Abigail Williams – “The Accuser” (Candlelight Records)

Inicio » Críticas de Discos de Música Rock y Metal » Abigail Williams – “The Accuser” (Candlelight Records)

No te acostarás nunca sin saber algo nuevo, o… descubrirlo, vaya. Y hablando de música, que para eso estamos aquí, hoy es de rigor entrar al trapo con un grupo estadounidense llamado Abigail Williams. En lo concerniente a black metal, la escena es moderadamente rica en en Norteamérica, y no es de extrañar; pues si el clima y el paisaje están de tu lado, difícilmente vas a hacer un black metal que suene inerte… carente de sentimiento.

¡Ojo! Que aquí un servidor siempre ha sido más de explorar en la inabarcable región europea y sus infinitas escenas nacionales: Noruega, Suecia, Francia, Austria, Hungría… te pones a buscar y difícilmente no encontrarás un buen puñado de grupos que no te entretengan durante meses y años… Total, que un día cualquiera te mencionan el nombre de Abigail Williams y de entrada desconfías; no puedo evitarlo, es un nombre tan comercialote, tan… “vamos de siniestrillos y tocamos el órgano en plan Cradle”, que ya sospecho. Y luego es cuando vienen las sorpresas, de las buenas por supuesto.Abigail Williams

Para los que ya conozcan a Abigail Williams, lo primero que hay que asumir es que todo lo que servidor pueda decir ya lo tendrán más que interiorizado, porque creo que es una realidad: Su música es… difícil, pero en el mejor sentido de la palabra, y por supuesto me voy a explicar ¿Nunca os habéis topado con un grupo cuya música está llena de quiebres impredecibles, pasajes oníricos y arreglos acertados? Pues este es uno de ellos. Un interesante Atmospheric Black Metal dotado de un cierto toque progresivo. Es un poco como… A Forest Of Stars y sus dos primeras placas, pero más llevaderos. Incluso detecto cierta influencia de los deathers Ulcerate en su forma de blandir el ‘let-ring’; ese efecto tan atmosférico y mortecino que provoca ¿me siguen?

Pues entrando más al tema y sin andarnos con rodeos: Abigail Williams han sacado nuevo disco llamado The Accuser el 30 de Octubre, y el álbum está cuanto menos interesante. Tanto, que hasta me interesé por escuchar su anterior Becoming (2012), y las cosas como son: Becoming es claramente superior ¡Pero cuidado! que este Accuser no se queda tampoco muy atrás. Bajo el obsidiano sello de Candlelight Records, los americanos lanzan su cuarto álbum de estudio, demostrando su avance evolutivo y confirmando su total alejamiento del deathcore de sus primeras creaciones. Abigail buscan nuevos horizontes, y aprovechan sus paisajes para inspirarse y pintarlos ellos mismos, pincelada a pincelada. A base de riffs, alaridos, vibrantes baterías y cuidadas secciones instrumentales.

Ahí tienen mismamente las dos primeras canciones: Path Of Broken Glass y The Cold Lines, furiosas y envolventes, convenciéndote de que te estás sumergiendo en una dimensión ajena a la que habitamos. Más tarde el viaje se vuelve más melódico con el paso de Of The Outer Darkness y la mágica y optimista Will, Wish And Desire. Parece que con esta última Abigail Williams vuelven a tomar fuerzas y prosiguen con la furibunda Godhead. Terrible, implacable… despiadada. Forever Kingdom of Dirt, continúa con el mismo tinte gélido, aunque menos veloz, tratando de recrearse con más calma, hasta su desenlace esperanzador. Con pulsaciones prestas acomete Lost Communion, como tratando de emular a la tiránica Godhead. No obstante, el desarrollo demuestra unas pretensiones más ambiciosas. Y para rematar, resuena Nuumite, a modo de despedida, con cierto deje a los The Cure de discos como Pornography o Disintegration, y por increíble que parezca, el experimento sale bien. Conjunta con la obra; describe momento nostálgico y ambiental que hacía falta para dar apropiado fin a The Accuser.

Insisto en que no es el mejor álbum de Abigail Williams, pero tampoco (ni por asomo) es el peor. The Accuser se presenta como un trabajo perfilado al detalle, con un recorrido que hay que saber diseccionar para llegar al meollo del asunto. Queda recomendado para los blackers ávidos de entrar en trance con drogas nuevas. Trabajo notable, qué demonios…


Déjanos tu comentario