AL AZIF “SOMBRAS SOBRE UNA PARED CALCINADA” – Autoproducido – 2015

Inicio » Críticas de Discos » AL AZIF “SOMBRAS SOBRE UNA PARED CALCINADA” – Autoproducido – 2015

11692654_1053454561350365_7552852449478163812_n

Lo que tengo claro es que su nombre es legión, la manera de referirse a los demonios en la mitología, en este caso la mitología de H.P. Lovecraft al referirse al ruido que hacen los demonios en el desierto, o el nombre árabe del libro mas icónico del mundo, y no me refiero a la bíblia, si no al Necronomicón.

AL AZIF surge en el año 1999 y tras algunos cambios de formación y buscando recrudecer su sonido después de editar su EP de 2010 “La nueva plaga” tienen un paro de tres años hasta que en este año lanzan este bombazo que es “Sombras sobre una pared calcinada”.

El sonido de este grupo es sin duda corrosivo, para mi gusto cercanos al thrash mas extremo y técnico  y según ellos mismos nos cuentan heredero de grupos como “Carcass“, o los primeros “Sepultura” a los que yo añadirá “Lamb of god” o “Chimaira” como referentes al sonido del grupo.

Conformados por Luismi a las voces, el trabajo que realiza en las líricas resulta bastante notable utilizando el castellano como vehículo de transmisión de las letras, las lineas guturales se entremezclan con las partes vocales mas laceradas consiguiendo un buen equilibrio entre ambas.

Las guitarras son ejecutadas por Mario Y Jose Manuel, y es aquí donde la fuerza que imprimen a los temas me recuerda en técnica y fondo al trabajo que Chuck Schuldiner plasmó en los primeros discos de los añorados Death, mas próximos en brutalidad, pero sin prescindir de esa esencia melódica que impregnaba todos los temas, y que en este disco también se aprecia.

El bajo es seña de identidad de Álvaro, realizando un trabajo bastante notable, máxime cuando en la producción han sacado el sonido justo para no saturar demasiado el sonido, pero se puede degustar el trabajo en una segunda linea. La parte de la batería de Javi y dado el poso que los temas guardan, resalta por su precisión y linea vanguardista, resaltando dentro del trabajo global del disco.

Los temas no dejan respiro desde el principio, y la fuerza y el sonido de apisonadora que se consigue es sencillamente salvaje y tremebundo; sin embargo lo que me gusta de su sonido precisamente es ese deje melódico enquistado en unas composiciones mefistofélicas y que demuestran que el grupo no se ha dejado llevar únicamente por el ansia de recrudecer las composiciones con escalados de ferocidad, si no que han cuidado las armonías y las atmósferas, logrando algunas realmente heladoras.

Como ejemplo, la fuerza que guarda un tema como “Inferno” una canción que envuelve al oyente desde el principio en un aura de dolor y sensación angustiosa, gracias a los buenos cambios de ritmo y lapsos rítmicos en los que se baja la velocidad enriqueciendo las armonías. Pero también tenemos trallazos puramente thrash como nos regalan en “Waiting for the turning point”  o en el bestial “IA CTHULU” concatenado a “Ritos de locura” un autentico tour de forcé que después de su escucha te deja prácticamente sin aliento, sencillamente brutal.

Además, si a todo esto le añadimos un buen trabajo en la portada, y un cuidado y elaborado libreto, junto a una producción que ha sacado de forma prominente la energía que cada tema exige, estamos delante sin duda de un disco notable dentro del anfiteatro del thrash  metal estatal.


Déjanos tu comentario