, primero bajo este nombre. No solo traen como novedad el cambio de nombre; también hubo un cambio en la plantilla, Campi abandono la formación y entró Xalo al bajo, aportando no solo ideas frescas sino un apoyo vocal a Pla Vinseiro, un detalle de vital importancia en este nuevo trabajo.

Pleiades Mutant

Pleiades es el sucesor de su anterior trabajo Titanomakhia, que si ya hizo despuntar a la banda en el panorama musical, creedme que con Pleiades tienen el puesto más que asegurado. Para aquellos que esperen algo en la línea de temas como “Overdose” o “Mutants will we rise” que se esperen sentados. Si algo define a este grupo es su nombre, un proyecto que está constantemente mutando. Nunca serás capaz de averiguar qué será lo nuevo que saldrá de las cabezas de este trío gallego, algo que a mi parecer los convierte en una banda muy potente y divertida.

La palabra cambio ha generado mucha polarización en el mundo musical, si cambias, para unos bien, para otros, mal. ¿Y si consigues cambiar manteniendo la frescura y personalidad de la banda? Eso es lo que han conseguido estos chicos, un cambio a mi parecer muy difícil de realizar, pero sin dejar de ser ellos mismos.

Aunque ya está bien de palabrería, vamos al lío:

Ale! Primer tema del disco y ya te pega el trasero a la silla, por lo menos yo que lo escucho mientras redacto esto, “Alcione” es un corte al más puro Mastodon, imposible que no te recuerde en varios momentos a los de Atlanta. La originalidad es primordial en este tema, imposible que se os haga repetitivo con tantísimos elementos dentro de la canción. Fragmentos progresivos, fragmentos de Groove Metal, doble bombos y solos de guitarra nítidos sin perder el Thrash que los cataloga, incluso esencia de Southern Rock en sus líneas, todo acompañado de unos magníficos guturales y rasgados a dúo entre Xalo y Pla. Seis minutos y medio que pisarán tu cabeza con todo el potencial y energía que desprende esta banda.

“Guerra Florida”, el segundo tema del disco, guillotina cualquier esperanza de que el segundo tema continuará en la línea del primero, corta con un estilo más lento y melódico, con saltos muy marcados en el tempo y sobretodo en la línea de la batería, donde más se nota la versatilidad de la banda. Solos muy melódicos, la voz de Pla prácticamente limpia cambiando junto con la de Xalo conforme la fiereza del momento concreto de la canción requiere. Todo en comunión junto a un tramo final muy pegadizo y un doble pedal pesado y constante que acaba desvaneciéndose poco a poco junto al resto de líneas instrumentales, dejando un sonido ambiental que nos acompañará los últimos veinte segundos de canción.

Pam! ojos como platos ante el rompedor inicio de “Obsidian”, cuando estaba más que relajado la batería rompió mi trance anterior para de nuevo volver a ponerme a su merced con una línea un tanto esotérica y onírica donde el bajo es el que manda, como si de un fragmento de los temas más experimentales de Tool se tratara, pero solo el inicio de canción, porque de nuevo el juego de voces vuelve a mandar ofreciendo un gran nivel de calidad con rugidos, voces limpias y tonalidades al estilo Old School, crema para los oídos de aquellos que les guste la variedad y los buenos solos, porque el de este tema a mi parecer es de los mejores del disco.

“Children of the river”, tema que incluye la colaboración de Joao Pereira (SULLEN), personalmente es el que más me ha gustado del álbum, elección difícil sinceramente. Una introducción ambiental que evoca océanos y criaturas marinas, colores y formas muy surrealistas. Este tema central del plástico, resume a la perfección el trabajo completo de la banda en esta nueva entrega discográfica, consiguiendo alternar momentos de relajación, con cortes brutales y dinámicos, fragmentos progresivos y con una técnica excepcional, y, sin olvidar unos solos magníficos. Las voces de Pla y Xalo en esta canción me parecen la mejor interpretación del disco, desde una voz melosa y melódica hasta unos guturales rasgados al estilo “Fucking Hostile” de Pantera.

“Road to Xibalba” el tema más bruto del disco, una base rítmica elaboradísima y muy variable, marcada constantemente por las baterías perfectamente ejecutadas por Caki ya sea por el doble bombo tan cambiante o el golpeo seco a la caja. En cuanto a las seis cuerdas, Pla ejecuta de maravilla la coalición con la batería. Un pasaje donde el bajo se define de forma majestuosa y la voz magistral cerrando este cuarteto de líneas musicales perfecto. Una canción muy cargada, nerviosa y potente donde se pueden llegar a fusionar estilos muy diversos como el Thrash, el Groove, el Progressive e incluso algún fragmento más similar al Death metal.

 

Mutant

Nos queda la última tríada de cortes del disco, en primer lugar “Twelve Gods”, quizá la canción que más recuerda a la anterior etapa de Mutant, donde una especie de duelo a dos voces inicia una batalla de riffs demoledores y muy rápidos. Guturales y melódicos y un pasaje final al estilo Thrash duro desatan a la bestia que acaba rugiendo cual felino en los últimos segundos del corte.

En “Nahual” el bajo de Xalo es el que empieza llevando la batuta pero es destronado rápidamente por los riffs tan potentes que Pla nos pone delante conjuntando una voz que recuerda levemente a Testament en sus temas más salvajes. La batería no se queda atrás con momentos concretos marcados por un juego de golpes a contratiempos y doble pedal demoledor.

Por último “Canvas” la canción más rockera y menos “Bruta” del disco, sin llegar a perder la esencia ronca de Mutant pero no tienen esos riffs tan pesados ni baterías tan fuertes del resto del disco. No es un mal tema, pero hay momentos en los que la voz de Pla no me queda bien ubicada en el registro que pretende conseguir, aunque ya digo que solo en un par de momentos donde parece un línea melódica de metalcore que no me acaba de encajar en el tema. Por todo lo demás no tengo nada que objetar, una batería muy entretenida, unos riffs de guitarra muy hard rockeros y un solo de guitarra rompedor y espectacular dan por finalizada esta experiencia.

Volviendo al concepto general que “Pleiades” representa, es un viaje muy místico y denso, que quizá no enganche a la primera escucha, pero que si profundizas un poco y te dejas llevar, acabarás escuchándolo muchas más veces de las que crees, un disco que atrapa, que se desvela poco a poco, que en cada escucha descubres algo nuevo. Cinco días he tenido que estar escuchándolo para hacer esta crítica, algo que personalmente he agradecido, puesto que cada vez que volvía a escuchar un tema descubría algo nuevo, y eso es señal de que la innovación a esta banda le funciona y ha sabido romper un poco los esquemas del Thrash más clásico y despuntarse por otra rama de un thrash más experimental, mezclando ingredientes que de momento les han quedado muy bien,y, que en un futuro esperemos que les sigan funcionando. Un disco excelentísimo que demuestra que en la música no está todo inventando, y que juntando los colores que conoces de toda la vida puedes descubrir colores que jamás imaginarias.

 


Déjanos tu comentario