Analizamos “Beersekers” de Lèpoka

Inicio » Críticas de Discos » Analizamos “Beersekers” de Lèpoka

Lèpoka BeersekersBeerserkers es un viaje por la mar, una cántiga tabernera y un danzar juglaresco por igual; eso sí, siempre con cerveza en mano. Canciones repletas de metal, fuerza, actitud, melodía y una diversidad musical sin igual; pero ante todo, cargadas de fiesta, amistad y locura desenfrenada, que hará a su oyente viajar a un destino donde la felicidad abandera y el mal rollo se entierra.”

Recordáis el alma fiestera de los primeros discos de Saurom? ¿temas, personalmente añorados, como “Acertijos en las tinieblas”, “Nostradamus” y “El arquero del rey?¿Y la época dorada de Mägo de Oz?

Si a esto le añadimos un espíritu inquebrantable de fiesta, una pasión enfermiza por la cerveza y una calidad indiscutible musicalmente hablando, nos queda de resultado Lépoka.

La banda Castellonense de Folk Metal nos presenta su último trabajo bautizado como Beerseekers. Una comunión perfecta entre letras divertidas y elaboradas, temática enfocada a la rubia de la cebada y mitología nórdica, y unas instrumentaciones logradísimas que prometen un gran espectáculo en cada uno de sus directos.

Empieza el show con su primer tema titulado “Beerseekers”, que estalla con un riff pegadizo entre un juego de bajo y guitarra muy divertido, dando paso a unas melodías celtas de la mano de Zarach con las cuales es imposible quedarse quieto. Esta sección de melodías folk se fusionan perfectamente con el violín y la guitarras de Juan y Popez, fuertemente afincadas sobre una batería muy dinámica. Una voz suave, cálida y cercana de Dani me han hecho abrir la boca ante el descubrimiento de una gran banda de la cual no tenía conocimiento anteriormente y que han entrado por la puerta grande a paso de bombo y platillo.

Seguimos la fiesta con “Sexcalibur” una analogía directa a la leyenda anglosajona de la famosa espada Excalibur, pero con la diferencia del toque lujurioso, cervecero y divertido que los castellonenses han aportado de forma maravillosa. Queda como resultado una canción muy pegadiza, divertida y bailable, que, como el resto del disco, exige ser escuchada con amigos y una buena jarra de cerveza en la mano.

Si antes teníamos la cerveza y los amigos, ahora toca una buena pausa para brindar. Esta pausa se llama “Skål!”, y su nombre recuerda a la palabra sueca “Skol” cuyo significado es “Salud”, empleada para los brindis con jarra en mano. Uno de los mejores cortes del disco, salud, alcohol y una canción de las que te entran fuertes en la cabeza y te hace tararear el resto del día. Una fiesta en su esencia más alcohólica que gracias al buen trabajo de los chicos de Lépoka se convertirá en uno de los temas más solicitados en lo directos de la banda. En resumen estamos ante un tema que recuerda bastante a la esencia de los fineses Korpiklaani. Es inevitable verse en una buena taberna medieval bailando sobre la mesa mientras con la jarra en mano brindas con todo ser vivo.


Ahora sí viene la caña fresca… El cuarto tema del disco llamado
“Ignis Deroum”, este si es folk metal en vena, la canción más rápida y cañera del disco, personalmente la que más me gusta. Recuerda a los temas más rápidos de Saurom en sus primeros discos, estilo “Dioses eternos” del Juglar metal. Una letra que narra una historia muy interesante y entretenida, una voz maravillosa con incluso algún que otro gutural. Lo dicho el metal es predominante en todo el tema, sorprende y para bien, la rapidez de las baterías y las guitarras, demostrando el gran nivel que posee la banda. Intercala con unos pequeños fragmentos al folk más puro, para desembocar en un majestuoso solo de guitarra, breve pero intenso, y cabe decir que de lo mejor en el género.

Ahora nos encontramos ante el tema más chocante del disco. Un minuto y medio dedicado a la borrachera pura y dura, su nombre es “Chupito”, y si, entra fuerte y corto como tal. Una letra super pegadiza, bailable y que seguro que hará corear a más de uno.

Con “Samhain” la cosa cambia, empieza con una intro al más puro estilo Mägo de oz, para romper con una guitarra demoledora y más dura de lo habitual en un riff muy potente a juego con la línea de una batería que tampoco se queda atrás. Seguidamente, ahora sí, rompe el folk metal de la banda y comienza de nuevo la voz magistral de Dani, unos tramos muy intensos, otros más bailables y algún que otro guitarreo más intenso y Metalero de lo normal. Un tema que personalmente me ha recordado a la buena época de los madrileños Mägo de Oz, buen guitarreo a la vez que folk, rapidez en la líneas instrumentales, melodías fiesteras y una voz muy buena, que bajo mi gusto personal, le faltan agudos puntuales estilo José Andrëa para redondear el caramelo.

el siguiente corte es un instrumental llamado “1516” sigue exactamente la misma línea que los dos primeros temas, líneas muy folk bailables y poco más, batería y bajo con muy buen nivel y guitarras fusionadas con violines y resto de instrumentación. La novedad es la ausencia de la voz de Dani, y que evidentemente es una melodía diferente jajaja…


volvemos a las cantadas con el octavo tema del disco,
“Carta a María” de nuevo nos devuelve ese ambiente Mägo, que oye! no me parece nada mal que alguien joven coja el relevo de una gran banda que ya no goza de sus mejores tiempos. sorprendente interpretación vocal de Dani y una delicia de instrumentación; las guitarras de Juan y Popez muy pegadizas, la batería de Jaume simple pero eficaz en conjunto al bajo de Zaph, y la sección que forman Zarach y Samu entre violín y viento es brillante.

El siguiente corte “Preludio (Voz Populi)” es un instrumental corto con una voz de fondo del invitado Fernando Asensi narrando unos versos de Miguel Hernández que sirve de anticipo para el penúltimo tema llamado “Vox Populi”, en la que colabora Alberto Montoya (Sylvania) en la parte acustica de las guitarras, en el tema más largo del disco, con un aire muy familiar a los asturianos Darksun, sobretodo en la voz de Dani. A mi este es uno de los temas que a mi me gustan, largo, variable y nada monótono; con una gran cantidad de melodías, riffs, juegos de batería y instrumentaciones que se alejan quizá de ese carácter fiestero para volverse un poco más serio, centrándose en la historia que narra la canción.

Y para finalizar esta pedazo de obra contamos con un trabajo extra rescatado para los directos, se trata de “Yab dabadaba Dai” para finalizar de nuevo con ese ambiente festivo y folclórico que tan bien ha estado impregnado el disco.

Sinceramente me han fascinado estos chicos de Lépoka, además gratamente, no me esperaba tanta calidad, originalidad y entusiasmo junto… Una verdadera fiesta, con una instrumentación descomunal y una técnica excelentísima pasan a estar en mi lista de obligaciones a ver en un futuro. Nunca pensé que una banda tan joven me volviera a transmitir lo que sentí con esos primero discos de Mägo a mis siete años cagados. Alegría, positivismo, ánimos, bien estar… todo esto es lo que transmite esta banda en su disco, y si no me crees te reto a escucharlo y a decirme en los comentarios que no tengo razón.

En fin, una joya de los pies a la cabeza. Magnífico trabajo de los castellonenses y magnífico trabajo de sonido de Fernando Asensi y Enrique Mompó (Opera Magna) en sus estudios de Fireworks. Espero poder ver a esta banda en un directo pronto para poder unirme a su fiesta, pero hasta ese momento, esperare en mi sofá alzando la cerveza y brindando por el espectacular trabajo que han realizado. Skål!

Adjuntamos el track list:

1. Beerserkers (05:15)
2. Sexcalibur (05:03)
3. Skal! (04:12)
4. Ignis deorum (06:14)
5. Chupito (01:31)
6. Samhain (06:47)
7. 1516 (04:26)
8. Carta a María (05:00)
9. Preludio (Vox Populi) (01:29)
10. Vox Populi (10:33)
11. Yab dabadaba dai (04:34)

Componentes de Lépoka:

Voz: Dani
Vientos: Zarach
Violín: Samu
Guitarra: Popez
Guitarra: Juan
Bajo: Zaph
Batería: Jaume

Podeis adquirir su trabajo en Bandcamp

Autores de las Fotografias: Adrián Morote y Garay Green

 


1 comentarios

  1. Concuerdo con tu reseña, pero le agregaría que además es un disco que va un paso más allá de su disco “Folkoholic Metal”, lo que vislumbra un muy buen futuro. A su vez, por lo que se observa y oye, Lèpoka es parte de esta nueva camada del Folk metal de España que sale a destronar a los ya decaídos Mägo de Oz. Salduie, Celtibeerian, y ojalá Lándevir, traen un nuevo brío al cual hay que dar una oportunidad. Saludos.

Déjanos tu comentario