ASHA – Dysfunctional Technocrazy – Autoeditado (2016)

Inicio » Críticas de Discos » ASHA – Dysfunctional Technocrazy – Autoeditado (2016)

 

Siempre procuro investigar y documentarme lo mejor posible cuando me enfrento a un análisis de cualquier disco. En esta ocasión no ha sido diferente, solo que he de confesar, que tras varias escuchas a “Dysfunctional Technocrazy” y lecturas de lo que he podido investigar sobre el señor Caamaño, casi me avergüenza no haber conocido antes a semejante “monstruo”.

Hablamos de un señor que ha trabajado en más de 14 discos, colaborado en películas, que desde que empezó su andadura allá por 1987, no ha hecho más que cosechar éxitos, como “Mejor demo Musical” de Radio Nacional de España, premiado tres años consecutivos por los premios de la Creatividad del Rock Español en sus categorías “Mejor Guitarrista de Rock”, “Mejor disco de Guitarra” y “Mejor disco de Rock” con sus diferentes obras y así un largo etc…

Para colmo hablamos de estos genios multi instrumentistas, que aunque se rodea de colaboradores en sus diferentes obras, es el único componente de ASHA.

Pero centrémonos en su nuevo trabajo auto editado “Dysfunctional Technocrazy”.

Para que lo entendáis rápidamente y podáis haceros una idea de que tenemos entre manos. ¿Recordáis esa joyita que firmaron David Lee Roth, Steve Vai y B. Sheehan llamada “Eat ‘Em and Smile”? Pues no puedo evitar que “Dysfunctional Technocrazy” me recuerde a semejante obra de arte, sobre todo cuando escuchamos temas como “Shy boy”, ya sabéis, esa temazo donde se mezcla la locura y la técnica a partes iguales.

Pues si, me atrevo a hacer semejante comparación. Nos encontramos con un artista que consigue poner el virtuosismo al servicio del feeling, lo que no es nada sencillo.

Un disco que a niveles de producción, aún siendo mucho más moderno que el anteriormente mencionado, consigue transmitir ese mismo espíritu clasicote, que con las composiciones que incluye le queda realmente bien. Una producción diseñada para el protagonismo y lucimiento de la guitarra, aunque todo está perfectamente equilibrado y en el que cabe destacar el trabajo de Jacob Poulsen a la voz. Que aporta un plus de calidad si cabe a las composiciones de Kike G. Caamaño con su versatilidad y gran cantidad de registros melódicos.

Nos encontramos un disco donde el estilo predominante es el Rock, Hard Rock, pero que también coquetea con el heavy, el power metal o incluso el progresivo. Un disco con acústicos preciosos, con leña burra, con un tema instrumental que es simplemente espectacular o con un corte de 17 minutos con una sección instrumental que podría formar parte perfectamente del “Image and words” de DREAM THEATER, de título “King of Empty Words”.

En resumen, nos encontramos ante una obra maestra, un disco que cualquier amante de la música debe escuchar, y por supuesto un disco que cualquier guitarrista debe estudiar. Absolutamente admirable.

Un disco de otra época y digno de un reconocimiento más allá de nuestras fronteras.

Mi más sincera enhorabuena. Sin duda un disco que se convertirá en disco de cabecera, al menos para mí.


Déjanos tu comentario